×

1 Reyes 18 – 20  y   1 Juan 1 – 2

Cuando Acab vio a Elías, Acab le dijo: “¿Eres tú, perturbador de Israel?” Y él respondió: “Yo no he perturbado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, porque ustedes han abandonado los mandamientos del Señor y han seguido a los baales”.

(1 Reyes 18:17-18)

Todos nosotros deseamos ser personas a carta cabal porque estamos dotados para desarrollar nuestras personas. Es nuestra responsabilidad, entonces, organizarla para hacer de ella una vida efectiva y fructífera. Todos queremos desarrollarnos como personas sin convertirnos en personajes de ficción que son solo una actuación para agradar a los demás y ocultar lo que en verdad somos. Tampoco queremos ser parte del personal, convirtiéndome en parte de una masa impersonal, un número, una cuenta bancaria, un mero código de barras. La verdad es que todos queremos ser identificados por nuestros nombres de manera individual y reconocidos por nuestras características particulares.

Todos los seres humanos tenemos características comunes que expresamos, usamos y las hemos hecho crecer de diferentes maneras. Tenemos capacidad de nuestra propia existencia, gozamos de memoria, capacidad de reflexión y afectos particulares. Tenemos voluntad y somos capaces de tomar decisiones y ejecutarlas.

El problema es que toda esta constitución perfecta se ve afectada por problemas de índole espiritual y de formación (o deformación) en el devenir de nuestra existencia. Así es que cada uno de nosotros lleva la carga de algún tipo de deterioro anímico y personal que nos hace infelices e incapaces de alcanzar el pleno de nuestras potencialidades. Sin embargo, todo esto no nos hace irresponsables, sino que nos obliga a poder trabajar y encontrar respuestas para cada uno de nuestros dilemas.

John Quincy Adams, sexto presidente de Estados Unidos, escribió en su diario: “Soy un hombre reservado, frío, austero y cohibido: mis adversarios políticos dicen que soy un sombrío misántropo* y mis enemigos personales me tildan de salvaje insociable. Pese a que conozco el defecto de mi carácter, no por eso tengo la maleabilidad necesaria para reformarlo *(que manifiesta aversión por el trato humano)”.

Los que conocen la obra política de este hombre podrían sorprenderse con esta afirmación tan oscura de sí mismo. Como ministro de Estado fue uno de los formuladores de la política exterior norteamericana. Él fue un defensor destacado de la libertad de expresión y portavoz de la causa antiesclavista. Sin embargo, todos los logros profesionales, la fuerza y pujanza para sacar adelante un ideal, y hasta un país, se ven empañados por un hombre que no podía lidiar con las debilidades de su propio carácter.

Como ven, no podemos dejar el trabajo de nuestro carácter a la casualidad. Puede decirse sin exageración que los individuos que fracasan con el desarrollo de su carácter son una gran tragedia porque las guerras llegan y se van las circunstancias económicas se modifican de acuerdo con los diferentes factores en juego; las desventajas naturales y las catástrofes inherentes a la existencia humana afectan con frecuencia variable a todo el mundo; las desigualdades sociales son crueles con algunos, y la prosperidad arruina a otros; pero a través de todas las situaciones de esta escena complicada, en la mansión como en la choza, en la guerra como en la paz, en opulencia o pobreza, en felicidad doméstica o discordia, entre los ignorantes o los académicos; por doquier, solo un carácter afirmado, sano y vibrante puede dar la posibilidad de vivir por encima de todo aquello que nos toca vivir y no podemos modificar.

Elías iba a tener su primer encuentro con el temible rey Acab. Las primeras palabras de Acab al ver a Elías demuestran el grado de desarticulación de su carácter. Le increpó al profeta los daños que el juicio de Dios había producido sobre toda la nación. Elías tuvo que corregirlo y decirle: “Tú eres el culpable” a lo que el rey no respondió ni una sola palabra, se quedó pasmado, incapaz de entender lo que Elías le decía. El problema de Acab, al igual que el de muchos hombres y mujeres del siglo XXI, es que era incapaz de reconocer un esquema valórico superior a su propia e irrefrenable voluntad, y menos podía aceptar como propias las consecuencias de sus funestas decisiones.

Desde los tiempos de Jeroboam, todo Israel había perdido el norte y cada uno se había dejado llevar por sus propios desvaríos y opiniones. Todo el pueblo mantenía la misma actitud irresponsable de Acab. Elías lo supo describir muy bien cuando se presentó delante del pueblo diciéndoles: “¿Hasta cuándo vacilarán entre dos opiniones? Si el Señor es Dios, síganlo; y si Baal, síganlo a él. Pero el pueblo no le respondió ni una palabra” (1 Re. 18:21b).

La nueva religión de Israel mostraba la desarticulación del carácter de los hebreos. Ahora adoraban a una pequeña estatuilla de barro llamada Baal (Señor) y tenían un culto sin valores o demandas. Todo se basaba en la búsqueda de su propio provecho y satisfacción. Aun las prácticas religiosas eran inhumanas y hasta sanguinarias, pero eso era lo que al pueblo, al parecer, le agradaba. Esas tristes convicciones de los profetas de Baal se observan durante su enfrentamiento con Elías:

 “Entonces tomaron el novillo que les dieron y lo prepararon, e invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: Oh Baal, respóndenos. Pero no hubo voz ni nadie respondió. Y danzaban alrededor del altar que habían hechoY gritaban a grandes voces y se sajaban, según su costumbre, con espadas y lanzas hasta que la sangre chorreaba sobre ellos. Pasado el mediodía, se pusieron a gritar frenéticamente” (1 Re. 18:26,28,29a).

Esa era la triste realidad de un pueblo distanciado de Dios que había caído en la locura al abandonar la cordura que solo el Señor puede brindar.

Ninguno de nosotros está libre de perder el control sobre su propio carácter. Es un trabajo diario, constante y persistente, no podemos soldarlo para que quede inamovible; es más bien como un río, cuya corriente debe llegar al mar; tendrá remolinos, crecidas, caminos tortuosos, pero siempre se dirigirá en la misma dirección. Y esa es nuestra tarea: tener una sola dirección que nos permita saber que estamos yendo a alguna parte.

Nuestro carácter tiene que ser ejercitado de manera permanente porque los embates contra él son permanentes. Por ejemplo, Elías había tenido sucesivas victorias espirituales. Sin embargo, sus fortalezas se vieron debilitadas cuando, de repente, se vio amenazado por Jezabel, la temible esposa de Acab. Ella decretó su muerte inmediata, y Elías, lleno de temor, huyó despavorido: “y anduvo por el desierto un día de camino, y vino y se sentó bajo un arbusto; pidió morirse y dijo: Basta ya, Señor, toma mi vida porque yo no soy mejor que mis padres” (1 Re. 19:4).

La grandeza de un carácter está tanto en su grandeza como en su delicadeza. Elías era un hombre como cualquiera de nosotros y podía sucumbir ante la prueba como cualquiera de nosotros. Pero el Señor estuvo cerca para fortalecer su carácter, así como está cerca de nosotros para fortalecernos de la misma manera. La solución para Dios no radicaba en cambiar las circunstancias, sino en devolverle el norte a Elías con su voluntad. El Señor le hizo la misma pregunta dos veces: “¿Qué haces aquí, Elías? ” (1 Re. 19:9b,13b).

Elías respondió desde su propio corazón, con miedo pero sin excusas: “Entonces él respondió: He tenido mucho celo por el Señor, Dios de los ejércitos; porque los Israelitas han abandonado Tu pacto, han derribado Tus altares y han matado a espada a Tus profetas. He quedado yo solo y buscan mi vida para quitármela” (1 Re. 19:14). El Señor no lo dejó escondido, no le secó las lágrimas, no le justificó su miedo, lo que hizo fue simplemente devolverle la dirección perdida: “Y el Señor le dijo: “Ve, regresa por tu camino” (1 Re. 19:15a).

Elías no podía dejar de ser Elías, así como tú no puedes dejar de ser tú. Todos nosotros debemos volver sobre nuestros pasos para saber quiénes somos y adónde vamos. ¿Dónde estás ahora? ¿En qué líos estás metido? ¿Por qué estás allí? Si no eres sincero en tus respuestas, antes de buscar tener un carácter organizado, preferirás organizar coartadas y justificaciones que quiten de en medio tu responsabilidad. Puedes también manifestarte impotente ante las circunstancias, que es también una de las mayores puertas de escape a la responsabilidad.

En realidad, el fatalismo es uno de los estados más cómodos en los que puede vivir el hombre. Pero si eres sincero, podrás compartir lo que dijo el apóstol Juan: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad” (1 Jn. 1:8-9). Reconocer nuestras faltas, pecados y dificultades delante del Señor es el primer gran paso para empezar a superarlas.

Solo la Palabra de Dios aplicada al corazón y a la vida práctica puede ayudarnos a fortalecer nuestro carácter y ayudarnos a alcanzar siempre un grado elevado de unidad en nuestra vida. Sin ella, nuestras vidas estarían divididas y diseminadas, pero con ella en el corazón alcanzarán totalidad, responsabilidad y coherencia. Así como cuando falla el sistema nervioso y el cuerpo puede empezar a manifestar desórdenes en su comportamiento que le impiden actuar en unidad; así también los reflejos, impulsos, deseos, emociones, pensamientos y propósitos deben hallarse coordinados en la Palabra de Dios para formar un carácter efectivo.

Nuevamente te pregunto: ¿QUÉ HACES AQUÍ…? Una respuesta sincera puede marcar la diferencia.

CARGAR MÁS
Cargando