×

5 peticiones de oración detrás de los bastidores del coronavirus

Hace dos días regresamos a nuestro hogar en China. Fue una experiencia surrealista. Abordamos un vuelo de Thai Air, completo en su mayoría, en el cual cada pasajero llevaba una máscara quirúrgica. Era algo chistoso mirar a nuestro alrededor y ver a los pasajeros intentar aprovechar el servicio de comida con nuestros nuevos accesorios faciales. 

Una vez que llegamos a nuestro aeropuerto chino, hicimos la fila junto con otros viajeros enmascarados y fuimos atendidos por el fiel personal del aeropuerto que tomaba precauciones similares. La gravedad de la situación se consolidó cuando vi a varios empleados pasar con la indumentaria completa contra materiales peligrosos. Sin estar seguro de cuál era su papel, esto proporcionó una dosis extra de sobriedad. 

Ya tenemos varios días desde que regresamos; hemos contactado a miembros de la iglesia y vecinos, y hemos estado dentro de casa la mayor parte del tiempo. 

Habiendo recibido numerosas preguntas sobre nuestro bienestar y necesidades, pensé que podría ser de ayuda compartir algunas peticiones de oración desde detrás de los bastidores del coronavirus.

1. Ora para que caminemos con fe y sabiduría.

Vivimos en una era de redes sociales en la que las agencias de noticias son recompensadas por cada “clic”. Para esas agencias, un grupo de consumidores ansiosos es algo bueno. Por lo tanto, nuestros “feeds” (y corazones) a menudo están llenos de informes alarmistas.

Y sin embargo, ahora hay un brote de interés mundial. Oren por nosotros, mientras luchamos contra la ansiedad y caminamos por la línea entre la fe y la sabiduría. Ora para que no perdamos de vista que Dios es nuestra ayuda y refugio, y que Él mismo no está afectado por la enfermedad (Sal. 91). Ora para que, incluso si experimentamos el peor resultado imaginable —que nosotros mismos o alguien a quien amamos tenga nCoV—, que Cristo siga siendo nuestro ancla segura y constante. Ora para que confiemos en Dios y nuestra fe no vacile.

Los cristianos en China, ya sean nacionales o extranjeros, tomarán sus propias decisiones durante este tiempo, pero oren para que ninguno de nosotros se deje llevar por el miedo. En cambio, que podamos estar llenos de fe y sabiduría divina.

Pídele a Dios que haga que la compasión y unidad de su iglesia adornen el evangelio en estos días oscuros.

2. Ora por sanidad y seguridad.

Esta es la solicitud más obvia para la mayoría de nosotros.

Ora para que los que tienen el virus se curen, y que su propagación disminuya y se erradique pronto.

Ora para que las agencias gubernamentales tengan sabiduría y habilidad para contener la epidemia, y que los médicos y las enfermeras tengan energía para su trabajo.

Ora por los científicos e ingenieros biomédicos que luchan por inventar una forma de curar e inmunizar contra este nuevo virus. 

3. Ora por las oportunidades para el evangelio.

Ora por los cristianos chinos, pastores, misioneros extranjeros, empresarios, y educadores que permanecen en China para que tengan puertas abiertas a conversaciones sobre el evangelio a la luz de esta crisis.

Pídele a Dios que haga que la compasión y unidad de su iglesia adornen el evangelio en estos días oscuros.

Ora para que la fe y la esperanza de los cristianos brinden plataformas para hablar de Cristo.

Ora para que la resolución y el sacrificio de los misioneros allanen el camino para un ministerio fructífero.

4. Ora por sabiduría en la toma de decisiones.

Las organizaciones de misiones discuten sobre cómo asesorar a sus trabajadores. Los líderes de la iglesia oran sobre cómo pastorear a sus miembros. Los cristianos consideran cómo aconsejar a amigos y seres queridos. Todos somos conscientes de cómo los cristianos han servido sacrificialmente en pandemias a lo largo de la historia de la iglesia. Pero, ¿debería una iglesia reunirse para adorar en el Día del Señor en un momento como este, o deberían quedarse en casa? Si deciden no reunirse, ¿por cuánto tiempo se abstendrán? Si deciden reunirse, ¿qué protocolos de seguridad deben establecerse? ¿Deberían aquellos en la comunidad de misioneros expatriados y del mercado regresar a sus países de origen o quedarse donde están?

Es difícil imaginar todas las situaciones precarias a las que se enfrentan las personas cuando las agencias gubernamentales se detienen, las escuelas retrasan los semestres, y las empresas reciben golpes financieros masivos. Mi iglesia es pequeña, pero solo en mi círculo inmediato sé de parejas que están a mitad de adopción y que corren el riesgo de separarse de sus hijos si son evacuados o puestos en cuarentena; nuevos padres que ahora tienen un hijo sin la documentación adecuada; estudiantes a quienes se les dijo que recibirían una visa de estudiante que ahora no se les proporciona; y empleados a quienes no se les paga y se preguntan si alguna vez llegarán los cheques de pago prometidos. Se necesita mucha sabiduría. 

5. Ora por la unidad de la iglesia.

Como se puede imaginar, no todos los cristianos están de acuerdo cuando se toman decisiones difíciles. Para dar solo un ejemplo, un miembro de la iglesia china podría sentir que una iglesia no debería reunirse en el Día del Señor durante esta temporada, mientras que otro podría verlo como apropiado o incluso necesario. El primero puede mantener su posición como una cuestión de precaución médica general o patriotismo o sumisión al gobierno. El último puede sentir que el pánico público es exagerado y que el estímulo bíblico para que los cristianos se reúnan en el Día del Señor anula las instrucciones del gobierno de no hacerlo. No siempre está claro de inmediato quién tiene razón y quién está equivocado en tales casos. Pero está claro que Satanás no amaría nada más que usar tales escenarios para sembrar la desunión en la iglesia de Cristo.

Ora que los cristianos en China puedan mantener la luz en la oscuridad, mostrar paz en la ansiedad, y presentar a las personas a Cristo.

Ora para que se confíe en los líderes piadosos, que asumamos los mejores motivos en nuestros hermanos y hermanas, y que actuemos con caridad y claridad mientras tomamos decisiones sin muchos precedentes modernos. 

Esperanza hospitalaria

Hemos decidido regresar a China, y quedarnos, porque aquí es donde vivimos. Este es el hogar para nosotros ahora. Y muchos de nuestros hermanos y hermanas no pueden simplemente tomar un vuelo para salir de aquí. No es que esté mal irse, pero hemos decidido quedarnos y apoyar a los que están aquí.

Esperamos ser hospitalarios y brindar esperanza. Queremos mantener la luz en la oscuridad, mostrar paz en la ansiedad, y presentar a las personas a Cristo, la Roca en tiempos de incertidumbre. Oren de manera similar por todos los cristianos en China.


PUBLICADO ORIGINALMENTE EN THE GOSPEL COALITION. TRADUCIDO POR EQUIPO COALICIÓN. 
Imagen: Lightstock.
CARGAR MÁS
Cargando