¿Qué es la gloria de Dios?

Nota del editor: 

¿Qué es la gloria de Dios? Esta es la pregunta que el pastor John Piper trató de responder en su sermón: “A Él sea la gloria para siempre”, predicado el 17 de diciembre de 2006. Aquí un extracto de su mensaje.

Definiendo lo imposible

Definir la gloria de Dios es imposible, porque se parece más a la palabra belleza que a la palabra baloncesto. Si alguien dice que nunca ha oído hablar del baloncesto, entonces no sabe qué es una pelota de baloncesto, y por lo tanto preguntará: “qué es una pelota de baloncesto”, y no sería difícil para ti describirla. Usarías tus manos y dirías:

“Bueno, es como una cosa redonda hecha de cuero o goma, y de unas diez o nueve pulgadas de diámetro, que rebotas en el piso. Contiene aire adentro, por lo que es un poco dura. Así que la rebotas y la lanzas a la gente, y puedes correr mientras lo haces. También hay un aro (que llaman cesta o canasta), y la idea es lanzar la pelota a través de ese aro. Por eso se llama baloncesto”.

Con esta respuesta una persona tendría una muy buena idea de lo que es el baloncesto. Y podrían identificar una pelota de baloncesto, y diferenciarla de una pelota de fútbol o una pelota de fútbol americano.

No puedes hacer lo mismo con la palabra belleza. Hay algunas palabras en nuestro vocabulario con las que nos podemos comunicar, pero no porque podamos decirlas, sino porque podemos verlas o podemos señalarlas. Es decir, que si señalamos suficientes cosas y vemos suficientes cosas juntas, y decimos: “¡Eso es bello! ¡Eso eso bello!”, entonces podríamos tener un sentido común de la belleza. Pero cuando tratas de poner la belleza en palabras, es muy, muy difícil.

Dios está en una categoría por sí solo. Él tiene perfecciones infinitas, grandeza infinita y valor infinito.

Santo se deletrea d-i-g-n-o

Lo mismo sucede con la palabra gloria. ¿Cómo podemos describirla? Tienes que intentarlo, porque no podemos dejar que las personas lo hagan por su propia cuenta. Así que intentaré definirla al compararla bíblicamente con la palabra santo, y te preguntaré: “¿Cuál es la diferencia entre la santidad de Dios y la gloria de Dios?”. Al hacer esta comparación podremos tener un mejor acercamiento a la naturaleza de este término: la gloria de Dios.

Yo defino la santidad de Dios como su pertenencia a una clase única, en su perfección, grandeza, y valor. Su perfección, su grandeza, y su valor son de una categoría tan distinta y separada –incluso se nos ha enseñado que la palabra santo significa separado– que Él está en esta categoría por sí solo. Él tiene perfecciones infinitas, grandeza infinita, y valor infinito.

Su santidad es lo que Él es, como Dios, y que nadie más es. Es su calidad de perfección lo que no se puede mejorar, lo que no se puede imitar, lo que es incomparable, lo que determina todo lo que es, y que no está determinado por nada externo a Él. Significa su valor infinito: su valor intrínseco e infinito.

Santidad manifiesta

Ahora, cuando Isaías 6:3 dice que un ángel da voces a otro, diciendo: “Santo, Santo, Santo es el Señor de los ejércitos”, lo siguiente que dice es esto: “Llena está toda la tierra de Su gloria”. Podríamos haber esperado que dijera “santidad”, pero no dice eso. Él ángel dice: “gloria”.

Él es intrínsecamente santo, y toda la tierra está llena de su gloria –de la cual acuñé una definición, al decir que la gloria de Dios es la belleza manifiesta de su santidad. Es la manifestación pública de su santidad. Es la forma en que muestra su santidad para que la gente la comprenda. Entonces, la gloria de Dios es la santidad de Dios manifestada.

La gloria de Dios es la belleza manifiesta de su santidad. Es la manifestación pública de su santidad.

Escuche este pasaje de Levítico 10:3. Dios dice que manifestará su santidad a los que están cerca de él, y que ante todo el pueblo será glorificado. “Como santo seré tratado”, dice. “Y en presencia de todo el pueblo”, por decirlo de otra manera, “seré glorificado”. Entonces ver, comprender, y reconocer su santidad –y, en cierto sentido, percibirla– es ver la gloria y, por lo tanto, glorificarlo.

Entonces, aquí hay un intento de definición: la gloria de Dios es la belleza infinita y la grandeza de las múltiples perfecciones de Dios. Me estoy centrando en la manifestación de su carácter, su valor, y sus atributos. Todas sus perfecciones y grandezas son hermosas tal como se ven, y hay muchas de ellas. Por eso uso la palabra múltiple. Esta sería otra forma de describirlo: la gloria de Dios es la belleza infinita y la grandeza de sus múltiples perfecciones.

Cómo Dios lo proclama

“Los cielos cuentan la gloria de Dios” (Sal. 19:1). ¿Qué significa eso? Significa que lo está proclamando. Él lo anuncia fuertemente a través de las nubes. Él grita por medio de la extensión azul. Grita con oro en los horizontes. Él grita con galaxias y estrellas. Él está proclamando: “¡Soy glorioso! Abre tus ojos. Mi gloria es como esto que ves —solo que mejor, si me conocieras”.

Y la Biblia dice: “Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos, llena está toda la tierra de Su gloria” (Is. 6:3). Si tuvieras ojos para ver, verías la gloria de Dios en todas partes. Necesitamos ojos. Necesitamos ojos más que cualquier cosa porque “el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo” (2 Co. 4:4).

La gloria de Dios es la belleza infinita y la grandeza de las múltiples perfecciones de Dios.

Entonces, ¿lo ves? ¿lo amas? En el fondo de tu corazón, fuiste hecho para esto. Si eres una persona totalmente desinteresada, y estás leyendo esto, estoy ansioso por ver el día –y espero que sea hoy– cuando digas: “Fui creado para esto. Para eso existo: para ver la gloria de Dios. ¡Todo apunta a eso! Toda la gloria que pensé que era tan atractiva, no se compara a esto. Todo es sombras y cenizas. Él estaba en lo correcto. La Biblia estaba en lo correcto. Jesús tenía razón”.

Espero que no sea demasiado tarde cuando eso te suceda.


PUBLICADO ORIGINALMENTE EN DESIRING GOD. TRADUCIDO POR FABIO ROSSI.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando