Para ser un Eliseo hay que servir a un Elías

“Después se levantó y fue tras Elías, y le servía”, 1 Reyes 19:21b

Hay un mal común de mi generación. Lo digo con vergüenza. Cada vez son más los hombres, sobre todo jóvenes (aunque también los hay ‘’adultoscentes’’), que se consideran expertos teológicos por ser fans virtuales de grandes teólogos, y tienen la cabeza bien inflada, pero que realmente no están dando frutos en la iglesia local. Tienen esa tendencia a criticar lo que pastores mayores en su localidad hacen o dejan de hacer, pero no entienden lo que una generación anterior a la nuestra oró e hizo barbecho, muchos a costo de sus vidas, para que hoy podamos tener en muchos lugares la libertad de predicar el verdadero evangelio. 

Esta es la realidad: todos quieren ser un Eliseo, pero nadie quiere servir a Elías.

Es siempre más fácil quejarse y amargarse contra tu pastor porque no es, no luce, no predica o no tiene los seguidores que tienen los ‘’grandes nombres del evangelio’’, que humillarse y servir y dar mucho fruto para gloria de Dios (Jn. 15:8), amándole y sirviendo a Su pueblo en el lugar en donde Dios te tiene.

Con este escrito quiero hacer 3 llamados:

1. Un llamado a la honra y la humildad

En vez de callar a los jóvenes, quiero llamarlos a honrar a los que fueron antes que nosotros.

Es una invitación a nuestra generación a ser más que solo expertos en temas teológicos. Si todo lo que sabes o escuchas en la red no produce un fruto para la gloria de Cristo, resulta ser más disfuncional. Ya no es solo ignorancia, sino arrogancia. Siendo honestos, si sus pastores fueran uno de estos predicadores famosos, probablemente ni siquiera los considerarían para el ministerio, debido a la necesidad de que la humildad caracterice al hombre de Dios (Mt. 11:29; 1 Ti. 2:24).

2. Un llamado a la obediencia real, no virtual

Virtual es por definición algo que tiene existencia aparente; opuesto a lo real o físico.

Lamentablemente, muchos son culpables de en apariencia ser súper piadosos, conocedores de Dios, y puedes leer lo que publican en redes sociales o escuchar sus frases, pero en realidad eso que saben no hace nada en su vida. Y es precisamente de esos hombres que advierte Pablo a Timoteo:

 “Teniendo apariencia de piedad, pero habiendo negado su poder; a los tales evita”, 2 Timoteo 3:5.

Puedes tener toda la apariencia de piedad, y tus publicaciones tener cientos de ‘’likes’’ en Facebook, o Retuits en Twitter, pero si en lo privado la Palabra que lees o escuchas no deriva en obediencia, es decir, no tiene efecto real en tu diario andar… pues Pablo quisiera que Timoteo se aleje de ti.  

3. Un llamado al servicio amoroso a Dios y a su pueblo

Debido a todo lo que se puede escuchar en internet, muchos “Eliseos”  de hoy se hacen “catadores” en vez de siervos.

El que de Piper y Keller oigas todas sus prédicas,

de nada sirve si a tu vida real no lo aplicas.

El que de Matt Chandler seas experto,

Sirve de poco si al final estás muerto.

Mi principal anhelo es que Dios pueda despertar y hacer que los hombres levanten sus cabezas de sus pantallas y vean que la mies es mucha y los fans son muchos, pero los obreros pocos.

Nota de balance

No estoy diciendo que acudir a recursos en internet o libros, sea malo. Por el contrario, soy partidario de usar todos los recursos que Dios ha permitido que existan para Su gloria y dar a conocer Su evangelio. También sé de la tremenda bendición que eso significa, sobre todo a personas en comunidades en donde tristemente aún no hay una iglesia local sana. Si ese es tu caso, agradezco a Dios tremendamente por recursos como esta página y la gran labor que hacen no solo los editores, sino cada siervo que se suma a este esfuerzo en Cristo para publicar más y más recursos que puedan servir en el propósito de que Dios sea más glorificado en cada lector.

Sin embargo, en mi iglesia, y sé que en muchas iglesias de los contribuyentes de Coalición por el Evangelio, hacemos un énfasis en que tu tiempo en línea con nosotros jamás suple tu tiempo de devoción en la Palabra en lo privado, y el tiempo de discipulado, servicio y fruto para gloria de Dios en tu iglesia local. Esta es una advertencia de que si pasas más tiempo en internet derivando tu teología que en la vida real aplicándola, estas en un carril muy peligroso para ti, los tuyos y tu iglesia local.

Amado hermano, en cuanto termines de leer esto, alza tu rostro y ve a los miles de Dominicanos, Mexicanos, Colombianos, hombres y mujeres hispanos de la cuidad en la que estás que necesitan ver cristianos reales, no leer ‘’re-publicaciones’’ de otros. Necesitan que alguien les sirva y modele el amor de Jesús, no solo que les mandes por inbox tu prédica favorita o que crees que necesitan.

La Biblia registra que Eliseo fue usado por Dios para cosas espectaculares, pero no olvides: ¡él sirvió a un Elías! ¿A quién sirves tú? No me des tu respuesta de escuela dominical (“¡a Dios!”). Eliseo sirvió a Dios mucho más que nosotros, y aun así sirvió a otro. Yo también soy un aspirante a Eliseo, a quien Dios ha bendecido con tremendos Elías (gracias Jaime Foote y Luis Méndez).

Si en unas semanas tu pastor, tu familia o tus amigos cercanos pueden ver más a Cristo en tu vida real, entonces no habrás desperdiciado este tiempo, ni yo estás 1000 palabras.

CARGAR MÁS
Cargando