La lámpara perdida del monasterio: Juan Ecolampadio

Martín Lutero no estuvo solo hace 500 años. Y no está solo hoy. Para marcar los 500 años de la reforma, Desiring God preparó una serie con un artículo nuevo cada día por el mes de octubre a través de personajes claves de este evento.

Lo primero que deberíamos hacer es sacar del medio el problema del nombre. No vayamos a tropezarnos con el nombre. Si viviera entre nosotros le diríamos “Juan Lámpara”. Su apellido alemán era Hussgen, el cual Juan mismo tradujo al griego (como era de costumbre en esos tiempos). 

En este breve resumen sobre la contribución de este hombre talentoso a la gran Reforma, quizá sería mejor simplemente llamarle Juan. 

“He perdido al monje”

Juan nació en Alemania en el año 1482, diez años antes de que Cristóbal Colón navegara el mar. Así como asociamos a Calvino con Ginebra, a Bucero con Estrasburgo, y a Lutero con Wittenburg, a Juan Ecolampadio se le asocia con Basilea. Fue un erudito humanista en ascendencia, entrenado en griego, latín, y hebreo. Para el año 1525, Juan alcanzó el puesto como predicador de la catedral en Basilea. 

Estando en Basilea, trabajó como asistente de Erasmo —el proyecto era la primera edición de la traducción griega del Nuevo Testamento por Erasmo, para la cual Juan escribió el epílogo. Juan fue un erudito humanista que se pasó a la Reforma, mientras que Erasmo fue un erudito humanista que permaneció en la comunión Romana. Ese fue un tiempo espiritualmente confuso para Juan, y resultó en que se convirtiera en monje. Pero pronto después decidió que no era lo correcto, diciendo: “He perdido al monje; he encontrado al cristiano”.

Un coro alemán

Juan dejó Basilea por un tiempo, pero regresó en el año 1522, cuando asumió un puesto en la Universidad de Basilea. Fue un académico y participante efectivo en varias disputas, las cuales eran una de las formas en las que las ciudades tomaban decisiones, y como resultado, los líderes de Basilea decidieron formar alianza con la Reforma. La misa se abandonó en Basilea para el año 1529. 

Esta fue una época de avivamiento espiritual genuino, como fue demostrado por el siguiente incidente:

Como para este tiempo, Dios honró a Ecolampadio y su iglesia con algo espectacular. Normalmente, un coro daba cortas respuestas en el latín en diferentes momentos litúrgicos prescritos durante el culto de adoración. Mas sin embargo, el Domingo de Resurrección, la congregación en San Martín espontáneamente comenzó a cantar en alemán durante el culto. Algo semejante a esto jamás había sucedido en ningún lugar. El concilio inmediatamente prohibió este tipo de canto. La congregación respondió al continuar haciéndolo. (Reformer of Basel [El reformador de Basilea], 19–20).

Matrimonio y controversia 

Un detalle interesante se relaciona a la decisión de Juan al casarse en 1528. Su esposa era una viuda llamada Wibrandis, quien después de que falleció Juan, se casó con otro líder de la Reforma, Wolfgang Capito. Después de que él falleció, se casó con otro reformador, Martín Bucer. Estas cosas pasan, por supuesto. Pero no suelen pasar tan a menudo. 

En cuestión a la eucaristía, el mundo reformado estaba dividido entre los respectivos puntos de vista de los luteranos, los calvinistas, y los zuinglianos. Los luteranos sostenían la presencia física de Cristo en la eucaristía, los calvinistas sostenían la presencia espiritual de Cristo en la eucaristía, y los Zuinglianos sostenían una postura memorialista.

Basilea queda a solo 54 millas de Zúrich, donde Zuinglio estaba ministrando. Juan se apegó a Ulrico Zuinglio, trabajando junto a él, y llegó a sostener la postura de Zuinglio con relación a la eucaristía. En el año 1529, Juan participó en el Coloquio de Marburgo, juntamente con Zuinglio, Lutero, Bucero, Melanchthon, y otros, en una apuesta sin éxito por la unidad protestante en el asunto de la eucaristía.

Cuando Zuinglio murió en batalla en el año 1531, Juan tomó las escalofriantes noticias bastante a pecho, y murió poco tiempo después.  


Publicado originalmente en Desiring God. Traducido por Stephanie Gonzalez 
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando