×

Es probable que te baste el título de este artículo para sentir que debes prepararte para defender tu postura sobre la vigencia o no de ciertos dones del Espíritu Santo. Quizá te preguntes hacia qué lado del péndulo se inclinará este escrito. En realidad, el fin no es defender una postura, ya que existen otros artículos que abordan el tema entre continuistas y cesacionistas. También existen artículos que tratan los puntos de consenso entre ambas posturas.

Eso me alegra porque —aunque no busco restar importancia a este debate— el fin de este artículo no es convencerte para elegir una postura o darte a conocer la mía, sino presentarte una lista de características que la Biblia describe sobre el don de lenguas en los diferentes contextos en los que aparece en el Nuevo Testamento.

El don de lenguas en Marcos y Hechos

  • Cristo prometió que quienes crean en Él harán señales como “hablar nuevas lenguas” (Mc 16:17). Sobre la validez y originalidad de este texto, puedes leer una explicación aquí.
  • El don de lenguas ocurre en cuatro ocasiones en Hechos: Pentecostés (2:3, 4, 11); la visita de Pedro y Juan a los conversos samaritanos (8:15-18); la reunión de Cornelio y sus amigos (10:46); y la visita de Pablo a los discípulos efesios de Juan el Bautista (19:6).
  • Lucas registra que en el día de Pentecostés, con la llegada del Espíritu Santo, a los cristianos se les aparecieron “lenguas como de fuego” (Hch 2:2-3). Estas lenguas no se deben confundir con las lenguas o idiomas que se mencionan más adelante en Hechos 2:4.
  • Cuando el Espíritu se manifestó, los creyentes hablaron en los idiomas de los judíos que moraban en diferentes naciones y que estaban en Jerusalén para la fiesta de Pentecostés (Hch 2:4).
  • El don de lenguas en Hechos 2 es la capacidad dada por el Espíritu Santo que consiste en hablar en otro idioma, sin haberlo estudiado, para comunicar el mensaje de Dios en las lenguas extranjeras que hablaban los judíos de la diáspora que estaban en Jerusalén (Hch 2:4).
  • Aunque el texto no lo describe en esta ocasión, el Espíritu también pudo dar a los creyentes la capacidad de hablar más de un idioma, como a Pablo (1 Co 14:18).
  • Los ciudadanos de otras naciones afirmaron entender a los “galileos” porque estos hablaron en su idioma materno y se preguntaron cómo esto era posible (Hch 2:7-8).
  • Estos ciudadanos que procedían de diferentes regiones afirmaron que escucharon el mensaje de “las maravillas de Dios” en su propio idioma (Hch 2:11). De manera que no se trata de lenguajes no humanos, ni balbuceos o frases repetitivas sin sentido e ininteligibles.
  • Mientras unos mostraban asombro ante tal manifestación, otros se burlaban de los cristianos diciendo que estaban borrachos (Hch 2:12-13). Esto pudo pasar debido a que desconocían los otros idiomas que estaban hablando el resto de los discípulos, y escuchaban sonidos que no podían entender.
  • Pedro no guardó silencio sino que explicó que la manifestación del Espíritu en esas lenguas era el cumplimiento de las palabras del profeta (Joel 2:28-32; Hch 2:17-21). Ni el profeta Joel ni Pedro mencionan el don de lenguas; solo está incluido entre otras manifestaciones del derramamiento del Espíritu en Pentecostés, en donde se dice que todos gozarán de la presencia del espíritu y profetizarán, es decir, que hablarán en el nombre de Dios.
  • Cuando Pedro predicó el mensaje a los gentiles en casa del centurión, el Espíritu Santo descendió sobre los creyentes y hablaron en lenguas exaltando a Dios (Hch 10:34-36). Pedro comparó esta experiencia con lo vivido por los judíos en Jerusalén durante Pentecostés (Hch 11:15).
  • Pablo explicó a los hermanos en Éfeso la diferencia entre el bautismo de Juan y el bautismo del Espíritu Santo. “Cuando Pablo les impuso las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo, y hablaban en lenguas y profetizaban” (Hch 19:6).

El don de lenguas en 1 Corintios

Pablo no quería que los hermanos ignoraran puntos importantes sobre los dones espirituales, entre los cuales estaba el don de lenguas (1 Co 12-14). En la carta a los corintios, Pablo describe un giro importante o un nuevo concepto sobre el propósito del don de lenguas en la iglesia y de manera indirecta afirma que la manifestación de ese don en Pentecostés ahora no tiene el mismo propósito si se manifiesta en la congregación de Corinto (1 Co 14:2).

  • El don de lenguas se menciona junto al don de interpretación de lenguas. “Si habla alguno en lengua extraña… Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios” (1 Co 12:10; 14:27-28). Al parecer, la validez pública del ejercicio del don solo será posible si el mensaje es interpretado para toda la congregación.
  • Si algunos iban a hablar en lenguas, lo deberían hacer por turno y con un intérprete; si no había quien interpretara, debían callar (1 Co 14:27-28). Nuevamente se presenta la intención de que el don de lenguas no solo sea una experiencia extática individual, sino un ejercicio ordenado de un don para edificación de todo el cuerpo.
  • En la iglesia fue dada la capacidad de hablar en lenguas, pero a la vez —por medio de la pregunta retórica “¿Acaso hablan todos en lenguas?”— Pablo afirma que no todos hablan en lenguas o ejercen el mismo don (1 Co 12:27-30). El apóstol Pablo señala con claridad que los dones son repartidos soberanamente por el Espíritu Santo y no todos tienen los mismos dones. De manera que este don no podría ser usado para “medir” la madurez de los creyentes o para evidenciar la presencia del Espíritu Santo en ellos.
  • Cuando un creyente pretende usar el don de lenguas sin amor, es decir, sin hacerlo para bendición del resto del cuerpo de Cristo, no sirve de nada porque se pierde su propósito de bendición y edificación (1 Co 13:1-8).
  • Pablo introduce la oración condicional “si hay lenguas, cesarán”.[1] Aunque el “cuándo cesarán” es motivo de debate, esto confirma el carácter temporal de las lenguas y la eternidad del amor, el cual es más importante (1 Co 13:8-10).
  • Pablo afirma que el que habla en lenguas en la congregación no habla a los hombres, sino a Dios, pues nadie lo entiende, sino que en su espíritu habla misterios (1 Co 14:2). A menos que haya un intérprete, se le pide que guarde silencio (1 Co 14:28).
  • Pablo expresa su deseo de que todos hablaran en lenguas (1 Co 14:5). Esto no significa que Pablo esté afirmando que esto sea posible, porque si lo interpretamos en ese sentido estaríamos afirmando que Pablo se contradice con lo dicho en 1 Corintios 12:30. Aunque Pablo lo manifieste como un “deseo”, más bien está usando su retórica para mostrar la importancia de compartir el mensaje de Dios.
  • El que habla en lenguas se edifica a sí mismo, mientras el que profetiza edifica a la iglesia (1 Co 14:4).
  • Profetizar es mayor que hablar en lenguas. Por eso se pide que quien habla en lenguas interprete lo dicho a la iglesia para edificarla (1 Co 14:5). De esto inferimos que, según Pablo, algunos de los corintios que hablaban en lenguas podían interpretarlas.
  • El apóstol Pablo termina su análisis sobre los dones en la carta a los corintios haciendo tres solicitudes:
  1. “Anhelen el profetizar…”
  2. “… no prohíban hablar en lenguas” (1 Co 14:39).
  3. “Pero que todo se haga decentemente y con orden” (1 Co 14:40).

El triage teológico es uno de los conceptos modernos más importantes al momento de tratar esta clase de temas doctrinales que tienen el potencial de dividir a la iglesia. Demos gracias a Dios por la diversidad en las congregaciones, ya que aun en nuestras discrepancias podemos darle gloria al Señor. Cristo nos une para dar testimonio sobre las eternas verdades del evangelio y cumplir con nuestra misión para satisfacer esa enorme necesidad que el mundo tiene de conocer al Salvador.


[1] La oración gramatical “Si hay lenguas, cesarán” pertenece a una clase de oración griega llamada “Oración condicional de primera de clase”. Esta clase de oración tiene el propósito de afirmar más que establecer una condición en el sentido español. Lo cual indica que Pablo estaría diciendo: “puesto que en efecto hay lenguas, cesarán”. Esto no indica que Pablo se refiere a nuestro tiempo, sino al suyo.
Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando