9 cosas que debes saber sobre Jerusalén

El día lunes, Estados Unidos abrió formalmente su embajada en Jerusalén, finalizando la reubicación de la misión estadounidense en Israel desde su ubicación previa en Tel Aviv. Aquí hay nueve cosas que deberías saber acerca de una de las ciudades más antiguas y veneradas del mundo.

1. Jerusalén es una de las ciudades más antiguas del mundo. La evidencia indica que el área en la que se encuentra Jerusalén actualmente estuvo habitada ya en la Edad de Cobre, en algún momento del cuarto milenio antes de Cristo. También existe evidencia de que un asentamiento permanente pudo haber existido ya en la edad de Bronce, alrededor del 3000 y 2800 antes de Cristo.

2. Jerusalén no es solo una de las ciudades más antiguas en la historia, sino que también es una de las más disputadas. De acuerdo al historiador Eric H. Kline, la ciudad ha sido destruida al menos dos veces, sitiada 23 veces, atacada 52 veces más, y capturada y recapturada 44 veces.

3. El nombre “Jerusalén” aparece 806 veces en la Biblia; 660 veces en el Antiguo Testamento y 146 veces en el Nuevo Testamento (no incluyendo los sinónimos que se utilizan para referenciar a la ciudad). La primera aparición de Jerusalén se encuentra en Josué 10:1 (“Cuando Adonisedec, rey de Jerusalén (Ciudad de Paz), se enteró de que Josué había capturado a Hai…”). Algunos académicos también creen que una alusión a Jerusalén aparece en Génesis 14:18 con referencia a Melquisedec, rey de Salem, porque la construcción poética paralela del Salmo 76:2 equipara a Salem con Sion.

4. Jerusalén es el hogar de algunos de los sitios más sagrados para el cristianismo, judaísmo, e islam. Para los cristianos, la ciudad es importante porque fue el lugar de la última cena, el arresto, juicio, y crucificción de Jesús; su cercana sepultura; su resurrección y apariciones post resurrección; y de su ascensión y promesa de regreso. Para los judíos, la ciudad es el hogar de Kotel, o el Muro de las Lamentaciones, un remanente del muro de contención del monte del Templo Sagrado. Como Erica Chernofsky nota: “Los judíos creen que esta fue la ubicación de la roca fundacional de la cual el mundo fue creado, y donde Abraham se preparó para sacrificar a su hijo Isaac. Muchos judíos creen que la Cúpula de la Roca es donde se encontraba el Lugar Santísimo”. (El Lugar Santísimo, localizado en el Monte del Templo, es el lugar más sagrado del judaísmo). En el Islam, la Cúpula de la Roca es donde los musulmanes creen Mahoma ascendió al cielo después de haber sido transportado desde la Meca a l lugar donde hoy se encuentra la mezquita de Al-Aqsa. Este sitio es el tercer lugar más sagrado para los musulmanes, después de la Meca y Medina. Para los judíos, la ciudad es casa del Kotel, o el Muro de los Lamentos, un remanente exterior del santo templo. Como dice Erica Chernofsky: “Los judíos creen que esta era la localización de la piedra de fundación por la cual el mundo fue creado, y donde Abraham se preparó para sacrificar a su hijo Isaac. Muchos judíos creen que el Domo de la Roca es el sitio del lugar santísimo”. (El lugar santísimo, localizado dentro del monte del templo, es el lugar más sagrado en el judaísmo”. En el islam, el Domo de la Roca es donde los musulmanes creen que Mohamed ascendió al cielo después de ser transportado de Meca a la localización donde la mezquita Al-Aqsa ahora está. Este sitio es el tercero más sagrado para los musulmanes, después de Meca y Medina.

5. Después de ser elegido rey de Israel, el rey David capturó la ciudad de Jerusalén de los jebuseos (caananitas) y la convirtió en la capital de la nación (2 S. 5:3-6). La ciudad permaneció siendo la capital de Israel hasta que los romanos la saquearon en el 70 d. C. Desde entonces hasta 1948, varias facciones no judías controlaron el lugar.

6. De 1517 a 1917, la ciudad estaba controlada por el Imperio otomano, y luego de 1917 a 1947 por el Imperio británico. En 1947 las Naciones Unidas desarrollaron el Plan de Repartición para Palestina, una propuesta de dividir la ciudad entre Israel y Palestina. Antes de que el plan pudiera ser implementado, sin embargo, surgió una guerra en la región. La guerra de 1948 resultó en la división de Jerusalén, con los israelitas controlando el oeste de Jerusalén y los jordanos controlando el este de Jerusalén, incluyendo el área conocida como la “ciudad vieja”, con los sitios santos religiosos. La ciudad continuó dividida entre árabes y judíos hasta la Guerra de los Seis Días.

7. Por dos décadas después de la guerra árabe-israelí de 1948, las tensiones continuaron entre Israel y sus vecinos árabes. En mayo de 1967, Egipto, Jordania, y Siria comenzaron a movilizar sus fuerzas militares e iniciaron un bloqueo naval de las exportaciones y los puertos israelitas. Israel respondió al atacar previamente las pistas aéreas egipcias, destruyendo el 90% de la fuerza aérea egipcia. En los primeros tres años de la guerra, Israel logró capturar la franja de Gaza, el canal de Suez, y la península del Sinaí. Aunque Israel había pedido a Jordania que permanecieran neutral en la ciudad de Jerusalén, los jordanos comenzaron a atacar el oeste de Jerusalén. En junio 7, Israel capturó toda la ciudad de Jerusalén y aceptó un cese al fuego con Jordania. Desde entonces, Israel ha controlado la ciudad entera (los musulmanes en Israel tiene acceso completo a sus sitios santos, aunque los palestinos en la ribera occidental tienen acceso restringido a la ciudad).

8. En 1980, el Knesset (la legislatura israelita) adoptó la “ley de Jerusalén”, que dice: “Jerusalén, completa y unida, es la capital de Israel”, y que “Jerusalén es donde estará el presidente del Estado, el Knesset, el gobierno, y la Suprema Corte”. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que había por mucho tiempo criticado el anexo israelita de la ciudad, respondió al adoptar la resolución 478. La resolución declara que la “ley de Jerusalén” es una violación de la ley internacional y llama a que los miembros de la ONU retiraran sus misiones diplomáticas en la ciudad. La resolución pasó 14-0, con los Estados Unidos absteniéndose.

9. En 1995, el Congreso estadounidense pasó el Acta de la Embajada de Jerusalén, el cual provee fondos para mover la embajada estadounidense en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén. La ley fue adoptada por una gran mayoría del Congreso (374-37) y el Senado (93-5). Pero la ley también incluía una provisión dando al presidente “autoridad de renuncia” para suspender la decisión de moverse por seis meses si el ejecutivo en jefe consideraba que era “necesario para proteger la seguridad nacional y los intereses de los Estados Unidos”. Desde entonces cada presidente, incluyendo Clinton, Bush, y Obama, firmaban la renuncia cada seis meses. El presidente Trump firmó la renuncia dos veces antes de dirigir al Departamento de Estado que moviera la embajada estadounidense.


Imagen: Lightstock.
CARGAR MÁS
Cargando