¿Cuántas personas hay en Dios?

El Catecismo de la Nueva Ciudad
Nota del editor: 

Este es un fragmento adaptado de El Catecismo de la Nueva Ciudad: La verdad de Dios para nuestras mentes y nuestros corazones (Poiema Publicaciones, 2018)editado por Collin HansenPuedes descargar una muestra gratuita visitando este enlace.

¿Cuántas personas hay en Dios?

En el único Dios vivo hay tres personas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Ellos son la misma sustancia, iguales en poder y gloria.

2 Corintios 13:14: Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.

Los cristianos somos monoteístas. No creemos en muchos dioses o en un panteón de dioses, sino en un solo Dios, y este Dios se expresa a Sí mismo y existe en tres personas. Ese lenguaje de personas es muy importante. La iglesia primitiva luchó por encontrar el lenguaje apropiado, y la palabra personas habla adecuadamente de la personalidad de los tres miembros de la Trinidad, así como de la relación que guardan entre ellos; el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo cohabitan como una esencia y, sin embargo, hay distinciones. El uno no es el otro, pero son iguales en rango, iguales en poder, iguales en gloria, e iguales en majestad. Así como sabemos que Jesús envió a los discípulos para ir y bautizar en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, así también sabemos que esta doctrina de la santa Trinidad está entretejida a lo largo de las Escrituras.

Para muchas personas, esta pregunta es aún más confusa: “¿Qué hace que esto sea tan importante? Está bien, entiendo que hay tres en uno, uno en tres. ¿Qué diferencia hace esto en mi vida cristiana?”. Siguiendo con el estilo trinitario, creo que esta doctrina tiene tres implicaciones importantes para nosotros.

En primer lugar, la Trinidad nos ayuda a comprender cómo puede haber unidad en la diversidad. Esta es una de las cuestiones más apremiantes en nuestro mundo. Algunos se enfocan casi exclusivamente en la diversidad, en el hecho de que las personas son diferentes. No ven que haya algún terreno común. Otros quieren insistir en que haya una completa uniformidad de pensamiento, tanto en el gobierno como en lo que expresamos. La Trinidad nos muestra que puede haber una unidad profunda, real, y orgánica en la diversidad, ya que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo están trabajando en completa unidad en nuestra salvación. El Padre la planificó. El Hijo la llevó a cabo. El Espíritu la aplica. Encontramos a Dios en toda su plenitud tanto en el Padre como en el Hijo y en el Espíritu Santo. Y, sin embargo, la obra divina de cada uno no es intercambiable ni redundante.

En segundo lugar, cuando tienes a un Dios trino, tienes la eternidad del amor. El amor ha existido desde la eternidad. Si tienes a un dios que no es tres personas, ese dios tiene que crear un ser a quien amar para poder expresar su amor. Pero el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, existiendo en la eternidad, siempre han sostenido esta relación de amor. Así que el amor no es una cosa creada. Dios no tuvo que salir de sí mismo para amar. El amor es eterno. Y cuando tienes a un Dios trino, tienes la certeza de tener a un Dios que es amor.

Por último, y más importante aún, la doctrina de la Trinidad es crucial para el cristiano porque no existe nada más importante en el mundo que conocer a Dios. Si Dios existe como un Dios en tres personas, si la divina esencia subsiste en el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, si somos bautizados en este nombre trino, entonces ningún cristiano debería querer ignorar esta realidad trinitaria. A fin de cuentas, la Trinidad importa porque Dios importa.

Oración: Padre, Hijo, y Espíritu Santo, estás más allá de nuestra comprensión. Gracias por atraernos a Tu amor, un amor que existe antes que el mundo en la perfección de cada una de Tus tres personas. Amén.


Consigue este libro en Amazon | Poiema.

CARGAR MÁS
Cargando