Mandato, importancia y beneficios del estudio de la biblia

 | 
Compartir

La biblia es la palabra de Dios. Es el libro que expresa la mente y el corazón del Creador. En ella, están plasmadas las demandas para el hombre, las verdades necesarias para que vivamos plenamente y las promesas de Dios para sus hijos.

Es por eso, que el conocimiento cercano de la biblia es responsabilidad del creyente, pues no se puede disfrutar lo que no se conoce. Y para conocer las escrituras, se requiere de un estudio minucioso, constante e intencional.

Es un mandato conocer la palabra de Dios porque así lo enseñó Jesús cuando le dijo a los hombres “escudriñad las escrituras”(Juan 5:39). La palabra escudriñar denota algo más intenso que la idea de leer. Porque la mera lectura de la palabra de Dios, solo provoca un conocimiento superficial de las verdades bíblicas.

Es importante conocer la palabra de Dios, porque vivimos en una sociedad saturada de conocimiento humano. Y esto hace que el mundo proponga maneras de encontrar el bienestar y en muchos casos, estas formas contradicen la verdad de la palabra. El mismo Jesús decía “conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan. 8:32).

Para terminar, no debemos olvidar que uno de los mayores beneficios de la biblia es que nos instruye “a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:17 RVR60). En otras palabras, las escrituras ayudan a formar el carácter de Cristo, y nos capacitan para hacer todo lo que Dios demanda de nosotros.

Por eso, es importante, necesario e indispensable que el creyente pueda leer, estudiar y conocer la palabra de Dios.

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando