Las mentiras que me dijo mi pastor

Era un restaurante en la “zona viva” de Guatemala a la hora del almuerzo. Yo estaba esperando a un amigo para poder platicar y comer algo juntos. Llegué aproximadamente 45 minutos antes, así que me puse a leer y pedí algo de tomar.  De repente escuché el diálogo de un joven apasionado compartiendo con su amigo:

“Dios anhela que sus hijos sean millonarios. Esa es la buena voluntad de Dios. Él se hizo pobre para que nosotros fuéramos ricos. Siento que el Espíritu me está llevando a darte este mensaje hoy, es hora de declararlo, romper con tus maldiciones generacionales, y tener fe”.

Pasé varios días con esa imagen en mi cabeza. No podía quitar de mi mente los rostros de estos dos jóvenes. Su diálogo estaba lleno de mentiras y clichés que como cristianos hemos creído por demasiado tiempo.

Las mentiras que me dijo mi pastor
Cole Brown
HumbleBeast. 108 pp. US$12.00.

Tuve sentimientos encontrados, debido a que sabía exactamente lo que el muchacho quería decir, pero también sabía que su corazón estaba lleno de las mentiras que nos han enseñado por años. Siempre he luchado para saber cómo enfrentar estos engaños con sabiduría, gracia, y verdad.

Mentiras a la luz del evangelio

Cuando leí el título de “Las mentiras que me dijo mi pastor”, sabía que esta obra iba a hacer eco a mi vida personal. Como Cole afirma en su nota inicial, estas son mentiras que tanto él como yo (y muchísimas otras personas que conozco) hemos vivido por mucho tiempo. Al final de mi lectura, di gracias a Dios por Cole y por este libro. Sé que esta puede ser una excelente herramienta para tratar con las conversaciones difíciles al momento de discipular o platicar con alguien que cree enseñanzas que no son conforme a la Palabra de Dios.

El objetivo de “Las mentiras que me dijo mi pastor” es poder clarificar a la luz del evangelio y la Palabra de Dios 18 de las mentiras y/o clichés que a lo largo de nuestra vida cristiana hemos abrazado como verdades. Como afirma Cole, muchos podrían asustarse por el título del libro, pero el propósito del libro no es criticar:

“Este libro no está escrito en contra de aquellos pastores que mienten, está escrito para las personas a las que les mienten, para que ellas puedan obtener una mirada fresca de quién es Dios y experimenten el gozo y la libertad que eso trae” (p. 1).

En contraste con “Textos fuera de contexto” –uno de mis libros favoritos– que es más expositivo, Cole plantea cada situación de manera práctica y en un sentido muy personal.

Me encanta la manera en la que el autor expone las mentiras. Cada capítulo explica una mentira/cliché, para luego alumbrarla con lo que la Biblia dice respecto a ella, en su contexto, y con una hermenéutica correcta. Luego hace una comparación entre el porqué se usa generalmente la mentira, y lo que realmente deberíamos de creer a la luz de la Palabra. Cada capítulo termina con preguntas de discusión sencillas, para poder generar conversaciones que nos ayuden a entender la centralidad del evangelio.

Al leer cada una de las mentiras/clichés que se exponen, es imposible que la gran mayoría de cristianos en Latinoamérica no se sientan identificados y/o confrontados con al menos 10 de los 18 en la lista. Sí, ¡por lo menos 10!

  1. No toques al ungido del Señor
  2. La Biblia es el instructivo de Dios
  3. Esta es la casa de Dios
  4. Siento el Espíritu
  5. Tengo paz acerca de esta decisión
  6. Dios quiere que seas rico
  7. Esto te hará pecar
  8. ¡Decláralo!
  9. No estás lleno del Espíritu si no hablas en lenguas
  10. Es el diablo
  11. Dios sana a todos los que tienen fe
  12. Tienes una maldición generacional
  13. Ella no está ungida
  14. Solo créele a Dios
  15. La doctrina es peligrosa
  16. No tienes que ser parte de una iglesia
  17. Pecado es pecado
  18. Dios no te dará más de lo que puedes soportar

Dios se glorifica en la verdad

Es importante recalcar el corazón con el que se escribe el libro. No es un corazón con ánimo de traer vergüenza, como la gran mayoría podrían pensar de primas a primeras. El deseo de Cole es poder dar luz a muchas de las cosas que terminamos creyendo, por creer que los pastores son infalibles e intermediarios entre Dios y nosotros.

“Muchos líderes cristianos (y sus seguidores) afirman que es peligroso y pecaminoso decir cualquier cosa negativa acerca de un ministro cristiano o sus enseñanzas. […] Mi pastor dijo, ‘No toques al ungido del Señor’ porque quería que creyera que estaba por sobre la crítica. El mensaje claro de la Biblia, sin embargo, es que ninguno de nosotros está por sobre la crítica, porque ninguno de nosotros es la autoridad suprema… Dios lo es” (p. 4-5).

Es mi oración que cada persona que lea este libro pueda rogar a Dios para que les lleve a la verdad escritural respecto a sus convicciones. Que este libro pueda llegar a cuantas manos sea posible en Latinoamérica y que cada persona lo reciba con el corazón y la intención que Cole tuvo al escribirlo: “dar a los creyentes una vistazo fresco de quién es Dios, y que ellos experimenten el gozo y la libertad que viene de contemplarlo” (p. 3).

También me uno a la oración de Cole por cada persona que lea este libro: “Nuestra oración más grande es que en estas páginas puedas encontrar la belleza del evangelio de Jesucristo y ser movido a adorarle. Este es el propósito final de hacer teología” (ii).

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando