×

¿Cuáles son los libros apócrifos? Llamamos apócrifos a los libros que tienen ciertas semejanzas con los libros inspirados, pero que nunca fueron recibidos en el canon. Es importante notar que existen libros apócrifos del Antiguo Testamento y del Nuevo. Esta clasificación se establece a partir del idioma, la fecha estimada de redacción y el mensaje que contienen. Es imposible determinar una cifra exacta de libros apócrifos porque aún en este año se registraron nuevos hallazgos de documentos bíblicos y la posible presencia de algunos extrabíblicos.

Para establecer un número exacto de los documentos apócrifos conocidos tendríamos que hablar de todos los archivos encontrados, preservados y registrados en publicaciones formales.[1] En este artículo no incluyo fragmentos, epístolas o escritos menores, pero hay información de ellos en la bibliografía en la nota al pie.

47 libros apócrifos del Antiguo Testamento

La mayoría de expertos ubica la fecha de redacción de los apócrifos del Antiguo Testamento entre el siglo II y I, antes de Cristo. El período intertestamentario fue particularmente convulso en lo político y religioso, y quizá ese fue uno de los motores que movieron a que muchos escribieran documentos y los atribuyeran a un autor bíblico reconocido para hacer valer su mensaje. Esta es una característica esencial de los libros apócrifos, también conocidos como pseudoepigráficos (“pseudo” es falso y “epigrafía” es nombre o inscripción; es decir, documentos que han sido falsamente atribuidos a otros autores).

Los libros apócrifos registrados formalmente están redactados en diferentes géneros literarios como narrativa, testamentario, cánticos y oraciones, y apocalípticos. Estos son los del Antiguo Testamento:

1) Carta de Aristeas (narra el supuesto origen de la Septuaginta o LXX).

2) Jubileos.

3) Antigüedades Bíblicas (Pseudo Filón).

4) Vida de Adán y Eva (versión griega).

5) Vida de Adán y Eva (versión latina).

6) Paralipómenos de Jeremías.

7) 3 de Esdras (en la Septuaginta es 1 de Esdras).

8) Judit.

9) Tobit.

10) 1 de Macabeos.

11) 2 de Macabeos.

12) 3 de Macabeos.

13) 4 de Macabeos.

14) Baruc.

15) Sirácida o Eclesiástico.

16) Vida de los profetas.

17) Sabiduría de Salomón.

18) Salmos de Salomón.

19) Odas de Salomón.

20) Susana.

21) Bel y el Dragón.

22) Oración de Manasés.

23) Libro arameo de Ajicar.

24) José y Asenet.

25) Oráculos Sibilinos.

26) Libro etiópico de Henoc (1 Henoc).

27) Libro de los secretos de Henoc (2 Henoc).

28) Libro hebreo de Henoc (3 Henoc).

29) Libro 4 de Esdras.

30) Ascensión de Isaías.

31) Testamento de los Doce Patriarcas.

32) Testamento de Job.

33) Testamento de Moisés (Asunción de Moisés).

34) Testamento de Abrahán.

35) Testamento de Isaac y de Job.

36) Testamento de Salomón.

37) Testamento de Adán.

38) Apocalipsis de Esdras (griego).

39) Apocalipsis de Sedrac.

40) Visión de Esdras.

41) Apocalipsis siríaco de Baruc.

42) Apocalipsis griego de Baruc.

43) Apocalipsis de Elías.

44) Apocalipsis de Sofonía.

45) Apocalipsis de Abrahán.

46) Apocalipsis de Adán.

47) Apócrifo de Ezequiel.

40 libros apócrifos del Nuevo Testamento

Los apócrifos del Nuevo Testamento, a diferencia de algunos de los del Antiguo, no tuvieron aceptación debido a que emergieron en entornos considerados heréticos, como la biblioteca de documentos gnósticos hallada en la aldea de Nag Hammadi (Egipto). En el año 2006, el erudito César Vidal publicó un libro que contiene una traducción y análisis de estos llamados Evangelios gnósticos. Alfonso Ropero publicó un libro llamado Todos los evangelios, donde recopila todos los documentos encontrados (libros, manuscritos o fragmentos) que contienen información relacionada con los relatos extrabíblicos del Nuevo Testamento. Aquí tienes la lista de los apócrifos del Nuevo Testamento distribuidos en diferentes géneros literarios:

Evangelios gnósticos encontrados en Nag Hammadi (1945)

1) El evangelio de Felipe.

2) El evangelio de la Verdad.

3) El evangelio de los Egipcios.

4) El evangelio de María.

5) El evangelio de Tomás.

Evangelios

6) Evangelio de la Infancia.

7) Epístola de los Apóstoles.

8) Evangelio de los Ebionitas.

9) Evangelio de los Hebreos.

10) Evangelio de los Nazarenos.

11) Evangelio de María Magdalena.

12) Evangelio de Nicodemo.

13) Evangelio de Pedro.

14) Evangelio de Tomás (escrito en Copto).

15) Evangelio del Salvador.

16) Evangelio Secreto de Marcos.

17) Protoevangelio de Santiago.

Hechos

18) Hechos de Juan.

19) Hechos de Pablo.

20) Hechos de Pedro.

21) Hechos de Pilato.

22) Hecho de Tecla.

23) Hechos de Tomás.

Epístolas y literatura relacionada

24) Carta de Pedro a Santiago y su respuesta.

25) Carta de Ptolomeo a Flora.

26) Correspondencia entre Pablo y Séneca.

27) Epístola a los Laodicenses.

28) Literatura Pseudoclementina.

29) Predicación de Pedro.

30) Pseudo Tito.

31) Tercera Epístola a los Corintios.

32) Tratado sobre la Resurrección.

Apocalipsis y literatura relacionada

33) Apocalipsis de Pablo.

34) Apocalipsis de Pedro.

35) Apocalipsis de Pedro (en Copto).

36) Himno de la Perla.

37) El Libro Secreto de Juan.

38) Pensamiento Trimorfo.

39) El Segundo Tratado del Gran Set.

40) Sobre el Origen del Mundo.

Aunque para la erudición católica existe una marcada diferencia entre documentos deuterocanónicos y apócrifos, para los cristianos protestantes no la hay. Esto se debe a que los cristianos consideramos que todo libro que no forma parte del canon de la Biblia constituye un severo riesgo de desviación al tomarlos como una posible fuente de doctrina. Esto no significa que los rechacemos por completo. Reconocemos que estos documentos contienen información que nos ayudan a comprender mejor las desviaciones doctrinales de los dos siglos previos a la llegada de Cristo (apócrifos del AT) y la concepción que los gnósticos tenían sobre Cristo y el evangelio (apócrifos del NT).

Gracias al trabajo hecho por grandes hombres de la iglesia, hoy podemos diferenciar la verdad del error. Sin embargo, junto con el conocimiento necesitamos temer a Dios y honrarle al estudiar su Palabra con diligencia y exponerla con fidelidad y humildad en dependencia de su Santo Espíritu (2 Ti 2:15).


[1] Entre las publicaciones más conocidas en español sobre libros apócrifos están las siguientes: Alejandro Díez Macho y Antonio Piñero, Apócrifos del Antiguo Testamento (Madrid: Ediciones Cristiandad, 2009) Tomo I, tomo II, tomo III, tomo IV; Bart D. Ehrman, Cristianismos perdidos: los credos proscritos del Nuevo Testamento (Barcelona: Editorial Crítica, 2004); Aurelio de Santos Otero, Los evangelios apócrifos (Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 2005); Antonio Piñero, Todos los evangelios (Madrid: Editorial Edaf, 2010); César Vidal, Los evangelios gnósticos (Madrid: Editorial Edaf, 2008).
Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando