¡Ayuda! Me casé con un hombre espiritualmente inmaduro

Estás casada y tu esposo no es un líder espiritual. No toma iniciativa en la oración ni en los devocionales, no toma la iniciativa de llevar a la familia a la iglesia, no muestra preocupación por tu bienestar espiritual o la vida de tus hijos. A él no le importa la fe y no muestra ninguna inclinación a ello. Como pastor, he aconsejado a muchas esposas en esta difícil situación.

Estas mujeres cristianas están luchando, y quizá piensas: “Esa es exactamente mi situación ahora”. También he aconsejado a mujeres solteras que me dijeron: “Eso nunca me va a pasar”.

No importa en qué situación estás, hay esperanza en Cristo.

No te conformes con menos

¿Cómo te quedas atrapada en un matrimonio así?

Imagina esto: Pedro y Sara se encuentran en el trabajo. Él es trabajador, divertido, lo respetan en la oficina, y es guapo. Hace unos meses se fijó en Sara. Empezaron a hablar. La charla casual se convirtió en conversaciones largas. Almuerzos. Correo electrónico. Mensajes de texto. Su gusto por ella era claro, y él era directo, no vago como los otros tipos con los que ella salía.

Aquí está el problema: ella es cristiana, él no. Sara creció en una sólida familia cristiana y en una iglesia que predica el evangelio, y se convirtió en la escuela secundaria. El fruto del Espíritu es evidente en ella.

Pedro nunca ha ido a la iglesia y es agnóstico, en el mejor de los casos. Cada vez que ella menciona el tema de la religión, él decía: “Eso es bueno para ti, pero no estoy interesado”.

Cuanto más tiempo pasaban juntos, más se engancharon emocionalmente, y era más difícil dejarlo ir. Cuando sus padres y amigos más cercanos expresaron preocupación, ella lo defendió. Aunque su conciencia a menudo le preguntaba: “¿Es esto correcto? ¿Debería estar haciendo esto?”, era más fácil ignorar su conciencia y las críticas que renunciar a Pedro.

Una vez más, es posible que escuches esta historia y pienses: “Nunca seré yo”. Pero ten cuidado. Hay docenas de razones por las cuales las mujeres inteligentes se conforman con menos. Veamos brevemente cuatro.

1. El amor es ciego Debido a que la relación es divertida, el chico es cortés y amable, y presta atención como nadie más lo ha hecho, una mujer se siente emocionalmente atada y deja que sus prioridades se deslicen.

2. Idolatría del matrimonio. Un deseo bueno y piadoso de casarse adquiere un peso y una importancia que la institución del matrimonio no merece. Se convierte en un ídolo: “No estaré satisfecho hasta que encuentre un cónyuge”, o “si Dios me ama, me dará un marido”.

3. Temor. La preocupación puede contribuir a tomar una mala decisión; “Me temo que me sentiré sola por el resto de mi vida”, o “Me temo que nunca tendré hijos”. Algunas mujeres viven bajo la tiranía de la ansiedad. Miedo a los demás, miedo al fracaso, miedo a la incomodidad o dificultad, miedo a no obtener lo que quieres. Está todo allí. Debido a que los temores de este mundo son dueños de tu corazón, también son dueños de tu vida.

4. Búsqueda de las cosas equivocadas. Para algunos, más que la piedad, lo que más importa es el atractivo físico y sexual.

Si no estás buscando a Cristo, es fácil, tal vez incluso probable, que tomes una mala decisión.

Ahora, disminuye la velocidad y considera: ¿alguno de estos puntos te describe? ¿Incluso un poco? Si es así, debes lidiar con las malas motivaciones que te llevarán a una mala situación.

Además, si no estás buscando a Cristo, no estás conectada a una iglesia que predica el evangelio, no eres honesta acerca de los deseos de su corazón, o no estás dispuesta a someterte a Cristo en todas las cosas, es fácil, tal vez incluso probable, que tomes una mala decisión.

Reconocer tu debilidad te permitirá solicitar la ayuda del Espíritu y buscar consejo piadoso en tus relaciones.

Me conformé. ¿Y ahora qué?

Si Dios envió a Cristo al Calvario por ti, no te ha olvidado. Agárrate fuerte a este hecho.

Tal vez te casaste con un hombre espiritualmente inmaduro y te sientes estancada, y algunos días, sin esperanza. ¡Cobra ánimo! Dios no te ha dejado sola. ¿Cómo sé eso? Si envió a Cristo al Calvario por ti, no te ha olvidado. Agárrate fuerte a este hecho, porque lo necesitarás en los días más difíciles.

El liderazgo espiritual de tu esposo cambiará en proporción a su crecimiento en la fe. La madurez viene al conocer a Cristo, no cuando se trata al cristianismo como una religión dominical, o algo que se saca del cajón cuando las cosas son difíciles. Tu objetivo como esposa, cualquiera que sea la condición espiritual de tu esposo, es fomentar su crecimiento en una fe genuina.

Ayuda a tu marido a crecer

Para ayudar a tu esposo a crecer, necesitas hablar sobre tu fe. El silencio la mayor parte del tiempo no es una buena opción. Hay días en los que deberías dejar que el testimonio de toda tu vida testifique quién es Cristo y qué ha hecho por ti (1 Pe. 3:1–5). Pero también hay días en que tus palabras pueden provocar que tu esposo piense seriamente acerca de su relación con Cristo. Cuando hablas, el Espíritu puede usarte como un instrumento de gracia en su vida.

Necesitas una iglesia que predique el evangelio. Será tu salvavidas. La enseñanza, las oraciones, las canciones, la responsabilidad, y la comunidad, son vitales para tu supervivencia.

Pero también necesitas socios para ayudarle a tu esposo a crecer como líder. No puedes hacer esto por tu cuenta. Una comunidad rica en evangelio tendrá miembros que se persiguen unos a otros por el bien espiritual de todos. Cuando tu esposo viene los domingos, otros hombres hablarán con él. Él no se mantendrá espiritualmente inactivo, porque es imposible permanecer anónimo en esa iglesia. Por esta razón, encuentra una iglesia que no te deje sola, sino que se comprometa con tu familia y cuide bien de tu alma.

Finalmente, si tu esposo no tiene un interés espiritual en ti o en los hijos, debes tomar la iniciativa por el bien de tu familia. Si no va a cantar, orar, o abrir la Biblia con los niños, debes hacerlo tú, teniendo en cuenta el momento adecuado y no hacerlo de una manera que sea una afrenta para él. Lo mismo ocurre con ir a la iglesia. No abandones la adoración si él no muestra un interés constante en ella. Lleva a los niños a la iglesia por el bien de sus propias almas.

Un esposo que no dirige está descuidando su responsabilidad ante Dios, y solo el Espíritu puede convencerlo de este pecado. Ve al Señor. Pide su misericordia. Dios es misericordioso y poderoso. Él puede ayudarte en tu momento de necesidad.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando