×

Debido a nuestra condición como pecadores, muchas veces nos encontramos sintiendo menos pasión por Dios que la que quisiéramos tener hacia Él. ¿Qué podemos hacer en esos momentos? ¿Cómo podemos buscar amar más a Dios?

Pensando en eso, aquí compartimos algunos recursos que pueden servirte llevándote a reflexionar más sobre el evangelio que transforma nuestras vidas y nos conduce a la adoración:

¿Cómo puedo crecer en mi amor por Jesús?, por Andrés Birch, Joselo Mercado y Juan Marcos Gómez.

En este video de mesa redonda, los pastores Andrés Birch, José Mercado y Juan Marcos Gómez conversan sobre el arrepentimiento continuo del creyente, y cómo nuestro afectos pueden ser transformados al acercarnos a Jesús.

Un Dios que nos desea, por Trevin Wax.

“Dios expresa Su amor por medio de Su sacrificio, con el fin de estar con Su pueblo. Muchos cristianos entienden la primera parte de esta verdad (“Dios nos ama”) e incluso la segunda parte (“por medio de Su sacrificio”), pero pierden de vista el propósito (“con el fin de estar con Su pueblo”). El resultado es que creemos que Dios nos ama, pero no creemos que le agrademos mucho”.

Dios no quiere TU felicidad, por Jonathan Muñoz Vásquez.

“La noticia es esta: Dios no quiere darte TU concepto de felicidad. Dios definitivamente no quiere TU felicidad. Él te creó y Él sabe qué es lo mejor para ti, mejor que tú mismo, pues la raza humana hace tiempo que perdimos el rumbo y que vagamos en las granjas de cerdos deseando las algarrobas que les dan, mientras nuestro Padre tiene un banquete en casa. Hace rato que tomamos agua de la letrina y la llamamos deliciosa cuando a sólo un paso está el agua fresca y cristalina de la vertiente que Dios nos ofrece. Hace rato que empezamos a llamar a lo malo bueno y a lo bueno malo”.

En la cruz conocí a Dios, por Sebastián Menay.

“Cuando decimos que podemos conocer a Dios, no pretendemos decir que es posible ‘aprehender’ a Dios, como si el Dios infinito pudiera ser colocado dentro de nuestros estrechos límites. ¡Es imposible comprenderlo completamente! Sin embargo, sí podemos conocerlo verdaderamente. Cuando conocemos al Crucificado, conocemos a Dios, porque Él no es una parte de Dios (¡como si pudiéramos dividir a Dios en partes!), sino que es uno con el Padre (y el Espíritu)”.

La libertad del amor, Jesse Benack.

“Nosotros podemos amar a Jesús y a los demás con nuestras vidas y nuestra obediencia, porque el Salvador nos ha amado a la perfección, y por lo tanto nos ha dado seguridad. Nosotros hemos sido amados a la perfección, por lo tanto, no le tememos al juicio. Nuestra relación con Dios ha sido establecida en el pacto donde Dios nos promete su amor”.

Cómo estimar todo como pérdida, por John Piper.

“¿Qué significa estimar las cosas como pérdida por amor de Cristo? ¿Qué significa renunciar a todo lo que tenemos por el amor de Cristo? Pablo dijo que él lo hizo: ‘Estimo todas las cosas como pérdida ante la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor’ (Filipenses 3:8). Y unos pocos versículos más adelante dijo: ‘Hermanos, sed imitadores de mí’ (3:17). Así que este es un mandamiento a todos los creyentes”.

Dios nos ama, a pesar de nosotros, por Oscar Morales.

“Dios nos buscó de tal forma que un día, hace más de dos mil años, la segunda persona de la Trinidad, despojándose de su gloria, tomó forma de hombre y vivió la vida que nosotros debíamos de vivir y recibió el castigo que nosotros merecíamos, para poder restaurar nuestra relación con Dios”.

Para aprender mucho más, te animamos a navegar en nuestro contenido con ayuda del buscador.


Imagen: Lightstock.
CARGAR MÁS
Cargando