×

Si vives en Latinoamérica, seguro conoces a un venezolano que se fue a tu país buscando mejores condiciones de vida. De hecho, tal vez ya hay venezolanos en tu iglesia y has conocido cosas como las arepas y la expresión “¡Naguará!”.

La migración venezolana en los últimos años es masiva debido a la crisis social y política que afronta Venezuela. Al igual que muchos venezolanos, también soy un inmigrante. Así que conozco bien la problemática y lo complejo que puede resultar explicarla. Por eso aprecio mucho que, a dónde sea que yo vaya, siempre conozco a pastores y creyentes interesados en saber más sobre este éxodo, y que están orando por Venezuela y dispuestos a ayudar a los inmigrantes en peores situaciones.

Pensando en eso, aquí tienes algunos datos cruciales sobre la migración venezolana que pueden ayudarnos a entender mejor las dimensiones de lo que está ocurriendo:

1) La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informaron en junio de este año que se estima que ya hay más de cuatro millones de migrantes y venezolanos refugiados en el mundo.

2) Estos organismos informan que la cantidad de migrantes era de solo 695.000 a fines de 2015, lo cual refleja el enorme crecimiento de la migración. “De hecho, en solo siete meses desde noviembre de 2018 [hasta mediados del 2019], el número de refugiados y migrantes aumentó en un millón”.

3) La nota explica que “los países latinoamericanos acogen a la gran mayoría de venezolanos, con Colombia que acoge alrededor de 1,3 millones, seguido por Perú, con 768.000, Chile 288.000, Ecuador 263.000, Argentina 130.000 y Brasil 168.000”.

4) También se calcula que a mediados de 2019 había 351.114 venezolanos en Estados Unidos y 323.575 en España, lo cual los sitúa como el tercer y cuarto país de mayor acogida de venezolanos en el mundo.

5) “En 2018, un promedio de 5.000 personas por día se fue de Venezuela buscando protección o una vida mejor”, dijeron en febrero de este año la ACNUR y la OIM, cuando la cifra total de migrantes era de 3,4 millones.

6) “Los venezolanos son hoy en día la segunda población desplazada fuera de su país más grande del mundo, después de los 5,6 millones de refugiados sirios”, afirma un portavoz de la ACNUR. 

7) Pero esto no es todo. Según ACNUR y OIM, el éxodo crecerá y superará al de los sirios: habrá 6,4 millones de migrantes venezolanos en el mundo a finales del 2020.

8) Si comparamos esa cifra con la población de Venezuela en el 2015, que era de 30.081.829 millones, podríamos decir a grandes rasgos que casi uno de cada cinco venezolanos se habrá ido del país (sin contar muchos otros factores como natalidades, muertes, etc.).

9) Eduardo Stein (ACNUR y OIM) afirma: “América Latina está experimentando el mayor flujo migratorio forzado de toda su historia. Ni en los periodos de las guerras de independencia, ni en tragedias de desastres naturales, hemos enfrentado un fenómeno de este tamaño. Los gobiernos empezaron a reaccionar en primer lugar con una enorme generosidad, acogiendo a la población venezolana que salía y sigue saliendo, pero llegando ya a niveles de saturación donde sus presupuestos nacionales y sus capacidades institucionales están agotados. Nos estamos enfrentando a un fenómeno de transformaciones profundas en toda la región. América Latina no volverá a ser la misma”.

Sé que esta información no transmite el dolor y las dificultades que millones de venezolanos experimentan al dejar sus hogares huyendo de la tiranía, muchos migrando incluso sin pasaportes porque son muy difíciles de obtener en Venezuela. También sé que no transmite la angustia diaria de muchas personas que se quedan en el país. Personalmente, todavía no puedo poner en palabras muchas cosas que he visto de cerca sobre el sufrimiento de venezolanos que no han tenido las mismas oportunidades que yo.

Sin embargo, espero que estos datos nos ayuden a entender mejor lo que Venezuela y su pueblo viven. No dejemos de orar por este país y procurar mostrar en nuestras vidas el fruto del evangelio en amor a nuestro prójimo inmigrante.


Imagen: Pixabay.
CARGAR MÁS
Cargando