El cielo, cómo llegué aquí

He aprendido algo interesante sobre los no creyentes luego de varios años compartiendo el evangelio con ellos: aunque muchos se sienten incómodos discutiendo acerca del pecado, la exclusividad de Cristo, o el castigo eterno, a la mayoría no les molesta hablar de la vida después de la muerte.

Esta fascinación con la vida luego de la muerte puede ser un gran camino hacia la conversación evangélica. El cielo es a menudo visto como no amenazante y profundamente interesante, una de las razones por las que tantos libros que tratan el “yo he ido al cielo y he vuelto” han salido de los estantes en los últimos años.

¿Qué pasaría si hubiera un libro que pudieras compartir con tus amigos no cristianos que saciara ese “deseo por el cielo” mientras, convincentemente, comparte el evangelio?

Nuevo enfoque

En su nuevo libro, “El cielo, cómo llegué aquí: La historia del ladrón en la cruz, Colin Smith adopta un nuevo enfoque en un tema a veces preocupante. En lugar de describir detalles celestiales como las personas que encontrarás allí, las cosas que harás, o la aparición del Espíritu Santo, Smith escribe desde el punto de vista celestial de la persona más cercana a Jesús cuando murió en la cruz: el ladrón a su lado que terminaría creyendo.

Un desafío que encontramos al escribir sobre el ladrón en la cruz es que la Biblia solo contiene algunos versículos cortos sobre él. Pero está claro que este ladrón sin nombre tenía un “boleto de primera fila” a la crucifixión de Cristo —algo sobre lo que la Biblia dice mucho. Smith, pastor de la Iglesia Evangélica Libre The Orchard (La Huerta) en los suburbios de Chicago, nos pasea imaginativamente por la vida del ladrón, su rebelión y odio hacia Dios, y su comprensión del Mesías antes y después de poner su confianza en él.

Contar la historia de la crucifixión a través de los ojos del ladrón me hizo recordar la naturaleza profundamente personal del evangelio; al igual que el ladrón, soy un pecador que no puedo hacer nada para rescatarme. Smith armoniza profundamente el antecedente del Antiguo Testamento en la historia de vida del ladrón, describiendo lo que probablemente estaba pensando en las últimas horas de su vida cuando vio a la multitud burlándose y escuchó los gritos de Jesús desde la cruz.

Además, fui cautivado por el relato del ladrón acerca de la pasión cuadro por cuadro a medida que se desarrollaba, y cómo llegó a ver las implicaciones del evangelio en las acciones de Jesús hacia aquellos a su alrededor —hacia sus ejecutores, hacia su madre y hacia el propio ladrón. “El cielo, cómo llegué aquí” rebosa de la verdad del evangelio.

Admiración Restaurada

Si usted es como yo, su asombro en el evangelio puede ser obstaculizado por la familiaridad excesiva. La lectura de este libro me ayudó a cortar las capas de distracción para proporcionar un vívido vislumbre de la gracia de Dios en Cristo. Sentí que yo era el ladrón colgado en esa colina, y pensé en las profundas emociones y compasión del Salvador de una manera que nunca antes había pensado. En resumen, este libro ayudó a traer de vuelta la admiración hacia evangelio trayéndome a los pies de la cruz.

Este libro satisfará el anhelo celestial de muchos, no porque describa el cielo al lector (no lo hace), sino porque describe el camino al cielo y da a los creyentes la seguridad de que en el Calvario nuestra salvación fue asegurada. Por la gracia de Dios los lectores se sentirán atrapados por la comprensión de que el ladrón en la cruz no tuvo oportunidad de hacer buenas obras, y sin embargo Jesús le declaró: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43).

Leer y compartir

Creo que “El cielo, cómo llegué aquí” podría funcionar de manera similar a El Dios pródigo de Tim Keller al contrastar la mera religiosidad con la gracia del evangelio. Su formato accesible hace que sea fácil de regalar e incluso leer en una sola sesión. Los pastores tendrían que tener algunos a mano para dar a los buscadores, a los que luchan con seguridad, y a los que necesitan una mirada más profunda y personal a las buenas nuevas.

Si buscan profundizar su comprensión del amor en forma de cruz de Dios y compartirlo con otros, no puedo dejar de recomendar cálidamente “El cielo, cómo llegué aquí”.


Colin S. Smith. El cielo, cómo llegué aquí: La historia del ladrón en la cruz. 2016. Editorial CLC, 84 pp.

Una versión de este artículo fue publicada en The Gospel Coalition.

CARGAR MÁS
Cargando