4 razones por las que la Biblia es inerrante

4 razones por las que la Biblia es inerrante

Rechazar la inerrancia resultará en graves consecuencias para la Iglesia.

La Palabra de Dios, como regla de fe y práctica, está bajo ataque y lo estará hasta que Cristo venga. Al hombre le parece anticuado lo que Dios ha dicho, y el enemigo siempre ha intentado convencer al hombre que lo que Dios ha dicho no es cierto.

La doctrina de la inerrancia, por lo tanto, es fundamental en nuestro tiempo. Pero, ¿qué es la inerrancia? Se ha dicho que la fe cristiana tiene tres fundamentos que no son negociables:

  1. La inspiración de la Palabra
  2. Su infalibilidad
  3. Su inerrancia

Los tres fundamentos se complementan y es bueno que tengamos esto claro.

La inspiración trata con el origen de la Biblia. Los evangélicos creemos que “Dios exhaló” las palabras de la Biblia usando a humanos para escribirlas. Pablo escribe:

“Toda Escritura es inspirada por Dios (literalmente: “exhalada por Dios”) y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena”, 2 Timoteo 3:16-17.

La infalibilidad tiene que ver con la autoridad y la naturaleza duradera de la Biblia. Ser infalible significa que algo es incapaz de fallar y, por lo tanto, no se puede romper. Pedro dijo: “La palabra del Señor permanece para siempre” (1 Pe. 1:23-25), y por lo tanto su autoridad no se puede quebrantar.

La inerrancia significa que lo que Dios ha dicho es sin error. Es creer en la “total veracidad y fiabilidad de las palabras de Dios” (Grudem, Systematic Theology, p. 90). Jesús dijo: “Tu palabra es verdad” (Jn. 17:17). Esta inerrancia no es solo en los pasajes que hablan sobre la salvación, sino que también aplica a todas las declaraciones históricas y científicas. La Biblia no solo es precisa en asuntos de fe y práctica, sino que es precisa y sin error con respecto a cualquier afirmación (Jn. 3:12).

La Biblia no solo es precisa en asuntos de fe y práctica, sino que es precisa y sin error con respecto a cualquier afirmación.

¿Porque es importante la inerrancia?

La inerrancia es extremadamente importante. Aquí hay 4 razones:

1. Se basa en el carácter de Dios.

La inerrancia se basa en el carácter de Dios que no puede mentir (He. 6:18; Ti. 1:2). Dios no puede mentir intencionalmente porque es quien dio la ley moral absoluta. No puede equivocarse porque es omnisciente. Y si la Biblia es la Palabra de Dios escrita (y lo es), entonces es sin error.

2. Fue enseñada por Cristo y los apóstoles.

La inerrancia fue enseñada por Cristo y los apóstoles en el Nuevo Testamento. Esta debería ser nuestra base principal para creer esta doctrina. B. B. Warfield dijo:

“Creemos en esta doctrina de la inspiración plenaria de las Escrituras principalmente porque es la doctrina que Cristo y sus apóstoles creyeron, y que ellos nos han enseñado” (Limited Inspiration, citado por Mohler, p. 42)

Para citar a Jesús mismo: “La Escritura no puede ser quebrantada” (Jn. 10:35), y “hasta que pasen el cielo y la tierra ni una pizca, ni un punto, pasará de la Ley hasta que todo se haya cumplido” (Mt. 5:18).

3. Es la posición histórica de la Iglesia.

La inerrancia es la posición histórica de la Iglesia cristiana. Albert Mohler, presidente del Seminario Bautista del Sur, señala que incluso algunos de los que se oponen a la doctrina de la inerrancia han estado de acuerdo en que la inerrancia es la posición estándar de la Iglesia cristiana a lo largo de los siglos. Mohler cita a los hermanos Anthony y Richard Hanson, eruditos anglicanos:

“Los padres cristianos y la tradición medieval continuaron esta creencia [en la inerrancia], y la Reforma no hizo nada para debilitarla. Por el contrario, dado que para muchos teólogos reformados la autoridad de la Biblia tomó el lugar que el papa había tenido en el esquema medieval, la infalibilidad de la Biblia se mantuvo firmemente y se definió más explícitamente entre algunos teólogos reformados” (pp. 48-49).

También dicen: “Las creencias aquí negadas [a saber, la inerrancia] eran creídas por todos los cristianos desde el principio hasta hace aproximadamente ciento cincuenta años” (p. 41).

4. Es fundamental para todas las demás doctrinas.

La doctrina de la salvación no tiene autoridad divina aparte de la infalibilidad e inerrancia de la Escritura.

La inerrancia es fundamental para todas las demás doctrinas cristianas esenciales. Es verdad, hay algunas doctrinas (como la muerte expiatoria y la resurrección corporal de Cristo) más esenciales para la salvación. Sin embargo, todas las doctrinas relacionadas con la salvación derivan su autoridad divina de la Palabra de Dios.

Entonces, la doctrina de la autoridad divina y la inerrancia de las Escrituras es el fundamento de todos los fundamentos. Por lo tanto, aunque uno puede ser salvo sin creer en la inerrancia, la doctrina de la salvación no tiene autoridad divina aparte de la infalibilidad e inerrancia de la Escritura.

La inerrancia merece una gran consideración entre los evangélicos y se ha ganado con razón el estatus de ser esencial para la fe cristiana. Por lo tanto, reducir la inerrancia al nivel de no esencial o incidental en la fe cristiana revela una ignorancia de las raíces teológicas e históricas del cristianismo. La inerrancia es fundamental para un cristianismo consistente y saludable. Ella simplemente no puede rechazarse sin graves consecuencias, tanto para el individuo como para la Iglesia.


Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando