¿Dios alguna vez se sorprende?

Nota del editor: El pastor John Piper recibe preguntas de algunos de sus oyentes de su programa: Ask Pastor John. A continuación está su respuesta a una de esas preguntas.


“¡Hola, pastor John! ¿Es cierto que nada toma a Dios por sorpresa?”.

Sí, eso es verdad. Dios nunca se sorprende. Para sorprenderte tienes que estar inseguro acerca de lo que viene. Tienes que ser ignorante. Dios nunca ignora el futuro o cualquier otra cosa. Él nunca está inseguro acerca de lo que viene.

Podemos saber esto por al menos dos razones. Una es que la Biblia muestra que conocer el futuro, incluso el futuro de las decisiones humanas, es parte de lo que significa ser Dios. Y la otra es que la Biblia muestra que el previo conocimiento de Dios no es conocimiento de algo diferente a su voluntad y plan, sino que Él conoce el futuro porque Él planea el futuro. Por lo tanto, vamos a ver estos puntos, uno a la vez, junto con pasajes para apoyarlos.

“Dios conoce el futuro porque Él planeó el futuro”

1. En Isaías 41:22-23, Dios llama a los ídolos a que den cuentas, y los desafía a mostrar que son dioses. ¿Cómo lo hace? Así: ¡anúnciennos lo ha de venir! “Que expongan y nos declaren lo que ha de suceder… para que sepamos que ustedes son dioses”. ¿Qué significa eso? En otras palabras, en la mente de Dios, la capacidad de predecir el futuro pertenece a Dios como Dios. Es parte de su deidad poder declarar cosas que vienen después.

Él hace la misma observación en Isaías 42:8-9. Él conecta dos cosas: el poder de conocer algo de antemano con la gloria divina. “Yo soy el Señor, ése es Mi nombre; Mi gloria a otro no daré, ni Mi alabanza a imágenes talladas. Las cosas anteriores ya se han cumplido, y Yo anuncio cosas nuevas; antes que sucedan, se las anuncio”. Así que, ves la conexión. Yo soy el Señor, y esto es parte de mi gloria divina. Antes de que salgan a la luz, yo las proclamo. El previo conocimiento, el conocimiento del futuro, es parte de mi gloria, Él dice.

Aquí está de nuevo en Isaías 45:21. Dios lanza el reto de si hay algún otro dios aparte de Él. Y lo hace preguntando sobre sus poderes para anunciar el futuro. “Declaren”, dice, “y presenten su caso; sí, que deliberen juntos. ¿Quién ha anunciado esto desde la antigüedad y lo ha declarado desde entonces? ¿No soy Yo, el Señor? No hay más Dios que Yo, un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de Mí”. Por lo tanto, aquí está otra vez. Dios dice que lo que está en juego en su capacidad de anunciar los asuntos futuros de los hombres y las naciones —eso incluye mucha decisión humana—, lo que está en juego es su divinidad, su bondad: Yo, el Señor. No hay otro Dios fuera de mí. Cuando yo predigo el futuro, yo muestro mi divinidad.

Y entonces esto es realmente importante, creo, en la resolución del asunto. Luego vemos a Jesús hacer la misma cosa que Dios. Él conecta su conocimiento previo —incluso su conocimiento de decisiones pecaminosas, como la elección pecaminosa de Judas y la elección pecaminosa de Pedro al negarlo—, Él conecta eso con su deidad (al igual que Isaías lo hizo con la deidad de Dios) en Juan 13:19, donde Él dice, en la última cena: “Lo digo desde ahora, antes de que pase”, se está refiriendo a la traición de Judas, “para que cuando suceda, crean que Yo soy”. Punto.

“Conocer el futuro, incluso el futuro de las decisiones humanas, es parte de lo que significa ser Dios”.

Ahora, la mayoría de las traducciones en inglés dicen: “que yo soy Él”, lo cual es comprensible, ya que suena raro decir simplemente, “para que crean que yo soy”. Pero eso es lo que dice el griego. Y sabemos de dónde viene la frase “yo soy”. Es un juego de palabras del nombre de Dios en Éxodo 3:14-15, “‘YO SOY EL QUE SOY’… [diles que] ‘YO SOY me ha enviado a ustedes’”. Jesús afirma ser Dios, y la base es: sé que Judas me va a entregar. Esto es enorme.

Lo mismo es cierto de la negación de Pedro. Jesús sabe con precisión quién le va a negar. Él sabe cuántas veces le negará. Él sabe en qué momento de la mañana  le negará. Lo mismo con Judas. Cuándo, dónde, por qué. Y Él sabía esto acerca de Judas desde el principio. Sabemos eso a partir de Juan 6:64. Cuando eligió a Judas, Él sabía lo que iba a hacer.

2. Ahora, aquí está el texto que conecta la predicción de Dios con la planificación o la representación de Dios: Isaías 46:9-10, “Yo soy Dios, y no hay otro; Yo soy Dios, y no hay ninguno como Yo”, ahora, este es el conocimiento previo: “que declaro el fin desde el principio”. Por lo tanto, Él lo declara. Él lo sabe. Y luego, prosigue: “Y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: ‘Mi propósito será establecido, Y todo lo que quiero realizaré’”.

Por lo tanto, ahora tenemos una ventana hacia la manera en que Dios conoce el futuro. Él lo sabe porque Él lo planea y lo hace. Él lo sabe porque Él lo planea y lo lleva a cabo. Del mismo modo, en Jeremías 1:12 el Señor dijo: “Porque Yo velo sobre Mi palabra para cumplirla”. Dios no solo predice; Él hace lo que predice. O Ezequiel 12:25, “‘Porque Yo, el Señor, hablaré, y toda palabra que diga se cumplirá… hablaré la palabra y la cumpliré’, declara el Señor Dios’”.

“Dios no solo predice; Él hace lo que predice”.

En otras palabras, Dios conoce el futuro, porque Él lleva a cabo el futuro. Nunca se sorprende, porque no se sorprende de su propia obra. El previo conocimiento no es una conciencia de lo que el destino hará que suceda. El previo conocimiento no es una conciencia de lo que el azar va a llevar a cabo. El previo conocimiento no es una conciencia de lo que la máxima autonomía humana va a producir. No hay destino. No hay ninguna posibilidad al azar. No hay máxima autonomía humana.

Lo que Dios sabe es lo que Dios hará. El futuro no es una realidad independiente separada de la voluntad de Dios, la cual Él está tratando de atrapar para adaptarse a ella. Él conoce el futuro porque Él planea el futuro, y Él nunca se sorprende por lo que planea.


Publicado originalmente en Desiring God. Traducido por Romina Fernandez.
Imagen: Lightstock.
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 4 =

CARGAR MÁS
Cargando