×

Aunque la Biblia no usa con frecuencia la palabra dinero, habla mucho sobre las riquezas. Necesitamos la guía bíblica para ser sabios mayordomos de todo lo que Dios dejó a nuestro cargo. Sin duda, para los creyentes, nuestra mayor riqueza no está en esta tierra, sino en la presencia de nuestro Señor. Considera estos versículos bíblicos con el evangelio en mente, cuya prioridad está en Dios y no en el dinero.


“En la casa del justo hay mucha riqueza, pero en las ganancias del impío hay turbación” (Proverbios 15:6)

“El que su dinero no da a interés, ni acepta soborno contra el inocente. El que hace estas cosas permanecerá firme” (Salmo 15:5)

“El que ama el dinero no se saciará de dinero, y el que ama la abundancia no se saciará de ganancias. También esto es vanidad” (Eclesiastés 5:10)

“Porque la sabiduría protege como el dinero protege; pero la ventaja del conocimiento es que la sabiduría preserva la vida de sus poseedores” (Eclesiastés 7:12)

“Para el placer se prepara la comida, y el vino alegra la vida, y el dinero es la respuesta para todo” (Eclesiastés 10:19)

“¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan, y su salario en lo que no sacia? Escúchenme atentamente, y coman lo que es bueno, y se deleitará su alma en la abundancia” (Isaías 55:2)

“Entonces Jesús llamó a los doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos; y les ordenó que no llevaran nada para el camino, sino solo un bordón; ni pan, ni alforja, ni dinero en el cinto” (Marcos 6:7-8)

“Entonces, ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco, y al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses?” (Lucas 19:23)

“Cuando Simón vio que el Espíritu se daba por la imposición de las manos de los apóstoles, les ofreció dinero” (Hechos 8:18)

“Entonces Pedro le contestó: ‘Que tu plata perezca contigo, porque pensaste que podías obtener el don de Dios con dinero’” (Hechos 8:20)

“Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores” (1 Timoteo 6:10)

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando