5 pasos para meditar en la Biblia

5 pasos para meditar en la Biblia

Meditar en la Escritura es pensar profundamente acerca de lo que Dios nos ha dicho en su Palabra y esto prepara nuestras mentes y corazones para la oración.

No hace mucho tiempo le pregunté a mi pastor acerca de la diferencia entre la meditación y la oración, ya que las dos pueden ser difíciles de distinguir. Él respondió: “En la Escritura, Dios nos habla. En la oración, hablamos con Él. Lo que Él nos dice a nosotros nos indica lo que debemos decirle a Él”.

Meditar entonces, es pensar profundamente acerca de lo que Dios nos ha dicho en la Escritura y prepara nuestras mentes y corazones para la oración. La Escritura llena nuestra meditación y la meditación llena nuestras oraciones.

Pero, ¿cómo luce exactamente la meditación? Los Salmos nos dan al menos cinco pasos para la meditación de la Palabra de Dios. Meditamos para concentrarnos, comprender, recordar, adorar y aplicar.

1. Para concentrarnos

“Meditaré en Tus preceptos, y consideraré Tus caminos”, Salmo 119:15.

Ya sea que leemos la Biblia en la mañana, durante el almuerzo, o antes de acostarnos por la noche, nuestros horarios y responsabilidades tienden a atacarnos con sus distracciones. De hecho, las distracciones son una herramienta que Satanás usa para quitar nuestros ojos de Cristo y nos impiden escuchar a Dios en su Palabra.

El Salmo 119 nos exhorta a poner nuestros ojos en los caminos de Dios. Como seres humanos rebeldes con muchas actividades y personas que compiten por nuestra atención, la meditación nos libera para fijar nuestros ojos en Jesús y nos aleja de las distracciones, aunque sea solo por cinco minutos. Concentrarnos en lo que estamos leyendo en las Escrituras provee claridad cuando oramos.

Medita para concentrarte en cómo Dios te está hablando a través de su Palabra.

2. Para comprender

“Hazme entender el camino de Tus preceptos, y meditaré en Tus maravillas”, Salmo 119:27.

En la meditación buscamos entender cómo el Dios del universo está hablando sobre sí mismo, nuestro mundo y nuestros corazones. Comenzamos orando como el salmista: “¡Hazme entender tu camino!”. Esta es una oración que Dios se deleita en responder.

Algunas preguntas que debes hacer durante la meditación son: ¿Por qué es importante este pasaje? ¿Qué necesito saber? ¿Qué dice acerca de Dios? ¿Qué dice de mí? ¿Cómo me apunta esta lectura a Jesús?

Medita para entender lo que Dios te está comunicando a través de su Palabra.

3. Para recordar

‪“Me acuerdo de los días antiguos; En todas Tus obras medito, Reflexiono en la obra de Tus manos”, Salmo 143:5.

‪Toda la Biblia es una gran historia que apunta a Jesucristo de principio a fin. Cuando meditamos en las Escrituras, lo hacemos para recordar todo lo que Dios ha hecho en su gran historia de la redención, la forma en que envió a Cristo para salvar a un pueblo de sus pecados. En la meditación reflexionamos sobre el trabajo de las manos de Dios.

El recordar también puede llevarnos a reflexionar sobre todo lo que Dios ha hecho en nuestras vidas: cómo nos salvó, las oportunidades que nos está dando para compartir las buenas nuevas, y lo que hemos aprendido acerca de quién es Dios.

Medita para recordar todo lo que Dios ha hecho por medio del evangelio de la gracia.

4. Para adorar

“Sino que en la ley del Señor está su deleite, y en Su ley medita de día y de noche”, Salmo 1:2.

Una vez que hayamos meditado para enfocar, entender y recordar, vamos a encontrar normalmente nuestros corazones inclinados a adorar. Así nos detenemos a elevar la mirada hacia las virtudes de Cristo, para quitar nuestros ojos del mundo, y para expresar acción de gracias y adoración cuando oramos. La meditación conduce al deleite cuando el Espíritu Santo inclina nuestros corazones para ver y saborear cuán glorioso es Dios.

A causa del pecado y sus efectos, nuestro corazón a menudo no se deleita en la Palabra de Dios. Estamos tentados a dejar de leer, perder el enfoque, para pasar a otras cosas. La meditación “arrastra” nuestros corazones a gozar de la Palabra de Dios, que es vital para nuestra fuerza espiritual y gozo.

Medita para adorar al Dios que merece toda acción de gracias y la alabanza por lo que es y lo que ha hecho en Cristo.

5.  Para aplicar

Por último, estamos en mejores condiciones para comprender cómo aplicar la Biblia cuando nos detenemos a meditar. Para la aplicación de lo que leemos, nos preguntamos: “¿y ahora qué debo hacer?”.

He aquí un breve ejemplo. Digamos que estás leyendo Tito 3:3-5:

“Porque nosotros también en otro tiempo éramos necios, desobedientes, extraviados… Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y Su amor hacia la humanidad, El nos salvó, no por las obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a Su misericordia”.

De este pasaje, es posible que puedas confesar formas específicas en las que has desobedecido. Tú pudieras alabar a Dios por enviar su inmerecido amor bondadoso en Cristo. Pudieras pedirle su ayuda para amar a alguien que te ha herido, con la misericordia que has recibido.

Nuestro deseo en la meditación es tener cuidado de “hacer conforme a todo lo que está escrito” en la Biblia (Jos. 1:8). Entonces, traemos estos puntos de aplicación a Dios en oración, pidiendo fuerza espiritual para obedecer, abandonar el pecado, humillarnos, y andar como es digno de nuestro llamado en Cristo.

Medita para aplicar la Biblia a tu vida diaria, y para pedir ayuda en oración.

Ayuda en la debilidad

No es casualidad que la Biblia a menudo hable sobre el valor de la meditación y su lugar antes de la oración. Nuestro tiempo en la Palabra es como correr una carrera: la meditación es el calentamiento; la oración nuestro correr hasta la meta. No podemos ser eficaces en la disciplina de la oración aparte de participar en el calentamiento de la meditación.

Entonces, ¿qué hacemos cuando la meditación parece imposible, cuando nuestro enfoque se ve afectado por las circunstancias externas y nuestros corazones se sienten fríos hacia la Palabra de Dios? Nos aferramos a su ayuda llena de gracia, derramada por medio de su Espíritu. Y si nos damos cuenta de que en realidad nunca hemos meditado, confiamos en que nunca es demasiado tarde para empezar.

Que el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, ponga nuestros ojos en Cristo, nos dé la comprensión, nos lleve a recordar las obras maravillosas de Dios, nos llene de alegría, y nos lleve a caminar en la verdad.


Imagen tomada de Lightstock
Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Patricia Namnún.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando