×
Nota del editor: 

Para aprender más sobre la productividad cristiana, mira el libro Aprovecha bien el tiempo (Grupo Nelson, 2020), por Ana Ávila.

Todos queremos que nuestra vida cuente. Nadie desearía, en el ocaso de su caminar sobre la tierra, mirar atrás y darse cuenta de que desperdició la mayoría de su tiempo en cosas que no aprovechan.

La pregunta es: ¿Refleja nuestro día a día este deseo? ¿O solo decimos que queremos aprovechar el tiempo, mientras que dejamos que las horas se vayan casi sin darnos cuenta en qué?

Mucho se ha escrito y hablado acerca de la productividad personal. Expertos en el tema nos animan a enfocarnos en lo importante y priorizar las tareas del día para no dejarnos llevar por distracciones. Otros nos retan a no desperdiciar nuestras habilidades y a trabajar duro para lograr grandes cosas.

Pero, ¿qué dice Dios? ¿Qué nos enseña la Biblia acerca de cómo invertimos nuestro tiempo? ¿Será que a Jesús le importaba todo eso de la productividad? Sí, pero depende de cómo definamos el término.

En mi libro Aprovecha bien el tiempo, argumento que la productividad es crucial para el caminar cristiano que le agrada a Dios, pero también aclaro que primero tenemos que entender bien el concepto. La productividad según la Biblia no es hacer muchas cosas en poco tiempo, ni alcanzar fama o riquezas, ni tachar todos los pendientes de tu lista de tareas antes de irte a dormir. La productividad es simplemente aprovechar los recursos que tienes —tu tiempo, energía y habilidades— de la mejor manera que puedes, para la gloria de Dios y el bien de los demás.

Jesús vivió así. No fue productivo en los términos de muchas personas hoy: no sanó a todos los enfermos ni predicó en todos los lugares, no temía dejar ir a muchos de sus seguidores, y pasó mucho tiempo comiendo con amigos y orando en lo secreto. Pero Jesús sí fue productivo en los términos de Dios. Vino a cumplir su misión. Amó y sirvió sin esperar nada a cambio. Escuchó a su Padre y caminó en Su voluntad. Así luce una vida que aprovecha bien el tiempo.

Eres libre para ser productivo

Para ayudarte a meditar en lo que la Escritura dice sobre la productividad personal, hemos creado un nuevo plan de lectura bíblica para la aplicación de YouVersion. En él descubrirás que no importa quién seas ni de dónde vengas (ni lo bueno o malo que seas para manejar tu agenda), si estás en Cristo, eres libre para ser productivo.

No estás aquí por accidente. Dios preparó buenas obras para que andes en ellas, mostrándole al mundo quién es el glorioso Señor que te ha salvado (Ef. 2:10). Ser productivo según la Biblia es buscar sabiduría para caminar como lo que ya somos gracias al sacrificio de Cristo en la cruz. En Él, nuestras vidas jamás serán un desperdicio. En Él, escucharemos “siervo bueno y fiel” al final de la carrera.

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando