Lo que necesitamos aprender de la iglesia primitiva

Muchos dicen que los cristianos que mantienen las doctrinas históricas y tradicionales están atrasados, son demasiado exclusivistas, y están en el lado equivocado de la historia.

Dos libros recientes que ponen en duda este punto de vista son los del historiador y erudito bíblico Larry Hurtado: Destructor de dioses: El carácter distintivo del cristianismo primitivo en el mundo romano (Destroyer of the Gods: Early Christian Distinctiveness in the Roman World), y ¿Por qué las personas se convertían al cristianismo en los primeros tres siglos? (Why on Earth Did Anyone Become a Christian in the First Three Centuries?).

Los primeros cristianos fueron ampliamente ridiculizados, especialmente por las élites culturales, fueron excluidos de los círculos de influencia y negocios, y con frecuencia fueron perseguidos y condenados a muerte. Hurtado dice que las autoridades romanas fueron especialmente hostiles con ellos, en comparación con otros grupos religiosos.

¿Por qué? Se esperaba que las personas tuvieran sus propios dioses, pero que estuvieran dispuestos a mostrar honor a todos los demás dioses también. Casi todos los hogares, todas las ciudades, todos los gremios profesionales –incluido el imperio mismo– tenían sus propios dioses. Ni siquiera se podía ir a una comida en una casa grande o a un evento público sin que se hiciera algún ritual para honrar a los dioses de ese grupo o lugar en particular. No hacerlo resultaba insultante, al menos para la casa o la comunidad. También era peligroso, ya que se pensaba que tal comportamiento podría provocar la ira de los dioses. De hecho, era visto como una traición no honrar a los dioses del imperio, en cuya autoridad divina se basaba su legitimidad.

Los cristianos, sin embargo, vieron estos rituales y homenajes como idolatría. Se comprometieron a adorar a su Dios exclusivamente. Si bien los judíos tenían el mismo punto de vista, en general se les toleraba ya que eran un grupo racial distinto, y su peculiaridad se consideraba una función de su etnia. Sin embargo, el cristianismo se extendió por todos los grupos étnicos, y la mayoría de los creyentes eran anteriormente paganos que de repente, después de la conversión, se negaron a honrar a los otros dioses. Este rechazo creó enormes problemas sociales, haciendo perturbador e imposible que los cristianos fueran aceptados en la mayoría de las reuniones públicas. Si un miembro de la familia o un sirviente se convertía en cristiano, de repente se negaban a honrar a los dioses de la familia.

La iglesia antigua era vista como demasiado exclusiva porque no honraba a todas las deidades. Hoy los cristianos son vistos como demasiado exclusivos porque no honramos todas las identidades.

La difusión del cristianismo fue vista como subversiva al orden social, una amenaza para el modo de vida de la cultura. Se pensaba que los seguidores de Jesús eran demasiado exclusivos para ser considerados buenos ciudadanos.

Tres razones por las que explotó el cristianismo

Pero a la luz de los enormes costos sociales de ser cristiano en los primeros tres siglos, ¿por qué alguien se convertiría al cristianismo? ¿Por qué el cristianismo creció tan exponencialmente? ¿Qué ofrecía el cristianismo que era mucho mayor que los altos costos culturales?

Hurtado y otros han señalado al menos tres cosas:

1. Los cristianos fueron llamados a un “proyecto social” único que ofendió y atrajo a la gente.

Los cristianos prohibieron tanto el aborto como la práctica de la “exposición infantil”, en la que los bebés no deseados simplemente eran desechados. Los cristianos también eran una contracultura sexual en la medida en que se abstuvieron de practicar la intimidad sexual fuera del matrimonio heterosexual. Esto sucedió en medio de una sociedad que pensaba que, especialmente para los hombres casados, el sexo con prostitutas, esclavos, y niños era perfectamente aceptable.

Sin embargo, los cristianos también fueron inusualmente generosos con su dinero, particularmente con los pobres y necesitados, y no solo con su propia familia y grupo racial. Otra diferencia notable fue que las comunidades cristianas eran multiétnicas, ya que su identidad común en Cristo era más fundamental que sus identidades raciales y, por lo tanto, creaban una diversidad multiétnica que no tenía precedentes para una religión. Finalmente, los cristianos no creían en la venganza, perdonando a sus enemigos, incluso a aquellos quienes los estaban matando.

2. El cristianismo ofreció una relación de amor directa y personal con el Dios creador.

La gente alrededor de los cristianos quería el favor de los dioses, y las religiones orientales hablaban de experiencias de iluminación, pero una relación de amor real con Dios era algo que nadie más estaba ofreciendo.

3. El cristianismo ofrecía seguridad de vida eterna.

Todas las demás religiones ofrecían una versión de la salvación a través del esfuerzo humano y, por lo tanto, nadie podía estar seguro de la vida eterna hasta que llegara a la muerte. Pero el evangelio nos da la base para la seguridad total de la salvación ahora, ya que es por gracia, no por obras, y por la obra de Cristo, no por la nuestra.

La iglesia primitiva y la actualidad

Si una religión no es diferente de la cultura circundante, si no critica y ofrece una alternativa, muere porque se le considera innecesaria.

Espero que ahora puedas ver la relevancia de estos estudios. La iglesia más antigua era vista como demasiado exclusiva y una amenaza para el orden social porque no honraba a todas las deidades. Hoy los cristianos son vistos nuevamente como una amenaza exclusiva para el orden social porque no honramos todas las identidades.

Sin embargo, la iglesia primitiva prosperó en aquella situación. ¿Por qué?

Una de las razones es que los cristianos fueron ridiculizados por ser demasiado exclusivos y diferentes. Sin embargo, muchos se sintieron atraídos por el cristianismo porque era diferente. Si una religión no es diferente de la cultura circundante, si no critica y ofrece una alternativa, muere porque se le considera innecesaria. Si los cristianos de hoy también fueran famosos por estar marcados por la castidad, la generosidad, la justicia, la etnicidad, y la pacificación, ¿no sería para muchos convincente? Irónicamente, para empezar, los cristianos estaban desfasados con la cultura del sexo, y no fue la iglesia sino la cultura la que finalmente cambió.

Otra razón por la que el cristianismo prosperó fue porque ofrecía cosas que ninguna otra cultura o religión afirmaba tener: una relación de amor con Dios, y salvación por gracia. Es lo mismo hoy. Ninguna otra religión ofrece estas cosas, ni siquiera el secularismo o aquellos que dicen ser “espirituales pero no religiosos”. Estas son todavía “ofertas de valor” únicas, y se pueden ofrecer a una población espiritualmente hambrienta y sedienta.

La iglesia primitiva seguramente parecía que estaba en el “lado equivocado de la historia”. No obstante, cambió la historia con una adhesión persistente al evangelio bíblico. Esa debería ser nuestra aspiración también.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Fabio Rossi.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando