×

Diversos predicadores tienen diversas formas de preparar sus sermones, pero casi todos los pastores que conozco prefieren hacer uso de un manuscrito, ya sea un manuscrito del sermón completo o solo un bosquejo. Las ventajas son muchas y requieren de un artículo solo para analizar el tema. Ahora bien, un pastor amigo me comentaba hace unos años de que quería poder comprar una impresora que pudiera llevar en su maleta, porque muchas veces quería cambiar algo en su manuscrito pero no tendría cómo imprimirlo. Sé que él no es el único.

Si bien el auge de los iPads ha traído sus propios retos, también vino con sus bendiciones. De manera particular me he beneficiado una y otra vez de este dispositivo al preparar sermones y enseñanzas. Debido a que se me han acercado en varias ocasiones preguntándome cómo hacerlo, decidí compartir esta guía práctica para predicar desde el iPad. Puede que haya otras formas mejores, con otras aplicaciones y para otros dispositivos, pero esta es una que me ha funcionado perfectamente:

Qué se necesita:

1) Una computadora para preparar el sermón.

Aunque es teoréticamente posible preparar un sermón desde el iPad, la verdad es que es mucho más incómodo. 

2) Internet Wifi.

Si no hay Wifi disponible, más abajo explico cómo hacerlo con el cable de sync.

3) Una cuenta de Dropbox.

4) La aplicación para iPad GoodReader.

5) *Opcional, aplicación para iPad Pages.

¿Cómo se hace?

1) Lo primero que debes hacer es sacar tu cuenta de Dropbox. Tan pronto la tengas, descarga la aplicación e instálala en tu computador.

2) Cuando instales la aplicación de Dropbox, se va a crear una carpeta “Dropbox” en tus documentos. Dentro de esa carpeta, crea una llamada “Manuscritos” (o como quieras llamarle).

3) Sea que hayas elaborado tu sermón en Pages o en Word, es importante grabarlo en PDF cuando esté listo, para tener más facilidad al leerlo y poder “deslizar” las páginas.

Esto se hace de la siguiente manera:

  • Word>File>Save as> (del menú) PDF.
  • Pages>File>Export>PDF (En image quality, recomiendo “Best”).

*Importante: Procura tener un estilo de letras y un tamaño que sea legible. Siempre uso Cambria, y en el iPad Mini he usado el tamaño 17, mientras el iPad regular/air 16. Igual es bueno disminuír los bordes para tener más espacio por hoja.

4) Graba el documento en la carpeta “Manuscritos” de Dropbox.

*Importante: Si crees que vas a necesitar editar mucho del sermón poco antes de la predicación, graba también en la carpeta una versión con el formato original (sea .doc o .pages).

 
 
________
Si no tienes internet:

Si no tienes internet, o por cualquier razón no quieres usar Dropbox, haz lo siguiente:

  • Conecta el iPad al computador a través del cable.
  • Abre iTunes y selecciona tu iPad.
  • Vete al eslabón Apps
  • Desciende al área que dice FileSharing, y selecciona el app GoodReader.
  • Presiona add y elige el archivo del sermón que quieras pasar al iPad.

_______

5) Para visualizar tu sermón, abre GoodReader y selecciona el eslabón “Connect to Servers” a la derecha y presiona Add. Elige Dropbox, nómbralo como quieras y coloca la información de tu cuenta.

6) A tu izquierda aparecerán todos las carpetas de Dropbox. Elige el fólder “Manuscritos” y dale a Sync. Te pide que nombres un fólder, hazlo (yo lo nombraría igual que el de Dropbox).

7) Ahora a tu izquierda tienes el fólder “Manuscritos” sincronizado con la computadora. ¡Ya tienes tus manuscritos en el iPad! Todo lo que agregues a este fólder en la computadora se ha de pasar al iPad (o del iPad al computador si le realizas cambios), por lo que tus sermones se mantendrán al día con cualquier cambio que les hagas.

Editando el Sermón:

1) Mientras estés en Wifi, puedes cambiar cualquier cosa en la computadora. Luego presionas “Sync” en Goodreader y ya tienes el contenido sincronizado.

2) La aplicación te permite hacer ciertos cambios al texto. Puedes subrayar y resaltar en diversos colores, agregar texto, oscurecer frases que ya no quieras decir y demás. Estos cambios se sincronizan con el PDF original en tu computadora a la vez.

*De manera personal, yo escribo todo lo que quiero decir, y marco con negritas ciertas palabras para ubicarme y las referencias bíblicas, mientras uso rojo vino para las ilustraciones. Luego de terminar mi manuscrito, lo leo por completo en el iPad y resalto en amarillo algunas frases que no quiero olvidar y “tapo” cosas que ya no quiero decir. Igual a veces escribo ciertos detalles en los bordes.

3) Si el sermón requiere cambios profundos en el contenido, puedes elegir el archivo .doc o .pages de tu folder “Manuscritos” en Goodreader y decirle que lo abra en Pages, lo que te permitirá manejarlo como un archivo de texto normal. Una vez terminado puedes mandarlo por Mail a ti mismo, en formato PDF, y abrirlo con Goodreader otra vez. Aunque irrumpe este flujo, es una forma fácil de “resolver” un caso de emergencia.

Notas finales:

  • Procura tener el autolock de tu iPad por lo menos en 10 minutos, si no apagado. Esto se hace en Settings> General>Auto-lock. Esto así para que la pantalla no se apague mientras estás lejos del aparato.

  • Apaga el Wifi del iPad. Así no te llegan notificaciones ni sonidos mientras predicas.
  • Procura tener el brillo del aparato en una cantidad adecuada. Si está muy bajo puede que te dificulte el leer, pero si está muy alto es posible que te ilumine la cara. 
Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando