Una mirada a los roles en el matrimonio

Nota del editor: 

Este es un fragmento adaptado de La fórmula del liderazgo: Cómo desarrollar a la nueva generación líderes en la iglesia (B&H Español, 2019), por Juan Sánchez.

Podemos, y debemos, celebrar que Dios creó tanto al hombre como a la mujer a su imagen, iguales como seres humanos. Sin embargo, aunque ambos están llamados a reflejar el dominio de Dios sobre toda la creación, a cada uno se le asigna un papel distinto en el cumplimiento de ese llamado. El hombre fue creado primero, se le colocó en el Edén como el único ser humano, y se le llamó a guiar, proteger. y proveer amorosamente a todos los que estaban bajo su cuidado (Gen. 2:4-15). 

La clave para entender el papel del hombre se encuentra en Génesis 2:15: “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto del Edén, para que lo labrara y lo guardase” (RV60). La palabra traducida como labrar en Génesis 2:15 también puede traducirse como trabajar, servir, o ministrar. Y guardar también puede significar proteger. Ambas palabras también aparecen juntas en relación con el sacerdocio levítico (Nm. 3:7-8). Los sacerdotes debían servir (trabajar) en la presencia de Dios y guardar (proteger) la entrada al tabernáculo. 

Dado que Edén era el lugar de la tierra en el que originalmente Dios estaba en la presencia del hombre (Gen. 3:8), y dado que Adán también sirvió ante la presencia de Dios, es apropiado considerar a Adán como sacerdote, ya que tenía el mismo papel: servir en la presencia de Dios y proteger el lugar en el que estaba dicha presencia (Edén) de la entrada de los intrusos. Como imagen de Dios, Adán fue creado para representar el dominio amoroso de Dios sobre los que estaban a su cuidado. Para cumplir con el mandato creativo de Génesis 1:28, sin embargo, Adán necesitaría ayuda.

El esposo guía, protege, y provee, mientras que la esposa acompaña a su esposo para ayudarlo, afirmándolo, y siguiendo su liderazgo.

Dios creó a la mujer como ayuda idónea y complementaria del hombre (Gen. 2:18-25). Con la ayuda de la mujer, Adán podría cumplir el mandato de “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla” (Gn. 1:28 RV60). Juntos, el hombre y la mujer, como gobernantes representativos de Dios sobre la creación, estaban llamados a reproducir una descendencia piadosa, hijos que también tuvieran la imagen de Dios. Pero, aunque Adán y Eva eran iguales en cuanto a la imagen de Dios, el rol de Eva era diferente al de Adán. 

En la relación hombre-mujer establecida en el Edén, el hombre fue creado para liderar y la mujer para seguir. Él estaba orientado a trabajar; ella estaba orientada hacia el hombre. Él fue creado para proteger; ella fue creada con la necesidad de ser protegida. A él se le encomendó proporcionar; a ella la tarea de ayudar. 

La relación hombre-mujer de autoridad y sumisión la vemos establecerse en Génesis 2:18-25. A medida que avanza la narración, es como si Dios le estuviera enseñando a Adán que su ayuda idónea no se encuentra en el reino animal; no se encuentra en otro hombre; y no se encuentra en las mujeres en general. Su ayuda idónea es una única mujer, y están unidos de por vida entre sí en una relación de pacto a la cual llamamos matrimonio (Gn. 2:22-25). Por tanto, el patrón de liderazgo se establece primero en la relación dentro de la alianza matrimonial, es decir, en el hogar. 

El esposo guía, protege, y provee, mientras que la esposa acompaña a su esposo para ayudarlo, afirmándolo, y siguiendo su liderazgo. De manera que, el patrón de liderazgo establecido en Génesis 1 y 2, es uno de igualdad entre el hombre y la mujer como portadores de una misma imagen, pero de diferencia en cuanto a sus roles. En la relación matrimonial, el hombre ejerce la autoridad y la mujer se coloca voluntariamente bajo esa autoridad establecida por Dios. Pero ¿con qué fin?

La historia de la Biblia que se está desarrollando apunta a una persona que de forma fiel y verdadera crearía una imagen de Dios.

En última instancia, Dios desea que su gloria llene toda la tierra y, en un principio, que su gloria se extendiera por toda la tierra mientras Adán y Eva reproducían la imagen divina al tener una descendencia piadosa. A veces olvidamos que el Jardín de Edén era un lugar específico marcado por límites naturales, a saber: cuatro ríos (Gn. 2:10-14). Cuando se tiene en cuenta el mandamiento de “fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla”, entendiendo que el Edén era un espacio limitado sobre la faz de la tierra, es evidente que a medida que Adán y Eva cumplieran con la tarea que Dios mismo les encomendó, necesitarían expandir los límites del jardín para adaptarlos al aumento de la población. 

El objetivo del mandamiento de Dios de ser fructíferos, multiplicarse, y llenar la tierra, era reproducir portadores de la imagen de Dios y continuar expandiendo los límites del jardín hasta que este cubriera todo el mundo, y así la tierra estuviera llena de la gloria y la imagen de Dios.

Como imagen de Dios, por tanto, fuimos creados para reflejar el reinado soberano de Dios sobre la creación, representar su cuidado amoroso sobre los que están bajo nuestra autoridad, y tener descendientes piadosos hasta que toda la tierra se llenara de la gloria de Dios. Aunque el pecado entró en el mundo por medio de la rebelión de Adán (Gn. 3), y la imagen de Dios en la humanidad ahora está distorsionada, el plan de Dios no ha cambiado. 

La historia de la Biblia que se está desarrollando apunta a una persona que de forma fiel y verdadera crearía una imagen de Dios. A través de la predicación del evangelio y el poder del Espíritu Santo, Jesús, la verdadera imagen del Dios invisible (Col. 1:15), ahora da a luz a un pueblo a quien está restaurando progresivamente a la imagen divina (2 Co. 3:18).


Adquiere el libro: Físico | Kindle.


IMAGEN: LIGHTSTOCK.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando