Reforma protestante y medicina

La Reforma es algo que los cristianos mencionamos con frecuencia. ¿Cómo no lo haríamos? Todavía vemos sus efectos hasta hoy. Sin embargo, la Reforma no es un tema que viene a la mente cuando se habla de medicina. Al menos no para mí. Cuando me pidieron que leyera Reforma protestante y medicina, me sorprendió que este libro existiera. También me entusiasmó leerlo, ya que no sabía qué esperar.

Este libro es una recopilación de eventos, personas, y hechos acerca de cómo la Reforma cambió y transformó la atención médica en lo que hoy es: la profesión en sí, la forma en que se percibe, y cómo se estudia y se enseña.

Reforma protestante y medicina destaca los efectos positivos que los líderes protestantes tuvieron en la atención médica y la ciencia en general. Sin embargo, no busca hacer conexiones entre el progreso científico y los hombres y mujeres protestantes. Simplemente conecta los puntos entre los personajes y sus creencias, y cómo estas afectaron su enfoque hacia la medicina de una manera que todavía nos afecta hoy.

Reforma protestante y medicina
Unión Médica Evangélica
Publicaciones Andamio. 164 pp.

Un claro ejemplo que el libro detalla es el impulso de Lutero para que la Biblia estuviera disponible para todos. Muchos sabemos acerca de esto. Incluso podría decirse que fue el aspecto más significativo del ministerio de Lutero. Sin embargo, rara vez nos detenemos y pensamos en los efectos que esto podría haber tenido en otras esferas de la vida. Lutero, al alentar a los cristianos a leer y pensar por su cuenta —incluyendo a los proveedores de atención médica— afectó enormemente la forma en que se percibía la ciencia, la salud, y los médicos.

  • Con una visión correcta del hombre, la medicina ya no se limitaba solo a los pocos hombres ricos sino a todos.
  • Con una visión correcta de la iglesia, ahora se entendía que la medicina no era mística o mágica, sino algo que la gente podía entender y estudiar por sí misma (similar a la hermenéutica bíblica de Lutero) y que “ya no hay autoridades infalibles como criterio de verdad sino … todos pueden contribuir” (loc. 2440).
  • Con una visión correcta de Dios —“un Dios inteligente que obra con sentido, con coherencia y con fin” (loc. 190)— la experimentación y el desarrollo del método científico eran ahora una posibilidad.
  • Con una visión correcta del servicio a Dios, quienes proveían atención médica podrían cambiar la forma en que veían su profesión a la luz de su fe.
  • Con una visión correcta de la caridad, los miembros de la iglesia podrían ayudar a los necesitados físicamente sin creer falsamente que les ganaría el favor de Dios o los salvaría de Su ira.

Se podría argumentar que estos desarrollos en la historia de la medicina no tienen conexión con la Reforma. Sin embargo, el libro describe eventos históricos y, específicamente, los escritos de científicos protestantes que hacen clara la manera en la que su fe formó su trabajo. Aún más, el libro nos muestra las diferencias entre países protestantes y países como España, que rechazó la Reforma (y más bien aceptó la Contrarreforma). Por ejemplo: las diferencias en sus sistemas de salud, la ayuda organizada para los necesitados, el desarrollo de programas de educación médica, el papel de las mujeres en la medicina (como iguales intelectuales que podían aprender sobre la creación de Dios), la forma en que alentaron a la iglesia a atender a los enfermos físicos (un hecho confrontante, especialmente en un momento en que la peste bubónica era un problema real), entre otros.

De manera general, Reforma protestante y medicina quiere mostrarle al lector cómo es que su cosmovisión define la manera en que respondemos a las preguntas que nos hacemos sobre de la ciencia, la salud, y el hombre… específicamente las preguntas que debemos estar haciéndonos como médicos: ¿cómo estamos ejerciendo la medicina? ¿Cuál es nuestra mentalidad? ¿Cuál es nuestro propósito? ¿Ejercemos con excelencia? 

Y, sin embargo, no diría que este libro es solo para médicos. Sí, está dirigido a médicos (especialmente a los médicos que aman la historia). Pero la realidad es que en algún momento todos seremos pacientes, o alguien cercano a nosotros será un paciente. La Organización Mundial de la Salud define la salud como la “armonización de lo físico, mental, social y espiritual, la salud y el bienestar se constituyen en algo más que la ausencia de enfermedad”. Incluso esto está influenciado por la Reforma, donde se hizo hincapié en el bienestar como un todo, lo que contradecía la concepción dicotómica del cuerpo y alma que era la norma en esa época. Encuentro que es en estos destellos de la historia que este libro es beneficioso para cualquier cristiano.

Con esto en mente, lo que más aprecié de este libro es que tiene muy claro de qué se trata. No pretende ser un recuento exhaustivo de la historia. No pretende ser imparcial. No elogia a la Reforma como la gracia salvadora de todos los problemas. Tampoco niega la pecaminosidad humana de algunos de los cristianos que fueron figuras destacadas de la Reforma o del avance científico de la época. Más aún, no habla mal de aquellos que no fueron reformados ni le resta mérito a sus logros.

Recomiendo este libro a todos los médicos. Como en cualquier profesión, es bueno conocer tus raíces. Recomiendo este libro a cualquier amante de la historia, porque Reforma protestante y medicina es esencialmente un libro de historia bien investigado. La redacción de este libro fue un gran esfuerzo; aprecio el arduo trabajo que obviamente se realizó.

Finalmente, recomiendo este libro a cualquier cristiano porque la Reforma nos formó a todos de alguna manera u otra. La Reforma dio forma a muchísimos santos que nos precedieron. Su influencia cambió tantos aspectos de la vida que cuando lo piensas no puedes evitar detenerte y adorar a Dios por la forma en que trabaja en nuestras vidas y en la historia.

CARGAR MÁS
Cargando