10 cosas que debes saber sobre la Trinidad

Descarga una versión de este artículo para imprimir

Una de las doctrinas más fundamentales de la fe cristiana es la doctrina de la Trinidad. Aunque es uno de los más grandes misterios de la fe, aquí 10 cosas introductorias que deberías saber sobre ella:

  1. La doctrina de la Trinidad significa que el eterno Dios es tres en persona y uno en esencia: la persona del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. El concepto de la Trinidad no hace referencia a tres dioses distintos sino a un mismo Dios en tres personas.
  2. El término Trinidad fue utilizado por primera vez por Tertuliano en el sigo II d.C.
  3. Aunque la palabra Trinidad no está dicha explícitamente en las Escrituras, diversos pasajes muestra en realidad (por ejemplo: Juan 10:30, 1 Corintios 6:8, 2 Corintios 13:14, Mateo 3:16-17, 1 Juan 5:7-8).
  4. La Trinidad no implica tres maneras distintas de ver a Dios: la Biblia misma indica que el Padre, el Hijo y el Espíritu son tres personas distintas (Juan 3:16, Juan 16:10, Hechos 2:33). Una de las mejores evidencias de que son tres distintas personas son los diálogos continuos que el Padre tenía con el Hijo mientras este estaba en la tierra (Mateo 3:17, Juan 5:19; 11:41-42).
  5. El hecho de que cada miembro del la Trinidad sea una persona distinta, no quiere decir que uno sea inferior a otro: los tres son idénticos en atributos.
  6. La Trinidad no divide a Dios en tres partes. Cada una de las personas de la Trinidad son 100% Dios (cp. Colosenses 2:9).
  7. Uno de los pasajes que más claramente muestra la existencia de la Trinidad es La Gran Comisión: Vayan, pues, y hagan discípulos  de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, Mateo 28:19.
  8. La fe cristiana es la única religión que cree en la manifestación de Dios en tres personas, y esto la ha distinguido desde el principio.
  9. El concepto de la Trinidad aparece desde el Antiguo Testamento. Algunos ejemplos:•“Y dijo Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo) “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza””, Génesis 1:26. Esta traducción, NBLH, agrega entre paréntesis los nombres de las tres personas de la Trinidad, aludiendo a la interpretación histórica de que esta forma plural (hagamos) se refiere al diálogo intertrinitario. •“La tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía de sobre la superficie de las aguas”, Génesis 1:2. El Espíritu de Dios es mencionado aquí de manera directa, y luego Juan 1:1 nos traslada a la Creación mostrándonos al Hijo involucrado. •“Entonces el SEÑOR hizo llover azufre y fuego sobre Sodoma y Gomorra, de parte del SEÑOR desde los cielos”, Génesis 19:24. La iglesia a través de los siglos ha entendido este pasaje como el SEÑOR en la tierra (Jesús preencarnado) y el SEÑOR en los cielos (el Espíritu o el Padre). Es comúnmente aceptado que el Ángel del Señor (no “un” sino “el”) es Jesús preencarnado. Este ángel no vuelve a aparecer en las Escrituras luego de la encarnación de Jesús.
  10. Cada una de las personas de la Trinidad juega un papel fundamental en el proceso de salvación:

    •El Padre: La salvación se origina en el Padre. Él es el administrador de nuestra salvación, “Porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme a la buena intención de Su voluntad”, Efesios 1:4-5.

    •El Hijo: La salvación tiene su fruto en el Hijo. Todo lo que el Padre hace para nuestra salvación lo hace a través de Él. Es a través de la obra redentora del Hijo que podemos tener perdón por nuestros pecados: “En El tenemos redención mediante Su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su gracia que ha hecho abundar para con nosotros. En toda sabiduría y discernimiento nos dio a conocer el misterio de Su voluntad, según la buena intención que se propuso en Cristo”, Efesios 1:7-9.

    •El Espíritu: El Espíritu Santo es el que produce la obra de regeneración en nosotros. Él es el sello de nuestra salvación, “En El también ustedes, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído, fueron sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa, que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de Su gloria”, Efesios 1:13-14.


Otras entradas en esta serie:

CARGAR MÁS
Cargando