×

En un tiempo cuando se está leyendo y oyendo cada vez más sobre la predicación expositiva, su hermana menos conocida está pasando por una especie de crisis de identidad; algunos, desde hace años, están abusando de ella, mientras que otros no quieren saber nada de ella. Se trata de la predicación temática. Se la presentaré por medio de seis preguntas y respuestas:

1. ¿Qué es la predicación temática?

Básicamente, la predicación temática es el tipo de predicaciones que pretende exponer algún tema bíblico en particular más que algún texto bíblico en particular.

2. ¿En qué es diferente la predicación temática de la predicación expositiva?

¡En nada! Por lo menos, debería ser así. Es verdad que existe cierta tendencia de presentar estos dos tipos de predicación como dos alternativas enfrentadas entre sí, pero no tiene por qué ser así. Predicar de forma expositiva consiste en explicar y aplicar la Palabra de Dios; pues, toda buena predicación temática también hace eso: explica y aplica la Palabra de Dios. Toda predicación temática debería ser, también, una predicación expositiva.

3. ¿En qué es diferente la predicación temática de la predicación consecutiva?

Depende. La predicación consecutiva no es lo contrario de la predicación temática, sino de las predicaciones sueltas –o sea, las que no forman parte de una serie de mensajes–. La predicación consecutiva se da cuando dos o más predicaciones hacen una serie de mensajes en la cual existe una relación de continuidad entre las predicaciones que componen la serie. La predicación temática puede ser consecutiva, pero también puede no serlo. Cuando un predicador predica una serie de mensajes sobre algún tema bíblico –por ejemplo, sobre el tema de la oración– esos mensajes son consecutivos. Las únicas predicaciones que no son consecutivas son las que son sueltas, que no forman parte de una serie.

4. ¿Qué ejemplos hay de la predicación temática?

¡La Biblia es una fuente inagotable de temas para la predicación temática! Voy a sugerir cinco fuentes bíblicas de la predicación temática, basadas en mi propio ministerio:

1. Series basadas en algún pasaje bíblico

Es perfectamente posible predicar una serie de mensajes temáticos, basada en algún pasaje bíblico en particular. Por ejemplo: El gozo de Dios en la salvación del pecador (Lucas 15); Hombres y mujeres de fe (Hebreos 11); etc.

2. Series basadas en algún libro bíblico

Se puede predicar una serie de mensajes temáticos, basada en algún libro de la Biblia, sin predicar el libro en su totalidad. Por ejemplo: Las mujeres en el libro de Proverbios (las mujeres humanas, buenas y malas, y las mujeres representativas: ¡muy interesante!); Encuentros con el Señor en el Evangelio según Juan; Los Yo Soy en el Evangelio según Juan; Conversiones en el libro de Hechos de los Apóstoles; etc. En estos ejemplos no se trata de predicar el libro entero, sino algún tema dentro de cada libro.

3. Series basadas en algún personaje bíblico

Predicar una serie sobre la vida de Abraham no es igual que predicar el libro de Génesis, no solo por la extensión de la serie, sino también por el enfoque de la serie. Una serie sobre la vida de Elías se centraría en los capítulos correspondientes de Primero y Segundo de Reyes, pero también podría incluir la no muy conocida carta de Elías (2 Cr. 21:11 y ss.), la Transfiguración y Santiago capítulo 5, etc.

De las series que he predicado, una de mis favoritas fue sobre Juan el Bautista: (1) Juan el niño; (2) Juan el profeta; (3) Juan el predicador; (4) Juan el testigo; (5) Juan el bautizador; (6) Juan el líder; (7) Juan el preso; y: (8) Juan el mártir. Es otro ejemplo de la predicación temática.

4. Series basadas en algún tema bíblico

Hay muchos temas bíblicos que se prestan a la predicación temática: El tema del reposo en la Biblia (¡literalmente, desde Génesis hasta Apocalipsis!); Grandes oraciones de la Biblia; La adoración, según la Biblia; La familia cristiana, según la Biblia; El discipulado; Los unos a los otros – Cómo tratarnos en la familia de la fe; etc. Y he hecho una serie de cincuenta predicaciones bajo el título: El evangelio en toda la Biblia (cincuenta grandes textos evangélicos y evangelísticos).

5. Series basadas en alguna doctrina bíblica

También he hecho series doctrinales: Las doctrinas del cristianismo; Palabras de salvación (sobre las palabras que muestran la riqueza de la salvación: expiación, propiciación, reconciliación, redención, regeneración, conversión, justificación, adopción, etc.); El gobierno de la iglesia, según la Biblia; Las últimas cosas; etc. Y ¿por qué no hacer una serie de predicaciones sobre las características de una iglesia saludable?

5. ¿Cuáles son los beneficios de la predicación temática?

Aquí van algunos de ellos, pero habrá más:

1. Necesidad

La predicación temática permite al predicador tratar temas que necesitan tratarse, a veces de forma urgente, pero que no se pueden tratar tan fácilmente predicando libros enteros de la Biblia.

2. Variedad

Es bueno que haya variedad en los ministerios de los que predican la Palabra de Dios: la necesitan ellos y también sus oyentes.

3. Descanso

Hay un dicho en inglés que reza: “Un cambio vale tanto como un descanso”; o sea, descansamos, no solo no haciendo nada, sino también cambiando lo que hacemos. Los predicadores, y sobre todo los que predican muy a menudo, necesitan ese descanso que brinda el cambio; quizás al terminar una larga serie de mensajes sobre un libro entero de la Biblia, cambiar de marcha, recurriendo a la predicación temática.

6. ¿Cuáles son los peligros de la predicación temática?

Algunos de los peligros son:

1. El peligro de no predicar de forma expositiva

Aunque, como he señalado, la predicación temática y la predicación expositiva no son opuestos, muchos practicantes de la predicación temática no predican de forma expositiva. Esto ocurre cuando el tema gobierna el texto, y no al revés.

2. El peligro de un exceso de predicaciones temáticas

En mi opinión, lo normal debería ser la predicación de libros enteros de la Biblia (o de partes de libros enteros), y lo excepcional la predicación temática. Los libros de la Biblia fueron inspirados y dados como libros enteros: una razón de peso para que, como norma general, se prediquen libros enteros. Así los oyentes aprenden cómo leer la Biblia, llegan a entender libros enteros de la Biblia y se mantienen espiritualmente sanos.

3) El peligro de sacar textos fuera de su contexto

Aunque cualquier tipo de predicación puede caer en este error, es más fácil cuando se predica de forma temática, porque no siempre se presta la atención necesaria al contexto. Cuando se predica un libro entero, es más fácil no perder de vista el contexto.

4) El peligro de dejarse llevar por el subjetivismo

Predicar libros enteros ayuda a guardar al predicador de solo predicar sus temas favoritos. En cambio, uno de los peligros de la predicación temática es que el predicador decida qué temas va a predicar en función de su lectura muy subjetiva de las necesidades de sus oyentes.

Conclusiones

  1. En mi opinión, la predicación temática no debería ser la norma, sino la excepción; no el alimento básico, sino el plato especial ocasional.
  2. Toda predicación temática debería ser expositiva, en el sentido de explicar y aplicar uno o más textos bíblicos, dejando que el texto determine tanto el contenido como la forma del mensaje.
  3. La predicación temática no está reñida con la predicación consecutiva; es perfectamente posible que se prediquen series de mensajes sobre temas bíblicos, aunque la predicación temática no tiene por qué ser consecutiva.
  4. Como hemos visto, la Biblia es una riquísima fuente de todo tipo de temas que se prestan a ser predicados de manera temática, y sería una pena que se desaprovechara la oportunidad por culpa de un concepto erróneo o negativo de la predicación temática.
  5. Existe una serie de peligros relacionados con la predicación temática. Lo que hay que hacer con los peligros es: (1) reconocerlos; y: (2) evitarlos. La respuesta al abuso no es el desuso, sino el uso correcto.
  6. La predicación temática ofrece, tanto a los que predican como a los que escuchan, una serie de beneficios que complementan los de la predicación textual de secciones y libros enteros de la Biblia.
Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando