Las mentiras detrás del aborto sin límite de semanas

Nueva York ha legalizado el aborto hasta el nacimiento, e incluso hasta después. Ahora es legal descuidar, ahogar, o asfixiar a un bebé que de alguna manera sobrevivió a la inyección letal y los cortes con cuchillo diseñados para matarlo durante el procedimiento de aborto.

Esta ley legaliza el aborto en Nueva York durante los nueve meses de embarazo, incluso hasta en el momento de dilatación.

Para decirlo sin rodeos, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmó la Ley de Salud y Reproducción (RHA, por sus siglas en inglés) el 22 de enero, en el aniversario del caso Roe vs. Wade. Esta ley legaliza el aborto en Nueva York durante los nueve meses de embarazo, incluso hasta en el momento de dilatación. Esta ley hizo a un lado la protección que requería que todos los abortos se realizaran por un médico autorizado. Además despenaliza todas las leyes estatales sobre el aborto y elimina todos los derechos y protecciones de los no nacidos, al definir a una “persona” como “un ser humano que ha nacido y está vivo”. Sin embargo, incluso esta definición se revoca para el niño que nace vivo accidentalmente.

La única restricción en la ley es garantizar que no haya restricciones de ningún tipo. Decreta que el aborto se puede realizar “dentro de las 24 semanas posteriores al inicio del embarazo, o si hay una ausencia de viabilidad fetal, o en cualquier momento cuando sea necesario para proteger la vida o la salud de un paciente” (Art. 25-A).

Aborto gratis bajo demanda

Esta restricción refleja las decisiones originales de la Suprema Corte en 1973. Roe vs. Wade permitía restricciones al aborto (en general, en ese momento se pensaba que el umbral de viabilidad era de 23 a 24 semanas), excepto cuando era necesario para proteger la vida y la salud de la madre.

La decisión conjunta, Doe vs. Bolton, que vino con Roe, definió la salud de la madre de manera tan amplia que eliminó las restricciones establecidas por Roe. En Doe, el tribunal dictaminó: “El juicio médico [para un aborto tardío] se puede ejercer a la luz de todos los factores (físicos, emocionales, psicológicos, familiares, y de la edad de la mujer) relevantes para el bienestar del paciente. Todos estos factores pueden estar relacionados con la salud”.

En la ley RHA, al dejar la “salud” de la madre indefinida y ampliamente entendida, los legisladores de Nueva York hicieron legal el aborto por cualquier motivo o sin motivo alguno, en cualquier momento durante el embarazo, y pagado con fondos de los contribuyentes. Nuestros oponentes también lo ven así. Gritaron:

“¡Aborto gratis bajo demanda! ¡Podemos hacerlo! ¡Sí, podemos!”

Como señal de triunfo, Cuomo ordenó que un World Trade Center se iluminara en rosa.

Los defensores de la ley RHA nos aseguran que ninguna mujer se someterá a un aborto tardío a menos que haya algo terrible y que ponga en peligro su vida. Tal cosa es “extremadamente rara”, dicen. No es verdad. Según las estadísticas de abortos de Nueva York en los informes de 2016, se realizaron 1,763 abortos a las 20 semanas de gestación o después. Incluso si es cierto, ¿cómo puede salvar la vida de la madre el matar al bebé nacido vivo durante un intento de aborto? En verdad, no existe una condición médica en el embarazo tardío en la cual el aborto sea necesario para salvar la vida de la madre.

¿Qué dicen los doctores?

En las últimas semanas, muchos médicos recurrieron a las redes sociales para gritar sobre esta realidad. El Dr. Lawrence K. Koning, escribió:

Como médico ginecólogo por 31 años, no existe una situación médica que requiera abortar/matar al bebé en el tercer trimestre para salvarle la vida a la madre. Solo se necesita que el bebé nazca por cesárea y el bebé tiene más del 95 % de probabilidad de supervivencia con atención neonata de cuidados intensivos, la cual está fácilmente disponible incluso a las 28 semanas. Una cesárea es más rápido y más seguro que un aborto de nacimiento parcial para la madre.

El Dr. Omar L. Hamada comentó en Twitter:

Quiero aclarar algo para que no haya ninguna duda. Soy un ginecólogo certificado que ha ayudado en el nacimiento de más de 2,500 bebés. No hay una sola condición fetal o materna que requiera un aborto en el tercer trimestre. Ni una. Nacimiento, sí. Aborto, no.

El Dr. David Mcknight escribió:

Como profesional de ginecología y obstetricia con certificación por más de 30 años, debo decir públicamente y sin tela de duda que NUNCA hay una razón médica para matar a un bebé a término. Cuando las complicaciones del embarazo ponen en peligro la vida de una madre, a veces debemos dar a luz al bebé antes de tiempo, pero SIEMPRE es con la intención de hacer todo lo posible para hacerlo de forma segura para el bebé también. La decisión de matar a un bebé por nacer a término es puramente por conveniencia. Es asesinato… que Dios nos ayude.

Cuando se sacrifican a inocentes con alegría, y sin embargo un número abrumador de nuestros púlpitos permanecen en silencio, aparentemente incapaces de ver la conexión entre la culpa de sangre y el evangelio, es hora de llorar con Jeremías: “Por estas cosas lloro yo; mis ojos derraman agua, porque lejos de mí está el consolador, el que reanima mi alma. Mis hijos están desolados porque ha prevalecido el enemigo” (Lam. 1:16).

Debemos reconocer y confrontar la verdadera inmensidad del mal que se deleita en la matanza de niños, lo cual da testimonio de nuestra propia y rebelde autonomía. Detrás de la fachada de “elección” y “salud”, se encuentra una serpiente hambrienta. Como dice el salmista, matar niños es el deporte sangriento de los demonios (Sal. 106:37). Mientras tanto, la iglesia (al menos en Estados Unidos) sigue dividida. Muchos líderes permanecen en silencio por el miedo al hombre. El enemigo está prevaleciendo, por ahora.

“Sufrí en silencio”

También es hora de escuchar. La Ley de Salud y Reproducción se promueve bajo la bandera de la salud de la mujer. En respuesta, las mujeres que han experimentado terribles problemas de salud mental después de un aborto se sienten obligadas a hablar y exponer la mentira de que el aborto es atención médica.

Por ejemplo, la semana pasada, sorprendida por la ley de Nueva York, la actriz y residente de Nueva York, April Hernandez-Castillo, dijo en público, en Instagram:

Sufrí en silencio durante más de 12 años. […] Sufrí inmensa ansiedad y depresión. Ejercí mi derecho como mujer. Sin embargo, ninguna persona me advirtió sobre el daño emocional que sufriría. […] Nunca he compartido esta parte de mi vida porque fue demasiado difícil. […] Vengo con un corazón puro y transparente para hacerte saber algo muy profundo. Ya no puedo permanecer en silencio.

Algunas mujeres están ansiosas por gritar que el aborto es una experiencia liberadora. Pero muchas más son las mujeres como April. Se sentó para hablar frente a las cámaras conmigo y decirme que había sentido el aborto como se siente un accidente automovilístico: una experiencia traumática y totalmente mala para la salud.

“Pude ver la ecografía y vi al bebé… ¡y me morí! ¡Morí!… Y recuerdo que me desperté y lo primero que dije fue: ‘Soy una asesina’”. Te animo a que mires y escuches su historia (disponible en inglés).

Nuestro tiempo ha llegado

Ha llegado el momento de que todos aprendan a defender el caso provida. Hay personas que nunca han hablado a favor de, y que ciertamente nunca han marchado en un movimiento provida, que sienten repulsión por la ley de la ciudad de Nueva York. Las personas perciben la injusticia moral del aborto a los 9 meses de manera que no la perciben a las 9 semanas. “En ese punto, es claramente un bebé. Y matar a un bebé está mal”.

Estas personas nos están invitando a hablar con ellos. Cuando se presenta la oportunidad, comienzo confirmando su sentimiento de justicia, mostrándoles por qué sienten que la ley RHA está equivocada. Les muestro fotos de abortos. Ver un aborto es rechazar el aborto. Luego les explico por qué me opongo a todo aborto en todas las etapas de desarrollo.

Científicamente, tu vida como ser humano comenzó en la concepción. Empezaste siendo humano y acabarás siendo humano.

Científicamente, tu vida como ser humano comenzó en la concepción. Eres el mismo ser humano que eras cuando tenías 6 años, aunque te ves muy diferente. Eres el mismo ser humano que eras a los 6 meses en el vientre de tu madre. El mismo ser humano que eras como un embrión de 6 días. Has madurado en tamaño, conciencia, independencia, y otras formas. Pero empezaste siendo humano y acabarás siendo humano.

Por eso, puesto que creo en la igualdad de derechos, estoy obligado a defender los derechos de los oprimidos (despojados de sus derechos naturales y protecciones legales). O como dice Dios: “Abre tu boca por los mudos, por los derechos de todos los desdichados” (Pr. 31:8). ¿Alzarás la voz conmigo por estas vidas preciosas?


Publicado originalmente en Desiring God. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
CARGAR MÁS
Cargando