¿Por qué (y cómo) los cristianos deben estudiar filosofía?

Artículos Recientes

Matrimonios que recuerdan el evangelio

 | 
Con frecuencia, los libros sobre el matrimonio se abordan desde una de dos perspectivas: la teórica o la práctica. En ambos casos, ese enfoque en una cosa u otra provoca cierta carencia, ya sea de fundamentos o de ideas útiles para la vida. Me alegra decir que El Matrimonio que agrada a Dios, del pastor Joselo Mercado, es una excepción. Debo confesar que empecé la lectura de este recurso con un poco de sesgo literario, apreciando…
Compartir
No te pierdas nada
Selección Editorial

Cómo leer Hechos de los Apóstoles

 | 
“Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento”, Hechos 28:30-31. Con esta cita se da fin a un libro que termina sin concluir y concluye sin terminar. Es una narración llena de viajes, intrigas, persecución, juicios, escapadas, encarcelamientos…

Podcasts Recientes
Reseñas
Autoolvido
 | 
Existen libros que dejan huellas imborrables. Libros que nos llevan a reevaluar nuestra manera de ver la vida. Libros que contienen frases que cambian algo dentro de nuestro interior. Autoolvido es esa clase de libro. Pocos recursos dicen tanto en tan pocas líneas. En este libro corto pero punzante, el pastor y teólogo Tim Keller pone una lupa sobre nuestros corazones y nos desafía a vernos a la luz del evangelio. Autoolvido se basa en 1 Corintios 3:21–4:7. En este pasaje, el apóstol Pablo describe a un corazón humilde…
LEER MÁS

Autoolvido

 | 
Todo discípulo de Jesucristo ha sido llamado a una vida de autoolvido.

El Dios que está presente

 | 
En este libro explorarás la historia de toda la Biblia y conocerás al Dios que está en el centro

Una iglesia conforme al corazón de Dios

 | 
¿Estamos actuando conforme a la iglesia que Dios tiene en su corazón, junto con nuestros hermanos?

La oración que revoluciona al mundo

 | 
Podemos venir a Dios sin las palabras perfectas y en humildad. ¡Qué privilegio! Vayamos pues, y aprendamos a orar
CARGAR MÁS
Cargando