×

Hacer resoluciones a inicio del año es lo máximo para muchas personas, pero ¿qué tal si convertimos nuestras resoluciones en oraciones?

Mi resolución para el 2018 es una sola: “Señor, ¡concédeme orar más!”. Sé que nada podrá traer más beneficio a mi vida en este nuevo año que cultivar el ser un hombre, pastor, esposo, y padre de oración con una mayor dependencia de Dios. Él es la fuente y el dador; yo soy el necesitado. Él es quien tiene todo; yo soy a quien le falta. Él es quien da; yo soy el que recibe. Además, Él nos desafía diciendo “pídeme”, y nos da la fe para creer (Mat. 7:7).

La dinámica no puede ser más evidente: mi problema no es que pido mucho, sino que pido poco. Por lo tanto, quiero resolver orar y pedir más en este nuevo año. No es solo una resolución, sino también una oración. Necesito ambas cosas. ResOración.

Estas son siete resOraciones para este nuevo año 2018:

1. Ya que mis pensamientos determinan en gran medida lo que termino haciendo, Señor, ayúdame a estar más lleno de tu Palabra para tener una mente espiritual. Dame la gracia para pensar más en lo que tú dices y menos en lo que deseo (He. 4:12).

2. Ya que has puesto tu Espíritu en mí, Señor, ayúdame a ser más santificado y gobernado por tu influencia. Dame la gracia para entender que yo puedo conseguir más cuando digo “sí” a ti, que cuando digo “sí” a mí (Ef. 5:18-21).

3. Ya que no puedo controlar nada del pasado, ayúdame a perdonar, sanar, y dejar atrás las heridas del 2017. Dame la gracia para amar desmedidamente, perdonar inmerecidamente, y avanzar gozosamente (Fil. 3:13-14).

4. Ya que me llamas a testificar de ti y servirte en el presente, ayúdame a discernir tu voluntad en cada momento y disfrutar cada día tus misericordias. Dame la gracia para entender que mi reto es celebrar y disfrutar más lo que tengo en vez de desear lo que no tengo (Lam. 3:23).

5. Ya que no puedo controlar el futuro, ayúdame a confiar en ti en medio de los retos que vendrán en este nuevo año 2018. Dame la gracia para poner en ti mi esperanza y abrazar tus promesas, especialmente cuando dices que no dejarás de hacerme el bien (Jer. 32:40, Sal. 32:8).

6. Ya que me creaste con un propósito, Señor, ayúdame a servirte con mayor fidelidad y dame más entendimiento de mi llamado. Dame la gracia para vivir aquí no tan enfocado en lo que puedo ver, sino aprovechando cada oportunidad de sembrar para lo eterno (Sal. 90:12).

7. Ya que necesitaré de mucha gracia y paciencia para vivir glorificando tu nombre, Señor, ayúdame a llenarme más de ti. Dame la gracia para entender que no podré dar lo que no tengo, y por tanto debo de venir a ti antes de ir a otros. “Sácianos por la mañana con tu misericordia, y cantaremos con gozo y nos alegraremos todos nuestros días” (Sal. 90:14).

El año 2018 está aquí, Dios lo ordenó, la historia ya está escrita. Ahora necesitamos resOraciones para vivirlo para Su gloria.


Imagen: Lightstock.
CARGAR MÁS
Cargando