×
Nota del editor: 

Estamos conscientes de que necesitamos iglesias y obreros para la mies, y esa es nuestra oración. Desde Coalición, oramos por aquellos de ustedes que están buscando un cuerpo saludable donde congregarse. A la vez, estamos trabajando en un buscador de iglesias que pueda, en alguna manera, ayudar a encontrar a hermanos que crean y proclamen el evangelio verdadero.

#CoalicionResponde es una entrada semanal donde los colaboradores de Coalición por el Evangelio dan respuesta a diversas inquietudes. Puedes usar #CoalicionResponde en las redes sociales o escribirnos a [email protected] con tus preguntas.

Pregunta: En donde vivo solo encuentro una iglesia evangélica, y no es sana: ¿qué puedo hacer?

Lamentablemente, esta es una pregunta bastante común en América Latina. Para poder responderla mejor, es necesario saber al menos estas dos cosas:

1. ¿Cuál es el problema de esta iglesia? (O de las iglesias en mi comunidad).

El tipo de problema doctrinal es lo que realmente determina si es posible o no asistir. ¿Es una cuestión de la doctrina de salvación, de la naturaleza de Dios o la autoridad bíblica (1 Juan 4:1-6)?  ¿O es un asunto de preferencias personales o tradición cultural (Romanos 14)? Sería importante definir la gravedad de lo que se practica en la iglesia para saber si aún podemos considerar a este grupo como hermanos y hermanas en Cristo, ya que no existe ninguna iglesia perfecta, y Dios lo sabe. Por eso en los mensajes a las siete iglesias de Apocalipsis, por lo regular algo era elogiable y algo necesitaba corrección (Apocalipsis 2-3). De la misma manera, todas las epístolas que están dirigidas a alguna iglesia son honestas sobre los problemas que tenían, pero esto no significaba necesariamente que los miembros debían abandonarla. En la mayoría de los casos, el llamado fue a hacer las reformas necesarias para purificarlas desde adentro (2 Timoteo 2:14-25).

Ahora bien, una iglesia que no enseñe a Dios como una eterna trinidad, a Jesús como Hijo de Dios, que su liderazgo esté caracterizado por la mundanalidad y el pecado, donde la Biblia apenas sea utilizada, o cosas semejantes a estas es más una secta que una iglesia. Si no estás en una posición donde puedas causar cambio, es probable que no debas estar allí.

2.  ¿Qué tan lejos está la iglesia sana más cercana?

¿Qué tan lejos está la iglesia sana más cercana? ¿Qué tan lejos estás dispuesto a ir para estar en una iglesia sana? Conozco gente que viaja 2 y 3 horas para llegar a una iglesia o misión todos los domingos. Por supuesto, esta no es la situación ideal. Pero sí muestra el interés de obedecer el llamado de Dios a pertenecer al cuerpo de Cristo y servir al reino con los dones dados por Dios (Romanos 12:4-8). Es más, creo que inclusive se podría considerar en oración un cambio de domicilio, o el comenzar una nueva iglesia. Definitivamente estas no son decisiones sencillas, por lo que se debe depender del Espíritu Santo (Juan 16:13-14) y de la sabiduría de la multitud de consejos (Proverbios 15:22).

En nuestros días, muchos creen que pueden sustituir el ser parte de una iglesia con “asistir” por internet a otras congregaciones sanas. Quizás encuentras otros hermanos con quienes congregarte, aunque todavía ninguno esté listo para pastorear, y entonces escuchan los sermones de algún otro hombre de Dios. Esto puede ser una opción temporal, mientras encuentras una congregación, y si ya has confirmado que no estás en el lugar de plantar una iglesia. Pero este no puede ser tu destino final: debes estar buscando activamente un cuerpo local donde servir al Señor, escuchar de su Palabra y tener koinonía con otros creyentes (Hebreos 10:25).

Una advertencia final: es importante siempre buscar que la motivación no sea encontrar un pretexto para no asistir a la iglesia, sino un deseo genuino de honrar a Dios al no ser parte de una secta.

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando