×

Una “herejía” es una enseñanza falsa que contradice las verdades bíblicas vitales del cristianismo. Hay grados de error y algunos errores son más graves que otros. Los errores relacionados con la persona de Cristo o el camino de la salvación son más serios que los relacionados con el gobierno de la iglesia o los que se refieren a los últimos tiempos, asuntos en los que los cristianos pueden estar en desacuerdo sin comprometer la enseñanza bíblica al hacerlo. La herejía es un error grave con respecto a verdades vitales, tales como quién es Dios, la deidad de Cristo o el evangelio. Alguien que sostiene una herejía es un hereje. Pablo y Pedro condenan la herejía (Gá 1:6-9; 2 P 2:1).

Aquí te presentamos algunas doctrinas heréticas que niegan la deidad de Cristo:

El ebionismo era una negación monoteísta judía de la deidad de Cristo. Sostuvo que en el bautismo de Jesús, el Cristo descendió sobre Él en forma de paloma. Cerca del final de la vida de Jesús, Cristo lo dejó.

El adopcionismo (o monarquianismo dinámico) compartía similitudes con el ebionismo. Sostuvo que Dios le dio el Espíritu Santo al hombre común llamado Jesús de Nazaret en su bautismo y lo adoptó como su hijo. Así, elevado a la filiación divina, Jesús realizó obras sobrenaturales.

El arrianismo surgió dentro de la iglesia, porque Arrio (336 d. C.) —de quien recibe el nombre la herejía— era un anciano en la iglesia de Alejandría. Al enfatizar la unicidad y trascendencia de Dios, negó la plena deidad de Cristo. En cambio, sostuvo que Cristo (el Verbo, el Hijo) era la primera y más elevada criatura de Dios. Dijo que el Padre obraba y obra a través de la Palabra, pero a diferencia de Dios, la Palabra tenía un principio. Así que Arrio concluyó que el Hijo es, en esencia, diferente del Padre. En 325 d. C., el Concilio de Nicea condenó correctamente el arrianismo como herejía al afirmar la deidad de Cristo.

En contraste con estas herejías, la deidad de Cristo es la doctrina bíblica que afirma la condición de Cristo Jesús como Dios. Es una verdad esencial, porque la salvación depende de que Jesús sea Dios (y hombre). La Escritura proclama que Jesús es Dios de muchas maneras.

1) Lo identifica con Dios. Se aplica a los pasajes del Antiguo Testamento que se refieren a “Yahvé” (traducido en mayúsculas como “Señor”; p. ej., Mal 3:1; Mc 1:2). El Nuevo Testamento intercambia a Jesús y Dios; El amor de Dios (Ro 8:39) es el de Cristo (Ro 8:35; Ef 3:19). El Nuevo Testamento también llama a Jesús “Dios” (Jn 1:1; 20:28; Ro 9:5; Tito 2:13; He 1:8; 2 P 1:1).

2) Jesús realiza obras que solo Dios realiza: creación (Jn 1:3; Col 1:16; He 1:2), providencia (Col 1:16; He 1:3), juicio (Jn 5:22-23; 2 Ts 1:7-8) y la salvación (Hch 4:12; He 9:11-12).

3) Jesús nos salva en unión con Él (Ef 2:4-5; 1 Co 15:22).

4) Jesús trae la era venidera (Mt 12:28; 1 ​​Co 15:22-25).

5) Jesús recibe devoción que es solo para Dios: adoración (He 1:6), doxología (He 13:20-21; 2 P 3:18), himnos (Ef 5:18-19) y oración (Jn 14:14; Ap 22:20).

La iglesia correctamente rechaza aquellos puntos de vista que niegan que Cristo es Dios y defiende la plena deidad de Cristo según la Escritura. Jesús retuvo todas sus cualidades divinas, pero las usó solo en obediencia a su Padre. Un anciano debe aferrarse a la “palabra fiel” del evangelio para poder promover “la sana enseñanza” y “convencer a los que contradicen” las doctrinas fundamentales de la Biblia sobre Dios y la Palabra (Tito 1:9).

Nota del editor: 

Este artículo es un fragmento adaptado del libro Diccionario conciso de términos teológicos, escrito por Christopher W. Morgan y Robert A. Peterson. Este recurso será publicado próximamente en nuestro idioma por B&H Español. Te animamos a visitar el sitio web de la editorial para estar atento a su publicación.

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando