10 lecciones que aprendí al predicar Apocalipsis

En junio, concluí una serie de 38 sermones en el libro de Apocalipsis. Al reflexionar sobre mi tiempo en este notable libro, 10 verdades se destacan.

Por cierto: las cosas que tuvieron el mayor efecto en mí no tuvieron nada que ver con el simbolismo numérico, o el 666, o la Bestia, o la gran ramera, o el milenio.

1. La persecución es parte de la vida cristiana

Los cristianos de hoy pueden esperar sufrir una intensa persecución a manos de un mundo idólatra e incrédulo. Nadie está exento.

Sufrir no indica que Dios está desilusionado con nosotros, más bien es señal de nuestra identificación con Jesús.

Sufrir no indica que Dios está desilusionado con nosotros, más bien es señal de nuestra identificación con Jesús. Cuando se acepta eso con humildad y coraje, puede ser una forma tremenda de dar a conocer la suficiencia y la belleza de todo lo que Dios es para nosotros en Jesús.

2. Dios es soberano

Dios es absoluta e integralmente soberano sobre todos los asuntos de toda la humanidad. Ni siquiera los más malvados están fuera del poder providencial de Dios.

A menudo parece que el mundo entero rueda por recibir golpe tras golpe. En Egipto, docenas de cristianos mueren cuando ISIS detona una bomba el Domingo de Ramos. Sangrientas guerras civiles estallan continuamente alrededor del mundo. La lucha racial continúa en nuestro país.

El mundo, en apariencia, parece terriblemente inestable, caótico, y fuera de control. Apocalipsis es la Palabra de Dios para nosotros, y nos enseña que Él tiene el control completo.

3. Cristo es Rey

Jesucristo es preeminente sobre todos los poderes y personas terrenales. En el corazón del pecado humano está la tendencia a exaltar como dios a cualquier cosa o persona superior o preferible a Jesucristo. Pero Él es Rey sobre todos los reyes y Señor sobre todos los señores.

Jesús está vivo de entre los muertos y sentado a la diestra de la majestad en lo alto, reinando y gobernando y ejerciendo la soberanía absoluta sobre todos los reyes de la tierra, todos los eventos en el Medio Oriente, a través de América Central y del Sur, e incluso en los planes de Corea del Norte, China, y Rusia.

Dios es “el gobernante de los reyes en la tierra”, y misteriosamente gobierna y regula lo que hacen todos los reyes y presidentes terrenales, a veces impidiéndoles hacer mal, frustrando a veces sus planes, pero siempre ordenando eventos para que sirvan Sus propósitos. No podemos entender cómo lo hace, pero lo hace. Pablo declara en 1 Corintios 15:25 que Cristo “debe reinar hasta que haya puesto a todos Sus enemigos debajo de Sus pies”. Así que no solo debes leer el periódico o buscar en Internet. Lee y reflexiona con los ojos de fe en la supremacía de Jesucristo sobre todas las cosas.

4. Todas las cosas culminarán en Jesús

Tenemos la seguridad de que Dios cumplirá sus propósitos y traerá todas las cosas a su consumación en Jesús. No importa cuán malas puedan ser las circunstancias, no importa cuán oprimida esté la iglesia, no importa qué tan exitoso y poderoso sea el mundo y sus caminos perversos, nada puede descarrilar o interrumpir el propósito de Dios en la historia para llevar la Novia al Novio en la fiesta de boda del Cordero.

5. La Iglesia parecerá muerta

A medida que la opresión global de la iglesia se expanda e intensifique, llegará un momento en que parecerá que la iglesia ha sido destruida. Durante un tiempo, su voz se silenciará y su presencia apenas se notará. Pero esto es solo en apariencia, ya que la iglesia se levantará en poder, y será el catalizador para una cosecha global de almas. Si te preguntas dónde encuentro este punto, te animo a escuchar mis sermones (en inglés) sobre Apocalipsis 11.

6. Satanás es un adversario formidable pero derrotado

Satanás odia a Dios, y te odia, y odia a la Iglesia. Él hará todo lo que esté en su poder, bajo la soberanía de Dios, para socavar tu confianza en la bondad de Dios y te guiará a abandonar su fe. Pero se nos garantiza la victoria completa y final al vencer a Satanás por la sangre del Cordero, por la palabra de nuestro testimonio, y al no amar nuestras vidas y estar dispuestos a morir (Ap. 12).

7. Los cristianos serán preservados por Dios

Ninguna cantidad de sufrimiento o dificultad puede separarnos del amor de Dios en Cristo.

Aunque la ira de Dios contra el pecado y la idolatría se intensificará y ampliará a medida que nos acercamos a la segunda venida de Cristo, ningún cristiano será el objeto de ella. Seremos preservados eternamente, a salvo y seguros. Dios ha sellado a sus siervos, a todos ellos, con el Espíritu Santo, y ninguna cantidad de sufrimiento o dificultad puede separarnos del amor de Dios en Cristo.

8. No podemos comprender las grandes cosas que están por venir

Ni el ojo ni el oído han visto las maravillosas bendiciones que Dios tiene reservadas para su pueblo en los cielos nuevos y la tierra nueva. Como lo expresó Pablo en Romanos 8:18: “Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada”.

9. La justicia llegará

La única cosa que evitará que tu corazón se vuelva cínico y pesimista es la repetida seguridad que vemos en Apocalipsis de que llegará un momento en el juicio final cuando Dios traerá justicia a la tierra. La verdad será vindicada; el mal recibirá lo que merece.

10. Cristo viene pronto

En medio de toda la argumentación sobre este libro y su simbolismo, la cuestión de Israel, el rapto y la tribulación, que nunca perdamos de vista lo que es preeminente: el regreso físico, personal, y corporal de Jesucristo para consumar su reino. ¡Esa es nuestra bendita esperanza!

Así que recuerda: aunque algunos te dirán que estás perdiendo el tiempo leyendo y meditando en Apocalipsis porque es demasiado difícil y oscuro, Jesús nos dice lo contrario:

“Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de la profecía y guardan las cosas que están escritas en ella, porque el tiempo está cerca”, Apocalipsis 1:3.

“Por tanto, Yo vengo pronto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro,” Apocalipsis 22:7.

El libro de Apocalipsis no está más allá de tu capacidad de comprender, creer, y obedecer. No te pierdas la bendición prometida para todos los que guardan lo que está escrito en él.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando