El Rey prometido

¿Qué es lo que tus hijos necesitan? Cuando pensamos en los niños de nuestra comunidad es fácil preocuparnos por su educación, alimentación, y salud. Pero no podemos olvidar lo más importante: presentarles el evangelio de Dios completo y sin alteraciones.

Desde su título, el libro El Rey prometido, escrito por Alison Mitchell e ilustrado por Catalina Echeverri, capta la historia de redención a través de nuestro salvador, Jesús.

El Rey prometido
Alison Mitchell
Poiema Publicaciones. US$11.99.

Este recurso, en una forma completamente cautivadora, nos explica lo inimaginable que es la gran promesa de Dios en Jesucristo. ¡Qué refrescante es poder leerles a nuestros niños la historia de un Rey más grandioso que cualquier superhéroe! Un Rey inmortal, a quien la kriptonita no debilita, que no necesita capa para llegar a nuestro lado, y no necesita una señal para venir a nuestro rescate. El Rey prometido nos conoce, nos perdona, y nos ama incondicionalmente.

¿Por qué este libro?

Como maestra, enseño a mis estudiantes que cada cuento tiene un principio, un desarrollo, y un final. Aunque este es el formato de la gran mayoría de las historias, en El Rey prometido aprendemos que el gobierno de nuestro Rey no tiene fin, sino que es para siempre (Sal. 145:13); como Mitchell escribe: “No por poco tiempo, sino por tooooda la eternidad” (1 Ti. 1:17). Lo mejor de todo es que no se trata de un cuento de hadas, ni de una noticia pasajera; es una historia completamente real y que afecta a todos nosotros, chicos y grandes.

¿Cómo podemos compartir este recurso con los niños de nuestra familia, iglesia, o comunidad? Enseño a mis estudiantes de primer grado que podemos leer libros de tres diferentes maneras: (1) leer las imágenes, (2) leer las palabras, y (3) volver a contar la historia (relectura). Esto brinda la oportunidad para leer este mismo libro a chicos de diferentes edades, sin importar su capacidad de lectura. La ilustradora Catalina Echeverri transmite con hermosos detalles la historia de un Rey muy esperado. Al ver a través de las páginas un ángel mensajero, la ciudad de Belén, la estrella brillando, y un bebé en un pesebre, es fácil entender que algo importante está sucediendo: ha nacido el Rey prometido y su nombre es ¡Jesús!

Cuando leí El Rey prometido a mi hijo de un año, él sonreía al ver las imágenes y trataba de repetir las palabras que escuchaba. Saber que mi hijo puede escuchar el evangelio de Cristo Jesús y visualizar esta gran historia me trae un gozo inexplicable. Con tantas otras enseñanzas que nuestros hijos puedan tener en este mundo, aprender del evangelio no es solo importante, sino vital.

La lectura no tiene edad, ¡el evangelio tampoco!

Como dijo Charles Hodge: “El evangelio es tan simple que los niños pequeños pueden entenderlo, y es tan profundo que los estudios de los teólogos más sabios jamás agotarán sus riquezas”.

No te limites en comprar este libro. La verdad del evangelio resalta en cada página, tenga la edad que tenga el lector. Incluso un recién nacido, aunque no pueda leer ni ver las imágenes, puede empezar a escuchar las verdades de su Creador por medio de este recurso. Imagina cómo sería si cada pequeño pudiera escuchar el evangelio, leer el evangelio, y eventualmente compartir las buenas nuevas del evangelio diciendo:

“Un NUEVO REY:
un REY RESCATADOR;
un ¡REY PARA SIEMPRE!
¿Y sabes cuál es el nombre de ese Rey?
Su nombre es…
¡JESÚS!”.

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando