3 maneras cruciales de apoyar a la iglesia en Venezuela

Seguro ya sabes sobre la creciente crisis política, económica, y social que afecta a Venezuela desde hace varios años.

Muchas de las condiciones sociales que se dan por sentado en la mayoría de los países del continente están severamente deterioradas en Venezuela. Por ejemplo, el acceso a transporte, servicios básicos (como la luz y el agua), dinero en efectivo, fluidez de procesos administrativos, arriendo de viviendas, espacios de trabajo, alimentos, medicamentos, y servicios de salud, todo esto representa un reto para la mayoría de los venezolanos.

Esta situación crítica impacta de muchas maneras a la iglesia en el país. Por eso muchos creyentes en varias partes del mundo se han preguntado: ¿cómo puedo apoyar mejor a la iglesia en Venezuela? La respuesta es que hay varias cosas que puedes hacer. Por ejemplo, puedes enviar alimentos y medicamentos a través de hermanos venezolanos. También puedes enviar Biblias y otros recursos de edificación.

Sin embargo, considero que estas son las tres maneras más cruciales en las que puedes apoyar la obra del Señor en el país:

1. No dejes de orar por la iglesia

Nadie puede llegar tan profundo en su aporte como para resolver la crisis compleja que enfrentan los venezolanos. Solo el Señor es capaz de conocer y solventar de forma suficiente las situaciones particulares que atraviesa cada iglesia local y creyente. Por lo tanto, lo más vital que puedes hacer por los cristianos en Venezuela es orar.

La oración es el medio más eficaz para aportar al bienestar de la iglesia venezolana.

Muchos pastores y hermanos hemos recibido fortaleza y gozo del Señor en medio de este tiempo difícil, y estoy convencido de que esto ocurre en respuesta a la oración de muchos. Hemos sido sorprendidos al notar el fortalecimiento y consuelo en la iglesia al ver hermanos presentando sus cargas a Dios en oración, declarando su confianza en Sus promesas, y anunciando Su fidelidad aun en los peores momentos de la crisis nacional.

Te animo a orar a Aquél que conoce y ordena todas las circunstancias de los venezolanos para que Él nos ayude con su poder y sabiduría. Este es el medio más eficaz para aportar al bienestar de la iglesia venezolana. Dependemos por completo del Señor.

2. Establece relaciones con pastores y líderes venezolanos

En su soberanía, Dios obra de manera especial en su pueblo a través de personas que dota y capacita para el ministerio. Así que te animo a identificar y conocer creyentes venezolanos estimados por las iglesias como preparados y llamados para el ministerio, fieles e íntegros, para cultivar relaciones que te permitan apoyar a la iglesia a través de ellos.

Estos creyentes pueden actuar como informantes de necesidades, problemáticas, y formas de asistencia pertinentes. También pueden ser medios para enviar diversas formas de ayuda física a las iglesias, facilitando la rendición de cuentas en estos procesos. Además, ellos pueden ser usados por el Señor para fortalecer a otros creyentes en medio de la situación del país, y servir como instrumentos de capacitación para líderes e iglesias.

Esto puede involucrar invitar líderes y pastores a espacios de capacitación y cultivo de relaciones en el exterior. El contacto personal, preferiblemente cara a cara, es esencial para emprender estas relaciones y forjar vínculos de confianza que permitan una colaboración fructífera para la gloria de Dios.

3. Apoya la plantación y consolidación de iglesias en Venezuela

La crisis nacional genera grandes dificultades para establecer iglesias locales y expandir el alcance de ellas. Por ejemplo, hace que muchas tareas diarias se vuelvan lentas y arduas para los creyentes aquí, incluyendo para los pastores, limitando el tiempo y la energía que ellos puedan dedicar de lleno a la obra del Señor. Además, la capacidad de alcance de las congregaciones ha sido diezmado por la emigración masiva de pastores y hermanos capacitados, sobrecargando de trabajo a los que quedan en el país.

Los creyentes venezolanos son el recurso clave y mayoritario para establecer y consolidar la obra misionera en Venezuela.

Asimismo, la mayoría de las iglesias experimentan serias dificultades económicas para sostener pastores y misioneros. Esto trae mucha presión a los obreros que dependen de las iglesias y limita a las congregaciones para asumir el compromiso de ordenar y sostener a más misioneros y pastores. Todos estos elementos, y muchos más, afectan la plantación de iglesias y el cumplimiento de la gran comisión en el país.

Al mismo tiempo, los hermanos y misioneros extranjeros enfrentan muchos obstáculos y peligros para ingresar y establecerse en Venezuela. Esto hace que los creyentes venezolanos sean el recurso clave y mayoritario para establecer y consolidar la obra misionera aquí. Esto no implica que los misioneros extranjeros sean innecesarios. La mies siempre es mucha y los obreros son pocos. Sin embargo, es evidente que el apoyo a pastores y líderes venezolanos debe ser el enfoque principal de los hermanos en el exterior interesados en impulsar la expansión del evangelio en Venezuela.

A pesar de la adversidad, jóvenes con potencial y pasión para servir al Señor continúan levantándose en las iglesias. Ellos traen consuelo a los líderes y congregaciones, y son muestras de la gracia del Señor. Pero ellos necesitan capacitación y apoyo para trabajar en la renovación y plantación de iglesias. Por lo tanto, y en especial si eres pastor, considera en oración apoyar la plantación y consolidación de iglesias aquí, en colaboración con líderes y otras congregaciones venezolanas.

Termino este artículo recordándote que las fronteras nacionales no definen los límites del reino de Dios. Te animo a cultivar tu comunión con tus hermanos venezolanos, y ser un instrumento del Señor en el cuidado y crecimiento de su obra en Venezuela.


Imagen: Unsplash.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando