5 engaños de Satanás sobre las conversiones musulmanes

Permítanme darles algunas noticias alentadoras: a pesar de algunas historias sin fundamento y estadísticas exageradas, es cierto que la historia nunca ha visto a tantos musulmanes inclinarse ante el Señor Jesús.

¡En los últimos 27 años ha habido un incremento notable en la cosecha entre los musulmanes! Siendo yo alguien que ha dedicado la mayor parte de mi vida a comprender el Islam y compartir el evangelio con los musulmanes, creo que tenemos motivos para estar alegres, agradecidos, y esperanzados. El Señor se está moviendo. Y aunque la gran mayoría de los musulmanes todavía necesitan ser alcanzados, el Rey de reyes no está preocupado por las enormes barreras para alcanzarlos.

En la parte final de la Biblia se nos dice que Jesús rescatará a las personas de “toda tribu, lengua, pueblo y nación” (Ap. 5:9). ¡Entonces tenemos razones bíblicas y visibles para creer que habrá miles y miles más de musulmanes en esa gran multitud adorando al Salvador!

Pero también puedo decir que es demasiado pronto para sentirme victorioso o satisfecho con la respuesta actual. El 98% por ciento del mundo musulmán (el 24% de todos los hombres, mujeres y niños en el planeta hoy en día) todavía está bajo el engaño de un falso profeta. Sus almas están en grave peligro. Satanás todavía tiene encarcelados a demasiados. Debemos orar, elaborar estrategias, y trabajar para que más musulmanes acepten el evangelio y vengan a Jesús.

Cinco artimañas de Satanás

El apóstol Pablo escribió: “no ignoramos sus planes” (2 Co. 2:11). Puedo pensar en al menos cinco artimañas que Satanás usa para mantener engañados a los musulmanes.

Artimaña #1: Satanás insiste en que los musulmanes son nuestro enemigo.

Satanás quiere que olvidemos que él, el gran engañador, es nuestro enemigo. En cambio, nos ha hecho temer y descuidar a los musulmanes. Demasiados cristianos de Occidente ven a los musulmanes como tipos malos que merecen el juicio de Dios (¡como si nosotros no lo mereciéramos!) y que no merecen la misericordia de Dios (¡como si nosotros la mereciéramos!). Eso es satánico. ¿Por qué nosotros, a quienes se nos manda que amemos a nuestros enemigos (Mt. 5:44), somos indiferentes al escuchar las muertes y el sufrimiento de tantos en Libia, Yemen, Siria, Irak, Eritrea, Pakistán, y demás países?

Demasiados cristianos de Occidente ven a los musulmanes como tipos malos que merecen el juicio de Dios (¡como si nosotros no lo mereciéramos!) y que no merecen la misericordia de Dios (¡como si nosotros la mereciéramos!).

Artimaña #2: Satanás difunde informes exagerados de conversiones de musulmanes

Un libro popular dice: “Cientos de miles de musulmanes se están enamorando de Jesús”. Aunque bien intencionada, es un afirmación engañosa.

Demasiadas personas cuentan historias sin fundamento, a menudo por trabajadores nacionales que están tentados a hacer afirmaciones que agradarán a los que los apoyan financieramente. Si uno le pregunta a casi cualquier musulmán si ama a Jesús, la respuesta sería: “Por supuesto. Jesús es nuestro profeta número dos. Los musulmanes aman mucho a Isa Al Masih, y corregimos la falsa afirmación de que él murió en la cruz. Alá nunca permitiría que eso pasara porque Alá también lo ama”. Pero admirar a Jesús, incluso como un profeta sin pecado, no significa que un musulmán haya sido reconciliado con Dios.

Los observadores cristianos más informados sobre el mundo musulmán están de acuerdo en que más musulmanes se han convertido en cristianos desde 1990 que en todos los siglos anteriores combinados desde Mahoma. Pero la mayoría de estas conversiones se han producido en unos pocos países, y generalmente solo entre ciertos grupos étnicos en un país en particular. Por ejemplo, la cosecha de creyentes en Argelia se encuentra entre los pueblos indígenas, los kabyles, pero hay muy pocos convertidos entre la mayoría árabe que conquistó a los kabyles en el año 670 d. C. Y los cristianos kabyles son muy lentos para alcanzar a la mayoría árabe, a la que históricamente resienten.

Los movimientos hacia Cristo en Bangladesh, Indonesia, e Irán son ejemplos de lo que oramos ocurra entre otros pueblos musulmanes. Turquía tiene quizá solo cinco mil creyentes conocidos entre los 80 millones de turcos. Libia, Yemen, Arabia Saudita, los árabes del golfo, las Maldivas, Malasia, y Pakistán tienen menos de cien ciudadanos conocidos de origen musulmán que adoptan una actitud abierta hacia Cristo.

Artimaña #3: Satanás cuenta la mentira de que no son necesarios los misioneros occidentales a los musulmanes, ya que los creyentes nacionales están haciendo el trabajo de manera más económica y eficiente.

Quizá es cierto que los creyentes pueden y están dispuestos a arriesgar su sustento, y tal vez sus vidas, para hacer discípulos entre su propia gente o musulmanes cercanos a ellos. Pero es muy raro. La mayoría de los cristianos en lugares como Pakistán, Malasia, India, China, Irak, Siria, Líbano, etc., no pueden o no quieren. La mayoría de los exmusulmanes más audaces y abiertos ahora residen en Occidente, no entre su propia gente.

Por ejemplo, hay grandes y dinámicas congregaciones de creyentes chinos e indios en Malasia, pero apenas una docena de creyentes entre ellos están dispuestos a arriesgarse a testificar a los 19 millones de musulmanes malayos. ¡Ni siquiera existe una comunión con los pastores de los creyentes malayos!

En Pakistán, los cristianos (cuyo contacto social con los musulmanes se ve obstaculizado porque todavía se les considera parte de una baja casta hindú) enfrentan un peligro muy real y actual de ser acusados ​​de “blasfemia contra el Profeta”, lo que muchas veces conduce a su muerte ahí mismo antes de que puedan tener un juicio. ¿Quién puede culparlos por permanecer en silencio por Cristo mientras están rodeados de musulmanes sin educación, a menudo talibanes, que preferirían exterminarlos?

Artimaña #4: Satanás crea desacuerdo entre los misioneros sobre metodologías.

Satanás está trabajando arduamente para poner a los misioneros y aquellos que los apoyan en contra de sus compañeros misioneros por la metodología usada. No es diferente a las controversias que comenzaron en la década de 1960 cuando los cristianos carismáticos y los cristianos no carismáticos se condenaron mutuamente como “no bíblicos” o “demoniacos”.

Este es un problema por el cual debemos orar urgentemente. Ore para que los misioneros y sus agencias se liberen de consumir tiempo y recursos valiosos en debates sobre las metodologías “correctas” para testificarle a los musulmanes.

Artimaña #5: Satanás difunde la mentira de que está mal poner en riesgo a nuestras familias por servir en el campo misionero.

Esto es comprensible desde una perspectiva emocional. Pero no es bíblico. El testimonio de las Escrituras y la historia de la Iglesia atestiguan la necesidad y el costo a pagar por los cristianos al dar sus vidas, y algunas veces las vidas de sus familiares, arriesgándose por el bien del evangelio. Somos enviados “como corderos en medio de lobos” (Lc. 10:3). Las probabilidades de los corderos contra los lobos no son buenas, a menos que, por supuesto, Dios esté con ellos.

Como dice John Piper:

¿Debería una pareja cristiana llevar a sus hijos al peligro como parte de su misión de llevar el evangelio a los pueblos no alcanzados del mundo? Respuesta corta: sí.

¿Por qué? Porque la causa justifica el riesgo, y porque de esta manera los niños son más propensos a convertirse en extranjeros que exalten a Cristo, renuncien a la comodidad, y disminuyan la miseria, que al estar protegidos del riesgo en la seguridad de este mundo.

¿Fueron los primeros misioneros en África irresponsables, sabiendo que al menos la mitad de ellos moriría de malaria u otras enfermedades? ¿Vamos a enviar misioneros hoy a un país donde miles están muriendo de ébola? ¿O qué tal un país como Afganistán, donde al menos cuarenta misioneros han sido asesinados en los últimos años? ¿El hecho de estar casado y tener hijos nos descalifica? ¿Dónde dice eso en la Biblia?

Ora por más

¡Esta bien alegrarse de que estemos viviendo en una era en la que la cosecha mundial está madurando! Y podemos estar en la cúspide de un gran movimiento musulmán hacia Cristo. Recientemente volví de la reunión de Visión 5:9 en Tailandia, donde 840 misioneros, líderes de la agencia, y creyentes de trasfondo musulmán (240) respondieron con determinación y fe al desafío de orar y ayunar para que el Señor de la cosecha atrajera el 10% de los musulmanes de todo el mundo a sí mismo para el 2027.

Sigamos en alerta. Debemos conocer las artimañas de Satanás. Satanás se resistirá a nosotros, pero Dios no será burlado por sus planes.

Pero sigamos en alerta. Debemos conocer las artimañas de Satanás. Satanás se resistirá a nosotros, pero Dios no será burlado por sus planes. Jesús enviará obreros a la cosecha para llevar las buenas nuevas a donde los musulmanes están muriendo en incredulidad. Todo lo que tenemos que hacer es pedir con fe.

¿Vas a orar? ¿Irás?


Publicado originalmente en Desiring God. Traducido por Ivan Díaz.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando