6 declaraciones que pueden matar a una iglesia

Las palabras pueden matar.

Las palabras pueden matar iglesias porque a menudo tienen acciones mortales detrás de ellas. Al comenzar este nuevo año, permítanme compartir seis declaraciones que he escuchado de miembros cuyas iglesias han muerto.

Por favor escuchen esa última aseveración nuevamente: estas son declaraciones de miembros cuyas iglesias ya han cerrado sus puertas. Estoy convencido de que estas declaraciones fueron los principales contribuyentes a la desaparición de las iglesias.

  1. “Le pagamos a nuestro pastor para que haga evangelismo”. El significado común detrás de esta declaración es que los miembros no tienen intenciones de compartir su fe. Una iglesia sin miembros evangelísticos es una iglesia moribunda.
  2. “Sin nuestro dinero, esta iglesia estaría en problemas”. ¡Eso sí que duele! La palabra clave aquí es “nuestro”. Los miembros con esta actitud no dan con manos abiertas, sino que perciben el dinero que dan a la iglesia como su dinero, y no como el dinero de Dios. Si esta falta de mayordomía prevalece en la iglesia, es una señal segura de enfermedad o muerte.
  3. “Esta iglesia no satisface mis necesidades”. Sí, las necesidades de los miembros deben cumplirse. ¿Pero ha notado que muchas veces los miembros más necesitados son los primeros en quejarse y los primeros en irse? Ciertamente deberíamos preocuparnos por las necesidades del rebaño, pero la actitud de los miembros debe ser con deseos de servir en vez de querer de ser servido.
  4. “Pagamos el salario del pastor y el personal, por eso deben de escucharnos”. Esta declaración mortal causa dolor de dos maneras, mayormente. Primero, el dinero se da con un puño cerrado, como señalé anteriormente. Segundo, el dinero es usado para controlar a los líderes. Serví en una iglesia donde un miembro me hacía esa declaración con frecuencia. Años después de que me fui, me enteré de que nunca dio un dólar a la iglesia.
  5. “Dejaremos que la próxima generación se encargue del cambio”. Cuando las generaciones anteriores hacen esta afirmación, se niegan resueltamente a hacer los cambios necesarios e inmediatos. Tristemente, las próximas generaciones no se quedarán en una iglesia así para hacer los cambios.
  6. “Estuve aquí años antes de que llegara el pastor; estaré aquí años después de que se haya ido”. Esta declaración es de poder y control más que de servicio y entrega. Se trata de durar más que cada pastor para mantener a la iglesia tal como la quiere el miembro. Es una declaración que se ha oído comúnmente en iglesias que han cerrado sus puertas.

Sigo siendo un desagradable optimista sobre nuestras congregaciones locales. Pero lamentablemente, muchas morirán en este año y el siguiente. La mayoría de las congregaciones tendrán miembros que hicieron estas seis declaraciones mortales.

Oro para que su iglesia no esté entre ellas.


Publicado originalmente por Thom Rainer. Traducido por Marilyn Horabuena.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando