×

Firmes en la lucha espiritual por la verdad

«Una reseña del libro: Hasta que ruja el león: Firmes en la batalla por la verdad (Editorial Vida, 2022)».

Es posible que la gran mayoría de creyentes ha escuchado algo sobre «batalla espiritual» o «lucha espiritual», pero ¿a qué se refiere exactamente? ¿Qué elementos están involucrados en esa batalla? ¿Dónde se libra, quién es el enemigo y qué estrategias usa?

En su nuevo libro, Hasta que ruja el león: Firmes en la batalla por la verdad (Editorial Vida, 2022), el pastor Miguel Núñez nos lleva a través de la Biblia mientras explica y detalla las características de esta lucha espiritual en la que los hijos de Dios estamos envueltos y en la que tenemos un propósito claro: Mantenernos firmes en la verdad de Dios y Su Palabra.

Este libro expone de forma teológica y práctica la doctrina de Satanás y del pecado. Es decir, explica lo que la Biblia dice sobre Satanás, nuestro enemigo: cómo actúa y de qué forma nuestra propia naturaleza caída se constituye en una herramienta más que él ocupará a su favor para intentar —como en el principio— sabotear los planes que Dios tiene para Su creación. Por lo tanto, la Escritura nos llama a estar preparados, pues nos guste o no, el enemigo que tenemos es real, es cruel y desea que impere el error (2 Co 2:11).

Hasta que ruja el león

Hasta que ruja el león

Editorial Vida. 240 páginas.

En su nuevo libro, Hasta que ruja el león: Firmes en la batalla por la verdad (Editorial Vida, 2022), el pastor Miguel Núñez nos lleva a través de la Biblia mientras explica y detalla las características de esta lucha espiritual en la que los hijos de Dios estamos envueltos y en la que tenemos un propósito claro: Mantenernos firmes en la verdad de Dios y Su Palabra.

Editorial Vida. 240 páginas.

Este libro consta de trece capítulos desarrollados de manera progresiva.

La primera sección responde a las preguntas: cómo, cuándo y por qué se dan las batallas espirituales y quién está detrás de ellas (caps. 1-2). Para el pastor Núñez es importante que entendamos quién es Satanás, su carácter, cuáles fueron sus intenciones iniciales y hacia dónde se dirige.

El autor aclara que la batalla espiritual en la que estamos inmersos se originó hace mucho tiempo en el cielo, pero que el campo de batalla se ha extendido hasta alcanzar un impacto significativo en la tierra. Como resultado, toda la creación se encuentra bajo la influencia de Satanás y, en palabras del autor, «Como Satanás sabe que no puede destruir a Dios, él busca por todos los medios destruir a aquellos que le representan, para desacreditar el nombre de Dios de alguna forma» (p. 23).

Más adelante, el libro presenta una explicación de cómo se introdujo el pecado en Edén y analiza con detalle cómo Satanás actuó con Eva y Adán y cuál es su estrategia, la misma que no solo usó con ellos hace miles de años, sino que de hecho sigue usando en la actualidad.

Satanás se empeña en destruir la creación de Dios. Daña un elemento principal de Su creación cuando nos destruye. Lo hace al cambiar nuestra forma de pensar, es decir, nuestra mente. Este tema se introduce al principio del libro, pero se trata a fondo en los capítulos 4-6.

«Tanto para Dios como para Satanás, el campo de batalla en la guerra espiritual es la mente» (p. 39). En esta sección en particular, el autor nos exhorta a cuidar nuestra mente, pues esta es la plataforma que Satanás usa y también es su blanco principal. El enemigo sabe que si logra cambiar nuestra forma de pensar respecto a Dios o Su Palabra, cambiará también nuestra forma de vivir. Así que hará todo por distorsionar la Palabra de Dios y buscará que cuestionemos Su carácter y que minimicemos las consecuencias de nuestros pecados.

Después, el autor habla de los frentes en los que se libra esta guerra espiritual. Es decir, la carne, el mundo y Satanás. Aquí el autor abundará aún más sobre el tema de la mente y no negaré que en un punto puede sonar repetitivo. Sin embargo, el pastor Núñez procura demostrar cómo nuestra carne, el mundo y Satanás tienen una influencia directa con lo que pasa en nuestra mente, y se explaya aún más en dar las razones del por qué nuestra mente debe ser el área principal de cuidado en los cristianos.

Para el autor, creamos ídolos en el momento en que decidimos abandonar la verdad de Dios por la mentira, los cuales pasan a ser el centro de adoración de nuestro corazón. Los creyentes debemos estar atentos a estos ataques porque «Cuando se trata de la guerra espiritual, el mundo no es pasivo en lo más mínimo» (p. 71). Por lo tanto, es fundamental para la victoria en la batalla espiritual tener siempre presente la verdad de Dios en Su Palabra, Sus promesas o mandamientos.

En los capítulos 6-9, el pastor Miguel nos enseña sobre el carácter de este enemigo, pues no solo debemos entender cuál es su estrategia, sino cuál es su naturaleza. Conocer cómo opera nos ayudará a estar cada vez más atentos para identificar cuáles son sus engaños. El autor señala en repetidas ocasiones que vivimos en una cultura que tiene una visión distorsionada o muy vaga de quién es Satanás. Al ignorar cómo es su carácter, no podemos distinguir su obra, la cual ha extendido a través de filosofías, religiones, sectas y otros.

El enemigo sabe cómo engañarnos al apelar a nuestros deseos y anhelos, ya que Dios mismo  nos diseñó con esa capacidad de sentir y que antes de la caída eran buenos, pero que nuestro enemigo sabe aprovechar en nuestra contra.

Sin embargo, como bien nos recuerda el autor con el ejemplo de la tentación de Jesús, Cristo hizo en el desierto lo que Adán no pudo en el Edén. Él permaneció firme en la verdad y en todo momento fue fiel a la Palabra, por lo cuál, Cristo es nuestro perfecto representante y Salvador. Estoy seguro de que disfrutarás de los ejemplos prácticos que el autor señala, así como también pienso que serás confrontado en áreas de tu corazón con las que tal vez ni siquiera adviertes de que has estado batallando.

La última sección del libro busca darnos la esperanza que necesitamos, pues aunque los ataques son diversos y fuertes, nuestro Dios es infinitamente más fuerte. Al final, «la batalla y la victoria son del Señor» (cap. 10-12).

El Señor nos ha dado todos los recursos que necesitamos para librar esta guerra a través de los medios de gracia que ya conocemos, como la fe, la oración y la Palabra de Dios o como Pablo los llamaría, «la armadura de Dios» (Ef 6). Tal vez parezca que es algo ya conocido y repetitivo, pero justo por eso sabrás que será vital si en verdad queremos salir victoriosos. «La Gran Comisión hace avanzar el reino de la luz, y hace replegar el reino de las tinieblas» (p. 221).

El último capítulo (13) es muy especial y necesario para entender el final de esta guerra. Aunque Satanás ha hecho mucho daño a través de su estrategia, Cristo también contraataca para restaurar lo perdido. Él está obrando por medio de Su iglesia, en la gran comisión, alcanzando con Su evangelio a los perdidos. Él se ha propuesto recuperar el terreno perdido con la caída del hombre y hoy esperamos la consumación de Su reino en este mundo. Pese a que Satanás sabe que no puede hacer nada al respecto, no dudará en interferir lo más que pueda.

Hasta que ruja el león es un libro que te animo a leer, no importa si eres nuevo o añejo en la fe. El enemigo que tenemos es real, pero es lamentable que también sea desconocido para muchos creyentes.

Estoy seguro de que podrás avanzar en tu lectura de forma muy natural. Aunque este libro contiene teología, también es práctico, fácil de leer, útil para recordarnos que debemos estar preparados y alertas. Sobre todo, este recurso es esperanzador, pues en todo momento recordarás por medio de la Palabra de Dios que la victoria en esta batalla es segura en Cristo Jesús.

Un día nuestro enemigo será destruido y nunca más volverá a dañar. Será el día en que el León de la tribu de Judá volverá para reinar con gloria y poder. Él ya venció y en la cruz nos extendió Su victoria con Él.

CARGAR MÁS
Cargando