Un año terminó, pero no nuestra esperanza.

Un año terminó, pero no nuestra esperanza.

En este episodio veremos la esperanza para cada circunstancia de nuestras vidas en la presencia de Dios en nosotros.

La Navidad y todas las celebraciones de fin de año han terminado. Para muchos, la desilusión ha vuelto o quizá el gozo de estos días de celebración se ha ido. Este tiempo terminó, pero no nuestra esperanza. El Señor a quien estuvimos celebrando no nos ha abandonado.

En el episodio de hoy veremos la esperanza que encontramos en la presencia continua de Dios en nuestras vidas, la gran promesa detrás de nuestro Emmanuel, y las implicaciones de su presencia con nosotros.

Recursos relacionados:


Puedes escuchar el episodio anterior haciendo clic aquí.

Compartir
Suscribir
CARGAR MÁS
Cargando