El estado de la iglesia en América Latina

¿Cuáles son las voces del movimiento reformado más conocidas en América Latina? Esta es una pregunta que me hacen una y otra vez mis hermanos de habla inglesa. De hecho, hace un tiempo Ben Peays, director ejecutivo de The Gospel Coalition, me hizo esta misma pregunta. Él estaba genuinamente interesado en conocer más sobre nuestro contexto. Nunca olvidaré su rostro cuando le respondí: “Más allá de los ‘apóstoles’, predicadores del evangelio de la prosperidad, no vas a encontrar una voz que sea conocida en toda América Latina”.

A pesar del increíble crecimiento del Protestantismo en la última década, y de los grandes números de “cristianos”, la iglesia en América Latina está, por lo general, muy lejos de ser saludable. Nuestra cultura está muy identificada con el cristianismo, sin embargo, las verdades del evangelio son en gran parte desconocidas. Por eso algunos dicen que América Latina necesita ser reevangelizada. Aquí algunas características generales y no exhaustivas. 

1. El evangelio de la prosperidad es rey

Aunque los profetas de la prosperidad son bastante influyentes en los Estados Unidos, son particularmente populares en América Latina. De hecho, el movimiento carismático de “decláralo y recíbelo” es el único tipo de evangélicos que muchos conocen. En nuestra región, alguien que vaya a una iglesia no católica probablemente asiste a una congregación que esté en algún lugar del espectro de este movimiento.

En América Latina, la teología de la prosperidad no es solo un sistema de creencias sino una cultura en la que vivimos. Los artistas más conocidos tienen un trasfondo de prosperidad. Los programas de televisión y las películas promueven una cultura de consumismo, y sus homólogos “cristianos” hacen algo similar (ni hablar de los principales canales de televisión “cristianos”). Los libros más vendidos enseñan esta teología. Y, por supuesto, muchas de las enseñanzas de los falsos maestros de los Estados Unidos han sido traducidas al español.

Anteriormente, mucho del evangelismo que teníamos que hacer era entre católicos, mostrándole cómo el evangelio verdadero es mucho mejor que la salvación por obras. Pero cada vez más hay que evangelizar a aquellos que se suscriben a algún tipo de evangelio de prosperidad, mostrándoles cómo Jesús es mucho mejor que las riquezas de este mundo.

2. Escasea la sana doctrina

En Coalición por el Evangelio tenemos contribuyentes de toda América Latina, y ellos regularmente nos preguntan si conocemos de otras iglesias en el área. Desde nuestro lanzamiento, hemos recibido cientos y cientos de peticiones de nuestros lectores de alguna iglesia que recomendáramos en su localidad. Sé de varias personas que se han mudado a otra ciudad solo para estar cerca de una iglesia realmente bíblica. Lamentablemente, lo más común es que no conozcamos de ninguna iglesia en un radio de 100 millas que podamos recomendar.

Quiero ser claro: no es que las personas están siendo muy quisquillosas. No es que están buscando una iglesia grande, con un excelente programa para niños y un equipo que está alcanzando su comunidad y transformando su nación. Más bien están buscando una iglesia que crea en la predicación expositiva, en la sana doctrina, y que tenga líderes íntegros que estén tratando de administrar los dones y talentos que el Señor les haya dado. Sin duda estas iglesias existen, pero son pocas en comparación con la necesidad.

Algo similar ocurre con los recursos. Mientras puedes encontrar fácilmente al menos dos docenas de blogs en inglés que diariamente provean de recursos bíblicos, quizás encuentres dos en español. Lo mismo sucede con los libros. Y aunque cada vez más hay contenido siendo traducido al español (y estamos agradecidos de eso), necesitamos más contenido escrito por hispanos para hispanos. Igual sucede con la música y aun con el entrenamiento teológico, que es una de las mayores necesidades de nuestra región.

3. El movimiento reformado es inmaduro

El resurgir de la teología reformada en Estados Unidos es un evento reciente, pero sus raíces contemporáneas pueden ser rastreadas a escritores y predicadores de los años sesenta y aun antes. Aunque mucho del crecimiento es nuevo, las discusiones teológicas y aun el carácter de los líderes de este movimiento están alcanzando o ya alcanzaron la madurez. Miles de estadounidenses, jóvenes y no tan jóvenes, dicen con orgullo creer en el complementarianismo, la predicación expositiva, la teología centrada en el evangelio y en una visión teocéntrica de la vida y el trabajo. No así en América Latina.

Considera lo siguiente: el artículo más leído en el mes de junio en Coalición por el Evangelio fue “¿Debe una mujer usar pantalones?”. Miles y miles de personas –aun aquellos que creen en las doctrinas de la gracia– todavía creen que Deuteronomio 22:5 prohíbe el uso de pantalones en la mujer. De igual manera, la batería en la adoración contemporánea es considerada como mundana e inapropiada. El ser centrados en el evangelio es un concepto extraño para muchos, por lo que es común escuchar un sermón perfectamente articulado o una canción basada en las Escrituras que ni siquiera referencie la muerte y resurrección de Jesús. Recuerda: esto no es entre los que siguen a los falsos maestros; son aquellos que están “de nuestro lado”, que intentan ser fieles a las Escrituras.

También hay una tendencia problemática en los jóvenes dentro del movimiento reformado. Una vez son expuestos a la sana doctrina, nuestro equivalente de “los jóvenes inquietos y reformados” tienden a volverse arrogantes por su nuevo conocimiento (1 Co. 8:1-2). Así que hay cientos de sitios web dedicados a burlarse de los profetas de la prosperidad y sus seguidores. Puede que este número no suene tan grande cuando lo comparas con todos los blogs en los Estados Unidos, pero como dije anteriormente, somos un grupo mucho más pequeño. Cuando hay cientos de páginas dedicadas a exponer la falsa doctrina y apenas una docena promoviendo la sana doctrina, las cosas no están donde debieran estar. Hay una tendencia muy marcada a gritar lo que estamos en contra en vez de declarar lo que estamos a favor, y líneas son marcadas por cosas que no deberían ser.

4. Dios se está moviendo

Aquellos que han estado ministrando en América Latina en su mayoría están de acuerdo en que estamos en los inicios de un avivamiento. En los últimos cinco años, las cosas han estado cambiando. Más y más creyentes están siendo despertados al verdadero evangelio. Muchos inconversos están siendo salvados en toda la región. Las iglesias están desarrollando relaciones profundas unas con otras. Conferencias están siendo organizadas, llamando a los creyentes a volver a las Escrituras. Aun nuestros hermanos y hermanas de los Estados Unidos y de otros lugares están ofreciendo de su tiempo, sus recursos y de sí mismos para servir a nuestra región. Y el cambio es impresionante.

Por la insatisfacción que provoca el cristianismo superficial, hay un hambre sorprendente por la Palabra de Dios. Los creyentes verdaderos están devorando todo lo que pueda ayudarles a manejar la Palabra de Verdad. Cada vez más escuchamos de iglesias que abrazan la sana doctrina por primera vez. En una conferencia reciente pude ver más de cien pastores de diversos países dar un paso al frente y arrepentirse de haber llevado ministerios que no honraban a Dios.

Por supuesto, queda mucho trabajo por hacer. Pero Dios se está moviendo en este mismo instante. Yo también creo que estamos en los inicios de un avivamiento. Es mi oración que los creyentes hispanos puedan ser fieles al Señor, diligentes en la Escritura, y que estén preparados para presentar defensa a todo aquel que demande razón de nuestra esperanza. Si crees que estás siendo llamado, considera el ir, entrenar, plantar o servir. En todo caso, ¿nos acompañas en oración?

________

Nota del editor: Este artículo fue escrito para el público anglo de The Gospel Coalition. Muchas de estas cosas ya las hemos tratado en Coalición por el Evangelio, y son conocidas por los latinoamericanos. Sin embargo, puede ser útil verlas resumidas de esta manera para alguien que no conoce nuestro contexto.

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando