10 libros que no deben faltar en la biblioteca de un cristiano

Compartir

IMG_0755-1140x873

Después de una conferencia, en la iglesia, en conversaciones con amigos y hermanos, no pasa una semana sin que alguien me pregunte “¿Qué libro me recomiendas?”. Y es una buena pregunta, que evidencia algo que todos debemos estar buscando: conocer más a nuestro Señor. Es el ejemplo del apóstol Pablo quien, en la cárcel, pronto a morir, y a sabiendas de que vendría un fuerte invierno, le pide a su discípulo Timoteo tres cosas: Abrigo, la Biblia, y libros (2 Timoteo 4:13).

Hace poco Jared Wilson publicó una lista de libros para los hogares cristianos, y esa lista me inspiró a escribir un artículo similar, pensando en lo que tenemos disponible en español. Sin más, aquí 10 libros que todo hogar cristiano debe tener:

1. Una buena Biblia de Estudio

Como no hay otro libro como la Biblia, por supuesto que inicio esta lista con un “libro” que nos ayude a entenderla. Aunque no soy dispensacional, debo decir que en español no existe ahora mismo ninguna Biblia de estudio tan completa como la Biblia de Estudio MacArthur. Otra muy buena opción en español es la Biblia de Estudio Holman. Si lees inglés, simplemente no creo que exista una mejor Biblia de estudio que la ESV Study Bible. También me llena de gozo el saber que Poiema Publicaciones está trabajando para en poco tiempo tener en español la excelente Reformation Study Bible.

2. Una buena Teología Sistemática

Este es otro tipo de libro que vale la pena devorar poco a poco, para ir entendiendo mejor qué significan las diversas ideas y conceptos de la Biblia. En general, recomiendo la Teología Sistemática de Wayne Grudem. Una opción más antigua pero buenísima y relevante es la Institución de Juan Calvino. También súper valiosa es la Teología Sistemática de Louis Berkhof.

3. Un buen comentario de la Biblia

El clásico es el Comentario de la Biblia por Matthew Henry (aunque tiene unos problemas reales y serios en la traducción al español). Uno muy recomendado también es el comentario Bíblico de William MacDonald. En dos tomos, están también los clásicos de Jamieson-Fausett Brown del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. Y en este sentir, una excelente introducción a la hermenéutica es “Preguntas y respuestas acerca de cómo interpretar la Biblia” de Robert Plummer.

4. Un buen libro sobre Historia de la Iglesia

Luego de la hermenéutica, esta es mi gran pasión, por lo que me duele la poca cantidad de recursos que tenemos sobre esto. Sin embargo, gracias a Dios tenemos Historia del Cristianismo por el cubano Justo González, que en un volumen (muy bien escrito) te da una panorámica de los primeros 2,000 años de nuestra Iglesia. Uno más simple es Historia de la Iglesia Cristiana, y uno clásico es El libro de los mártires de John Foxe.  Si lees inglés, te recomiendo Introducing Major Theologians de Michael Reeves y “A Concise History of Christian Thought” de Tony Lane.

5. Un buen libro para niños

Esto para que desde la niñez podamos guiar a nuestros hijos en el conocimiento de las Escrituras que lleva a la salvación, y poder ir formando en ellos una Teología Bíblica correcta más que una serie de reglas para que “se porten bien”. Aunque tiene problemas en la traducción, la “Biblia para niños: Historias de Jesús” de Sally Lloyd-Jones es un excelente recurso. El pastor Sugel Michelén tiene el muy buen recurso “La más extraordinaria historia jamás contada”. Otro buen recurso es “La Gran Historia” de B&H.

6. Un buen libro de ficción o narrativa

Un área muy descuidada en la iglesia hispana (y se nota en las conversaciones con los creyentes). C.S. Lewis brilla aquí por sus muy conocidas Crónicas de Narnia, pero no puedo dejar de recomendar mi libro favorito “Perelandra”, el segundo de la Trilogía del Espacio del mismo autor (la Trilogía completa es excelente). También creo que sería de mucho bien el leer El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien. Por último, no puedo dejar de mencionar el clásico de John Bunyan (y con buena razón), El progreso del peregrino.

7. Las Confesiones de San Agustín

Me apena cuán poco se conoce este increíble libro. Escrito hace más de 16 siglos, por alguien muy diferente a nosotros en tantas áreas, y sin embargo nos habla como si fuera un amigo que nos conoce íntimamente orando junto a nosotros. Pocos pensadores y pocas obras han influido tanto en la historia de la iglesia.

8. Sed de Dios de John Piper

Aunque el título en español es desafortunado, sin lugar a dudas no estuviéramos viendo este resurgir de la sana doctrina en el mundo hispano de no ser por la publicación (hace casi 30 años) de este clásico moderno. John Piper es sin lugar a dudas un regalo de Dios para nuestra generación, y si solo hubiera escrito este libro ya hubiera contribuido sustancialmente a la Iglesia. Gracias a Dios, él ha hecho mucho más. Si lees inglés, te recomiendo que lo adquieras en el original.

9. Mero Cristianismo de C.S. Lewis

Amar a Dios con toda nuestra mente es parte del primer y gran mandamiento. Pocos libros tienen la fuerza devocional, apologética, y transformativa que tiene este clásico de Lewis. Pienso que la última parte no tiene la misma fuerza del resto de la obra, pero sigue siendo de edificación y confrontación para todo creyente sincero. (Me parece que en próximos años es posible que Encuentros con Jesús de Keller ocupe este espacio en una lista similar).

10. Discursos a mis estudiantes de Charles Spurgeon

El príncipe de los predicadores tenía un don especial dado por Dios para combinar ortodoxia y ortopraxia casi en el mismo aliento, y de eso está lleno este increíble libro. A pesar de haber sido recopilado hace dos siglos, sigue siendo particularmente relevante y aplicable para casi toda área del ministerio pastoral y de la vida cristiana hoy.

Hay muchos otros libros que pudieran estar en esta lista (de inmediato pienso en La santidad de Dios de Sproul, El conocimiento del Dios santo de Packer, Disciplinas Espirituales de Whitney, El tesoro de David de Spurgeon, La razón de Dios de Keller, El evangelio según Jesucristo de MacArthur, El misterio revelado de Clowney, entre tantos otros), pero es mi oración que esta lista pueda servirte como una introducción (o un “wishlist”) para ir armando y completando tu biblioteca.

¿Quisieras añadir alguno más? Deja tu comentario aquí debajo.

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando