×

Lecciones prácticas de la vida

Todos hemos escuchado frases como “al estudiar la Biblia puedes llenarte de conocimiento, pero no necesariamente serás un mejor cristiano en la práctica”. Quizá tú mismo te has encontrado frente a la Biblia y has pensado: “Creo que entiendo lo que dice este pasaje… pero simplemente no se me ocurre qué debo hacer con esto hoy”.

Lecciones prácticas de la vida es un sólido puente entre la santa Palabra de Dios y tu día a día. Entre el consejo eterno del Señor y la decisión de qué estudiarás el próximo año. Entre la profundidad de un término griego y ese mal hábito que tiene años entristeciendo tu caminar cristiano.

En resumen, Lecciones prácticas de la vida es una invitación a aplicar la Biblia a nuestras vidas, para cumplir de una forma real y visible con lo que agrada a Dios: andar en esta tierra como Jesús anduvo (1 Jn. 2:6).

Lecciones prácticas de la vida

Lecciones prácticas de la vida

CLIE. 176 pp.

Lecciones prácticas de la vida es un sólido puente entre la santa Palabra de Dios y tu día a día. Entre el consejo eterno del Señor y la decisión de qué estudiarás el próximo año. Entre la profundidad de un término griego y ese mal hábito que tiene años entristeciendo tu caminar cristiano.

CLIE. 176 pp.

¿Sermones por escrito?

La vida cristiana está llena de facetas. Este libro busca impactar, con la enseñanza clara de la Palabra de Dios, muchas de estas áreas que todos los cristianos tenemos en común.

Lecciones prácticas de la vida está compuesto por una serie de predicaciones transcritas del pastor John MacArthur, dirigidas principalmente a jóvenes estudiantes universitarios y de seminario, pero también al público en general. Cada predicación ocupa un capítulo, y no tienen relación directa con la siguiente.

¿Cómo luce una predicación de John MacArthur? Él toma un pasaje y lo expone teniendo en cuenta el contexto, dejando en claro el significado original que el Espíritu Santo inspiró. Pero eso es solo la mitad de la historia. MacArthur explica los principios bíblicos, ofreciendo ejemplos interesantes, ilustraciones vívidas, y muchas aplicaciones prácticas; a través de las páginas, el pasaje se vuelve no solo claro ante nuestra visión, sino también útil en nuestras manos para ponerlo por obra.

Aunque el libro no guarde una estructura capítulo a capítulo, cada sermón está cuidadosamente bosquejado. Muchas veces el pasaje a estudiar contará de unos pocos versículos, otras veces será un libro entero, y en otros casos una selección de las Escrituras alrededor de un tema.

Las Escrituras para la vida

En este libro encontrarás sermones sumamente edificantes. Esto se debe tanto a su contenido (variado y bíblico) como también por la forma en que es transmitido.

La lectura resulta fluida, ya que cada capítulo trata un asunto completamente nuevo. Encontrarás una gran variedad de temas: algunos sermones hacen más énfasis en la forma de tomar decisiones correctas, otros en la lucha contra el pecado, otros con el carácter cristiano, y otros sobre temas como el discipulado o la evangelización. Cada lección resulta útil para cualquier cristiano, sin importar la etapa de vida en que se encuentre.

Además, cada mensaje está profundamente comprometido con las Escrituras. La Biblia es el centro y la protagonista; ella define el punto al que el autor busca llegar en cada sermón. Por tanto, te invito a que, al leer, procures tener tu Biblia cerca; así entenderás mejor las referencias en el libro y encontrarás muchos tesoros.

Lecciones prácticas de la vida es un libro claro. En general, te encontrarás con un discurso muy ordenado y preciso. Cada término se utiliza de forma intencional. Pero lejos de caer en tecnicismos, MacArthur utiliza muchas ilustraciones para ayudarnos a entender. Como todo sermón, los capítulos están dirigido a personas en un contexto en particular, en este caso (principalmente) jóvenes seminaristas estadounidenses. Aunque muchas ilustraciones de fútbol americano, baseball, o atletismo pueden sonar más cercanas para algunos que para otros, el camino para comprender y aplicar las enseñanzas resulta muy sencillo.

Además de ser bíblico y claro, cada sermón es cercano al “oyente-lector”. John MacArthur es un pastor reconocido, respaldado por una admirable permanencia a través de décadas de ministerio. Sin embargo, sus palabras jamás resultan lejanas. Al avanzar en las lecturas te encontrarás con un padre, un abuelo, un discipulador, un vecino. Conocerás acerca de un maestro que marcó su vida, el ejemplo de su padre, sus experiencias de discipulado, y hasta con una carrera de atletismo que MacArthur perdió de manera insólita. Historias como estas no son simples anécdotas, sino que acompañan al texto bíblico haciendo más comprensible el mensaje. 

Incluso en los temas más confrontativos, su forma de dirigirse a la audiencia está marcada por interés real en su vida espiritual: 

“No les estoy diciendo estas cosas de esta mañana porque quiero golpearlos. Les estoy diciendo esto porque quiero mantenerlos alejados de la tristeza que todos nosotros alcanzamos a mi edad en la vida cuando miramos hacia atrás y decimos, ¿por qué llegué a permitir que ciertas debilidades se cultivaran cuando era joven?” (p. 86). 

Por todo esto, sus sermones se vuelven tan cercanos y cálidos, que de a momentos te sentirás uno más en el auditorio.

La mirada en el evangelio

Conforme lees Lecciones prácticas de la vida, es probable que muchas veces sientas que te quedas corto. La Palabra de Dios siempre confronta al verdadero creyente y todos tenemos todavía mucho por crecer. Probablemente no seas lo suficientemente valiente, no estés controlando bien tu cuerpo, o seas demasiado perezoso. Quizá te has dejado asediar por tu pecado con demasiada facilidad, o no has sido un discipulador a la altura del apóstol Pablo. Por eso es crucial poner nuestra mirada en el evangelio.

Dios está presente, no solo demandando santidad, sino dándonos lo necesario para obedecerle. A través de la salvación que nos fue dada en Cristo y en la vida que el Espíritu obra en nosotros, podemos realmente llevar la Biblia a nuestro día a día. De hecho, es la única forma de hacerlo (Jn. 15:5).

En palabras del pastor John: “Puedes decir: ‘bueno, tu sabes, la vida cristiana es difícil’. Para eso fuiste diseñado. Esa es la razón por la que tienes el Espíritu Santo. Esa es la razón por la que tienes la armadura de Dios disponible para ti” (p. 38). El objetivo de Lecciones prácticas de la vida es que la Biblia se vuelva tan real en nuestras vidas que afecte nuestras decisiones, nuestros hábitos, y nuestro carácter. Que la Palabra sembrada en nosotros no deje de dar fruto. 

CARGAR MÁS
Cargando