×

Asómbrate ante la “gracia común” de Dios

¡Dios es amor! Esta es una de las verdades teológicas más contundentes que la Biblia nos enseña (1 Jn. 4:8). Esto es fundamental porque vivimos en una época donde la fe y la espiritualidad son desafiadas a través de movimientos como el nuevo ateísmo. Este constituye un ataque frontal y virulento contra la existencia de Dios, lo que atenta también contra los conceptos bíblicos del amor y el sustento divino.

Ante este escenario, los creyentes necesitamos respuestas claras para preguntas como estas: ¿Es cierto que Dios ama solo a los creyentes o ama a todas las personas, sin importar su credo y su forma de vivir? ¿Qué hay de los hombres y mujeres no creyentes que hicieron aportes en las artes, la música, la ciencia, o la educación?

Sin duda, las respuestas a estas preguntas están en Dios y lo que muchos teólogos llaman “gracia común”.

¿Qué es la “gracia común”?

La gracia común es el favor inmerecido de Dios que resulta de su amor, manifiesto en sus cuidados e innumerables bendiciones, para todas las personas sin importar su condición espiritual. Veamos algunas verdades al respecto:

La gracia común es un concepto bíblico. Hay muchos pasajes en la Biblia donde vemos esta verdad (por ejemplo, Gn. 8:22; 9:8-15; Sal. 145:9; y 1 Ti. 4:10). Uno de los más claros es Mateo 5:45: “Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos”. La Biblia nos muestra la gracia especial que los creyentes recibimos de Dios por medio de la fe para salvación (Ef. 2:8-10), pero además enseña sobre una gracia común que tanto creyentes como no creyentes reciben a diario (en este caso, por medio del sol y la lluvia).

La gracia común es un favor inmerecido. ¿Merece un ladrón la oportunidad de ver un nuevo amanecer? Según la Biblia, nadie merece esta oportunidad porque no hay nadie bueno o justo (Mc. 10:18; Ro. 3:10-12). Sin embargo, nuestro buen Dios hace salir el sol para todos. Por eso se habla de gracia común, porque es un favor manifiesto a todo tipo de personas sin importar su condición moral o espiritual.

La gracia común evidencia el perfecto amor y misericordia de Dios manifiestos en sus cuidados para toda la humanidad

La gracia común no salva. A pesar de que esta gracia viene por el amor de Dios, no produce salvación en las personas (aunque puede ser un instrumento para que una persona crea en Dios al ver sus cuidados). Lo hermoso es que esta gracia común se ha manifestado a través de la historia de la redención hasta el presente.

La gracia común revela la misericordia de Dios. Es un acto de misericordia para creyentes y para no creyentes por igual y, aunque es temporal, no deja de ser una bendición que todos recibimos a diario.

Todas estas son verdades sobre la gracia común. Ahora bien, ¿cómo podemos verla en varias áreas de nuestras vidas? A continuación hay algunos ejemplos:

La gracia común en la creación

Dios es bueno y por su gracia hace que la tierra provea recursos para alimentar y vestir a toda clase de personas. Esto es más impresionante cuando recordamos que vivimos en una naturaleza caída que sufre como resultado de nuestro pecado. A pesar de eso, podemos deleitarnos con los hermosos paisajes naturales que, sin duda alguna, deberían ser motivo suficiente para reconocer la existencia de Dios y darle gracias.

El salmo 145 nos sirve como base bíblica para hablar de la gracia común en la creación:

“El Señor es bueno con todos; Él se compadece de toda su creación… Los ojos de todos se posan en ti, y a su tiempo les das su alimento. Abres la mano y sacias con tus favores a todo ser viviente” (v. 9, 15-16, NVI).

La gracia común en las artes, los deportes, y la gastronomía

¡Me encantan las artes y el deporte! Podemos ver mucha gracia común de Dios al contemplar una obra maravillosa que nos deja embelesados. Cuando ves creatividad desplegada en alguien que, aunque no conoce a Dios, es capaz de producir una sinfonía que nos alegra y pareciera compuesta en el cielo, ¡eso es gracia común!

Cuando vemos un partido de fútbol y nos emocionamos por la genialidad de algunos jugadores, ¡eso es gracia común! ¿Y qué de tu comida favorita? Esa comida que pareciera un boleto de ida y vuelta al cielo por el impresionante sabor, ¡también es gracia común de Dios! A pesar de que no todas las personas tienen una relación íntima con Dios, vemos que Él ha dado talentos a la humanidad, aunque algunos lo nieguen.

La gracia común en la intelectualidad

Aunque parte del mundo académico y científico niegue la existencia de Dios, no cabe duda de que la inteligencia que sus proponentes tienen es un regalo de gracia común. El teléfono inteligente, la tablet, o los grandes avances de la ciencia médica, todo tiene que ver con Dios y su gracia común para el hombre.

Así que, cuando veas que tu vida es mucho más fácil debido a los avances tecnológicos, o cuando veas la sabiduría de tu médico para ayudarte a estar mejor, ¡dale gracias a Dios porque todo viene de Él! “Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación” (Stg. 1:17).

La gracia común en la Gran Comisión

La Gran Comisión puede que sea una de las mayores muestras de amor y gracia común que exista. En Mateo 28:19-20 leemos:

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”.

La gracia común es la evidencia del amor y cuidados de Dios sobre quienes todavía no tienen una relación genuina con Él

¡Eso también es gracia común hacia la humanidad, ya que ninguno de nosotros merece escuchar el evangelio! Así como Dios hace salir el sol sobre justos e injustos y da alimento a todos, de la misma manera, Él usa a su Iglesia para llevar el mensaje de salvación a todas las personas, sin importar su condición y a pesar de que muchos rechacen el evangelio. Y esto con el fin de que las personas puedan recibir y experimentar la gracia especial de la salvación.

Enseña la gracia común y proclama la gracia especial

Si conoces lo que significa la gracia común, tienes herramientas para mostrar evidencias del amor y la misericordia de Dios. A pesar de que hay personas indiferentes ante este mensaje, nuestro buen Dios continúa su obra para con la humanidad.

Todos estos beneficios son inmerecidos, pero los recibimos por gracia. Por eso este tema puede ser una buena introducción para una conversación seria con alguien que no conozca al Señor Jesucristo, su gracia común, y su invaluable gracia especial.

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando