El genio expositivo de Juan Calvino

“La iglesia siempre irá hacia donde la dirija el púlpito” (p. xi). Sobre esta profunda y acertada afirmación descansa la nueva serie Un gran legado de héroes de la fe. Estos libros profundizan en la vida de distintos ministros cristianos que marcaron la historia de la iglesia cristiana. 

El genio expositivo de Juan Calvino, de Steven Lawson, presenta la vida del hombre conocido como el “genio de ginebra”, “el teólogo”, [1] y el “caso acusatorio”. Calvino fue pastor de una iglesia en Ginebra, Suiza, durante veinticinco años, y sus “ideas basadas en la Escritura ayudaron a moldear los principios fundamentales de la civilización occidental, dando lugar al sistema de gobierno republicano, a los ideales de la educación pública y a la filosofía del capitalismo de libre mercado” (p. 2).

Marchemos hacia Ginebra

La catedral de Saint Pierre en Ginebra llegó a convertirse en el refugio de muchos cristianos de diversas naciones. Bajo la majestuosa arquitectura de esta catedral se reunieron hugonotes (protestantes franceses) que se encontraban huyendo de la tiranía de sus tierras, escoceses e ingleses que apresuraban sus pasos para huir de las manos violentas de María la Sanguinaria, y también exiliados de Alemania e Italia. Toda esta multitud se reunió semana tras semana para escuchar la predicación de las Escrituras en voz del reformador de Ginebra. 

El genio expositivo de Juan Calvino
Steven J. Lawson
Poiema Publicaciones. 113 pp. US$6.99.

En este libro, Lawson busca responder varias preguntas: ¿qué hizo tan distintiva la predicación de Calvino? ¿Qué lo llevó a predicar unos 4,000 sermones a lo largo de su vida? ¿Qué características de su predicación pueden replicarse por las nuevas generaciones de pastores?

El perfil de un pastor

Lawson, partiendo de anécdotas y citas de este predicador, reconstruye 32 elementos que hacían de la predicación de Calvino un oasis para los sedientos. Estas características se observan en su preparación, su acercamiento al púlpito, su forma de comenzar con el sermón, su manera de exponer el texto, su retórica, su aplicación de la verdad, y su forma de concluir el sermón.

A lo largo de las páginas de este libro podrás encontrar una inmensa variedad de anécdotas que ilustran la vida de Calvino y los distintivos que hicieron que sus prédicas sigan siendo discutidas hasta el día de hoy. En muchas ocasiones estas anécdotas te harán sentir que estás junto a Calvino compartiendo el púlpito para exponer la gloria de Dios. En otros casos, las experiencias del pastor de Ginebra te llevarán a reflexionar sobre ciertas preguntas: ¿qué impulsaba a este hombre? ¿Qué fue lo que lo llevó a soportar el oprobio de sus enemigos con tal de predicar todo el consejo de Dios? 

Un recurso para el ministro de la Palabra

El genio expositivo de Juan Calvino logra lo que se propone. Con una estructura que facilita la lectura y comprensión, el lector podrá analizar con lujo de detalle la metodología, retórica, exégesis, y filosofía detrás de la predicación del genio de Ginebra. Este un recurso necesario para el ministro de la Palabra que busca exponer todo el consejo de Dios. Es por eso que Lawson afirma: “No puedo pensar en una mejor disciplina para los predicadores contemporáneos, aparte del estudio de la Escritura, que examinar la exposición bíblica de gigantes espirituales del pasado” (p. xii). En conclusión, nos unimos con Charles Spurgeon en su oración al clamar: “Queremos volver a tener Luteros, Calvinos, Bunyans, Whitefields; hombres capaces de marcar épocas, cuyos nombres infundan terror en nuestros enemigos. Tenemos mucha necesidad de ellos. ¿Cuándo llegarán? Son regalos de Jesucristo a la iglesia y vendrán a su tiempo” (p. 160).


[1] Llamado así por el reformador alemán Felipe Melanchton (p. 3).

[2] Por su tendencia a argumentar su punto de una forma convincente (p. 6).

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando