×

Existen historias que dejan huellas en las arenas del tiempo. El relato de Jonás es una de ellas. No necesitamos esforzarnos mucho para recordar al profeta rebelde y al gran pez que lo tuvo en sus entrañas. Tanto es el impacto de esta historia, que existe la costumbre de llamar “Jonás” a un navegante que trae desgracia al resto de la tripulación.

En el libro El profeta pródigo, Timothy Keller —pastor fundador de Redeemer Presbyterian Church en Manhattan— nos invita a adentrarnos en la historia de Jonás. A lo largo de las páginas Keller nos ayuda a conocer “el misterio de la misericordia de Dios” junto a este profeta.

Con sensibilidad literaria y precisión histórica, Keller expone el libro de Jonás verso a verso en 12 capítulos cortos pero profundos. Estos se mueven de una parte expositiva a una parte práctica, usando una historia que seguro resonará en el oído del lector: la parábola del hijo pródigo.

El profeta pródigo
Timothy Keller
El profeta pródigo
Timothy Keller
B&H Español. 304 pp.
B&H Español. 304 pp.

“En la primera parte Jonás interpreta al ‘hijo pródigo’ de la famosa parábola de Jesús (Luc. 15:11-24), que huyó de su padre. Sin embargo, en la segunda mitad del libro, Jonás es como el ‘hermano mayor’ (Luc. 15:25-32), que obedeció a su padre, pero lo reprochó por su compasión hacia los pecadores arrepentidos” (loc. 188)

Con esta reveladora afirmación, Keller prepara el camino para exponer una de las historias bíblicas conocidas por niños y adultos. Lo mejor de todo es que el autor no teme mostrar cómo el relato apunta a Alguien mucho más grande que Jonás.

¿Cómo podía Dios mantener sus promesas?

Ante el imperativo de ir a Nínive para llevar el mensaje de Dios, Jonás decide hacer todo lo contrario a lo que se le ordenó. Así es como el profeta desciende primero a Jope, luego al fondo del barco, y finalmente al fondo del océano mismo. 

En las profundidades de Jonás había un problema teológico; Keller menciona que la duda que aquejaba la mente del profeta era la de un filósofo: “¿Cómo podía Dios mantener Sus promesas de defender a Su pueblo y al mismo tiempo mostrar misericordia a los enemigos de este mismo pueblo? ¿Cómo podía afirmar ser un Dios de justicia y permitir que tanta maldad y violencia quedaran impunes?” (loc. 1039).

Jonás sentía que el amor de Dios no debía extenderse a los no israelitas, especialmente a personas malvadas como los habitantes de Nínive. Fue así como Jonás se encontró con un problema con el que muchos hemos luchado: la aparente contradicción entre la bondad de Dios y su justicia. La respuesta a este dilema, por supuesto, está en la cruz. Es a través del sacrificio de Cristo que Dios satisface su justicia y al mismo tiempo ofrece salvación a pecadores de toda lengua, tribu, y nación.

En la segunda sección del libro, Keller se mueve a una parte más práctica. A partir de lo visto en la primera parte, concluimos que la historia de Jonás termina de una manera inusual, como esperando que nosotros demos respuesta a la pregunta que Dios hace al final del capítulo 4: “¿No habría yo de compadecerme?”. De esta manera, la historia de Jonás nos muestra tres relaciones: Jonás y la palabra de Dios, Jonás y el mundo de Dios, y Jonás y la gracia de Dios. Keller abre esta sección haciéndonos reflexionar: ¿Cuál es nuestra relación con la palabra de Dios, el mundo de Dios, y la gracia de Dios?

La relación de Jonás con Dios y Su Palabra fue decisiva para su relación con todo lo demás. Esto también es cierto para nosotros. Keller afirma que la raíz de toda desobediencia es la desconfianza en la bondad de Dios revelada en Su Palabra.

Ante toda encrucijada moral, pecamos cuando pensamos que la obediencia que Dios demanda nos llevará a ser infelices, y que nosotros somos más sabios y capaces de alcanzar nuestra felicidad. Este pecado (que el autor rastrea hasta el Edén) es la causa de cómo luce la relación de Jonás con el resto del mundo. No comprender la Palabra de Dios hizo que el profeta fuera incapaz de amar a su prójimo (en este caso, un pueblo diferente).

 “En el capítulo uno, [Jonás] huyó porque concluyó que la gracia y la misericordia de Dios eran un misterio inexplicable. En el capítulo dos, en el vientre del pez, lo encontramos luchando con ese mismo misterio. Solo cuando avanzó en su comprensión sobre la gracia es que fue liberado. Solo entonces se convirtió en un predicador valiente. El propósito principal de Dios es que Jonás comprendiera la gracia. El propósito principal del Libro de Jonás es que nosotros comprendamos la gracia” (loc. 2003).

Maravillados por el misterio de la misericordia de Dios 

Luego de una lectura interesante y emocionante, no solo sentirás la misma tormenta que Jonás sintió, sino que caminarás hasta el final en los zapatos del profeta rebelde y te asombrarás de la gracia que inunda su historia. El profeta pródigo es un recurso necesario tanto para el joven como para el anciano; para el recién nacido de nuevo y para el avanzado en la carrera. Léelo y pronto te encontrarás maravillado por las profundidades de la misericordia de Dios que Keller expone en todo su esplendor.

CARGAR MÁS
Cargando