Seis preguntas a hacer cuando estudias la Biblia en grupo

La Palabra de Dios es la fuente principal de poder espiritual, motivación y sabiduría, para un grupo pequeño.

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre (o mujer) de Dios sea perfecto (apto), equipado para toda buena obra”, 2 Timoteo 3:16-17.

Si estamos tratando de enseñar, corregir, entrenar, o animarnos unos a otros hacia la madurez en Cristo, la Biblia es nuestro libro. Estudiar la Biblia no es lo único (o incluso lo más importante) que hacemos en un grupo pequeño, pero sin ello, un grupo pequeño carecerá de la vida que está destinado a desarrollar y preservar.

El estudio bíblico en grupo puede ser la mejor y la peor manera de estudiar la Biblia. La mejor porque se puede beneficiar de la visión y la experiencia de otros creyentes llenos del Espíritu. La peor por una variedad de razones.

Puede que sea por ese que domina la conversación, que casi no permite que nadie más comparta algo o haga una pregunta. O la chica que artícula con el corazón en las manos lo que el pasaje significa para ella…que no tiene nada que ver con lo que dice la Biblia. O podría ser por la persona que siempre hace la pregunta periférica e irrelevante que desvía toda la discusión por demasiado tiempo. O podría ser por los tres o cuatro calladitos que nunca dicen más de dos o tres palabras.

Una manera de leer la Biblia juntos

La lectura de la Biblia en comunidad puede ser un reto, pero también puede ser profundamente gratificante. La Biblia nos da recursos para las relaciones en nuestros grupos que de otra manera nunca tendríamos. Habla a la comunidad cristiana con autoridad y relevancia sin igual.

Si quieres leer la Biblia con tu grupo pequeño, o has intentado en el pasado y has fracasado, puedes probar el método sueco. No hay nada sueco en especial sobre la lectura de la Biblia de esta manera. Fue nombrado el método sueco porque Ada Lum desarrolló por primera vez el método en un grupo de estudiantes de Suecia. Sea que estés leyendo solo, con otra persona uno-a-uno, o en un grupo pequeño, este método te da cinco cosas que debes buscar en cada pasaje.

Una ventaja de esta forma de lectura de la Biblia es que requiere menos preparación de líderes que las alternativas. Se basa en el descubrimiento mutuo y el diálogo. Es útil tener a una persona que facilita e incluso conduce la conversación, pero el modelo prospera con la participación de todo el grupo, cada persona viendo y aportando algo de las cinco categorías de abajo.

Las cinco cosas, cada una representada por un símbolo, son bombillas, signos de interrogación, cruces, flechas, y pensamientos hablados. Voy a explicar cada uno de ellos, usando 2 Timoteo 3:16-17 como un pasaje ejemplo.

Una bombilla de luz debe ser algo que “brilla” del pasaje —algo nuevo o fresco—. ¿Qué sobresalió para ti en este repaso? Cada vez que leemos la Biblia, Dios nos estará recordando cosas que hemos olvidado y nos mostrará cosas que no hemos visto antes.

Y cuando leemos la Biblia en grupo, Él estará revelando diferentes cosas a diferentes personas, multiplicando el conocimiento y el aprendizaje. Dios no quiere que veamos diferentes significados, sino aprender el significado verdadero multidimensional y después ver algunas de las implicaciones y aplicaciones ilimitadas de esa verdad.

Bombilla (Ejemplo): Toda la Escritura es beneficiosa, no solo los versos que parecen inmediatamente beneficiosos para mí. Parte del desafío de leer la Biblia es pedirle a Dios que nos muestre el beneficio espiritual de cada palabra que nos ha dado.

¿Estos versículos plantean preguntas a medida que lees? Puede que encuentres alguna dificultad con una palabra o verso, o una conexión a otra parte de la Biblia, o un punto teológico en particular.

Con cada pregunta que haces, trata de responder a tu propia pregunta antes de ir a otros en busca de ayuda. Algunos de los aprendizajes más profundos, más duraderos que hacemos vienen cuando nos presionamos a nosotros mismos para buscar en la Biblia una respuesta a nuestra pregunta. La respuesta podría estar en el versículo que estamos estudiando, o en el capítulo o libro, o Dios puede traer a la mente un verso o versos en la Biblia de otras partes. Detente, ora, pregunta, e intenta contestar lo mejor que puedas. Después, ve con otros (ya sea libros u otros miembros de su grupo) para obtener otra perspectiva.

Signo de interrogación (Ejemplo): ¿Por qué Pablo registra los beneficios o usos de la Escritura como lo hace? ¿Hay alguna razón del orden en el cual están?

La cruz no es original al método sueco, pero se agregó para lograr un objetivo centrado en Cristo en nuestra lectura de la Biblia. ¿Dónde vemos a Jesucristo en estos versículos? Jesús dijo que toda la Biblia es acerca de él,

“Después Jesús les dijo: ‘Esto es lo que Yo les decía cuando todavía estaba con ustedes: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre Mí está escrito en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos’”, Lucas 24:44.

¿Qué te ayudó a ver más de Jesús y su cruz, o que lo motivo a amarlo más en este pasaje?

Cruz (Ejemplo): Jesús murió y Dios escribió un libro (las Escrituras), al menos en parte, no solo para ser salvos, sino para ser cada vez más “completos”. Habiéndonos salvado por medio de la cruz, Dios tiene la intención de hacernos más y más maduros; es decir, más y más como Jesús.

Una flecha indica una aplicación personal para nuestras vidas. Identifica y comprométete a algo que sientes que el Espíritu te está guiando a hacer en obediencia a este texto. Que sea lo suficientemente específico para que lo puedas hacer durante esta semana, y hacerlo suficientemente personal para que puedas hacerlo tú.

Una gran cantidad de estudio Bíblico, tanto en privado como en grupo, se queda corto de aplicar el texto a nuestra vida personal. Una de las mejores cosas sobre el estudio Bíblico en grupo es que hay una integración de responsabilidad. Si hablas en voz alta con los demás sobre los pasos a seguir hacia una mayor obediencia, tienes otras personas a tu alrededor para dar seguimiento y preguntarte cómo van esas cosas en particular.

Flecha (Ejemplo): Cuando hago mi lectura personal de la Biblia, me preguntaré regularmente si Dios podría estar 1) enseñándome algo, 2) diciéndome que deje de hacer algo que estoy haciendo, 3) corrigiendo un mal pensamiento o comportamiento, o 4) preparándome para vivir de manera más eficaz para Él.

Los pensamientos hablados es algo para compartir. Escribe el nombre de alguien que podría beneficiarse de escuchar lo que has visto en la Biblia. Podría ser algo que puedas compartir con otro creyente, o podría ser una forma de compartir el evangelio con un no creyente que conozcas. ¿Cómo podrías compartir la alegría, la paz, y la convicción que se te ha dado por Dios con los demás?

Identifica una persona con la que podrías conectarte la próxima semana, y piensa en un momento en el cual pudieras compartir esta verdad particular con ellos.

Pensamientos hablados (Ejemplo): La Biblia no es solo un libro viejo lleno de verdad y sabiduría. En realidad, es muy relevante (beneficiosa) para mi vida cotidiana (y la tuya). Dios quiere que aprendamos a vivir verdaderamente una vida plena y significativa a través de este libro.

¿Por qué?

Una última pregunta que me gusta hacer cuando leo la Biblia con un grupo: ¿Por qué están estos versos en la Biblia? Tratamos de resumir el propósito de Dios en poner estas palabras particulares en su libro. Hay un número de maneras de hacer esta pregunta. ¿Por qué esta este pasaje en este libro particular de la Biblia? ¿Qué podría perder la Biblia si este pasaje fuese dejado fuera? ¿Cuál es el punto principal del autor? Trata de resumir tu respuesta en una frase.

¿Por qué? (Ejemplo): 2 Timoteo 3:16-17, tal vez más que cualquier otro versículo de la Biblia, afirma la relación de Dios a su Palabra (Inspirada por Dios), y declara su relevancia para todo en la vida (beneficiosa). Pablo (y Dios) quiere que veamos la autoridad absoluta de la Biblia, a través del cual Dios habla a cada aspecto de nuestro crecimiento espiritual.

Multiplicamos las riquezas cuando leemos y compartimos la Biblia juntos.


Publicado originalmente en Desiring God. Traducido por Hugo Ochoa.
CARGAR MÁS
Cargando