¡Únete a nosotros en la misión de servir a la Iglesia hispana! Haz una donación hoy.

×

La obra salvífica de Cristo se refiere al rescate efectivo de Jesucristo por Su pueblo, que comprende varios eventos. Dos eventos son requisitos previos para el resto: Su encarnación y Su vida sin pecado. Sin ellos no habría cruz ni tumba vacía.

Implicaciones de Su muerte y resurrección

La encarnación es cuando el Hijo eterno de Dios se hizo hombre (Gá 4: 4-5; He 2:14-15). Jesús vivió una vida como ninguna otra: una vida sin pecado (2 Co 5:21; 1 P 3:18). Dos eventos son el corazón y el alma de Su obra salvadora: su muerte y resurrección.

La muerte de Cristo reconcilia a los pecadores con Dios, los redime de la esclavitud del pecado, paga el castigo por sus pecados, derrota a sus enemigos, tiene victoria sobre el pecado de Adán y purifica a los pecadores (Gá 3:13; He 10:14).

La resurrección de Jesús como primogénito de entre los muertos, un evento inseparable de Su muerte, señala Su conquista de Satanás y los demonios (1 Co 15:21-22; 1 P 1:3). Cinco eventos son el resultado de Su muerte y resurrección.

Como sacerdote, Él se sentó y mostró la compleción de su sacrificio. Como Rey, Él reina con su Padre. Cristo continuó Su obra salvífica en Pentecostés al derramar el Espíritu Santo para bautizar a la iglesia en Su cuerpo (Hch 1:5).

La sesión de Cristo es cuando se sienta a la diestra de Dios como profeta, sacerdote y Rey (He 1). Como profeta celestial, da a sus siervos el Espíritu Santo para difundir Su Palabra.

La obra de intercesión de Cristo es Su oración por Su pueblo y salvar para siempre a todos los creyentes (Ro 8:34; He 7:25).

La ascensión mueve a Cristo de la tierra al cielo trascendente, asegurando que el Dios-hombre ha ido al cielo como nuestro precursor (Hch 5:31; He 9:24).

La segunda venida de Cristo trae la salvación final, ya que resucitará a su pueblo, transformará sus cuerpos para que sean como su cuerpo glorioso y los conducirá a una tierra nueva (1 Ts 1:9-10; 1 P 1:13).

Imágenes bíblicas sobre la obra salvífica de Cristo

Diversas imágenes se encuentran en las Escrituras para explicar el significado del logro salvífico de Jesús.

La imagen del sacrificio deriva del ámbito de la adoración. Necesitamos ser purificados porque estamos contaminados por nuestro pecado. Cristo es el Cordero de Dios y gran Sumo Sacerdote, quien se ofrece a Sí mismo como sacrificio para limpiar a los creyentes (He 9:12; 10:10, 14).

La imagen de la redención es del campo de la esclavitud. Necesitamos ser redimidos porque estamos esclavizados al pecado. Cristo es el Redentor, quien por Su muerte y resurrección nos redime de la esclavitud espiritual a la libertad de los hijos de Dios (1 Co 6:20; 1 Pedro 1, 19).

La imagen de la reconciliación es del campo de las relaciones interpersonales. Necesitamos reconciliarnos con Dios porque nuestro pecado nos ha alienado de Él. Cristo es el pacificador, quien por Su muerte y resurrección reconcilia a Dios con nosotros y a nosotros con Dios (Ro 5:10; Col 1:20-23). El resultado es la paz entre Dios y nosotros y entre nosotros y Dios.

La imagen de Christus Victor es del mundo de la guerra. Necesitamos ser liberados porque tenemos enemigos espirituales poderosos: el pecado, la muerte, Satanás y el infierno. Cristo es nuestro vencedor, quien con su muerte y resurrección derrota a nuestros enemigos (Col 2:15; He 2:14-15). Como resultado, hay una victoria verdadera en la vida cristiana.

El tema de la nueva creación también es una imagen que pertenece al dominio de la creación. Necesitamos ser restaurados porque la caída de Adán trajo pecado, muerte y desorden al mundo. Cristo es el segundo Adán, quien por Su obediencia hasta la muerte y la resurrección revierte los efectos del pecado de Adán (Ro 5:18-19; 1 Co 15:21-22). El resultado es la restauración de nuestra gloria y dominio perdidos.

La imagen de la sustitución legal es del campo del derecho y presenta a Cristo como nuestra cabeza federal. Necesitamos ser justificados por culpa del pecado de Adán y por nuestros propios pecados. Cristo, el Siervo sufriente, es nuestro sustituto legal, quien con Su muerte hace propiciación con Dios y paga la penalidad por nuestros pecados (Is 53:5; Ro 3:25-26; Gá 3:13). Como resultado, Dios declara justos a todos los que confían en Cristo.

Nota del editor: 

Este artículo es un fragmento adaptado del libro Diccionario conciso de términos teológicos, escrito por Christopher W. Morgan y Robert A. Peterson (B&H Español, 2022).

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando