×

A menos que vivas en una cueva, puede que te resulte difícil evitar escuchar la canción “Out of the Woods” de Taylor Swift este año. La canción —sobre la problemática relación de Taylor con uno de los miembros de One Direction— es una diseñada brillantemente con un estilo pop, y ha sido grabada en otras versiones por varios cantantes y grupos (incluido el grupo cristiano For King and Country).

El video musical de “Out of the Woods” debutó en la víspera de año nuevo y ya ha acumulado más de 33 millones de visitas en YouTube. Presenta un caleidoscopio de escenas (montañas, bosques, nieve, mar), con Taylor resistiendo el peligro al luchar por superar los desafíos a su alrededor.

“Out of the Woods” (“Fuera del bosque”: Una expresión en inglés que también significa “Salir de la dificultad”) es acerca de una relación en problemas. Se trata de intentar trabajar a través de los problemas hasta que llegar a la restauración. Pero el final del video musical tiene un twist, algo impredecible.

Cuando Taylor sale de su lucha, toda rasguñada y fangosa, camina hacia alguien que tiene un aspecto similar al de ella misma, pero prístina e ilesa. Tan pronto ella pone su mano en el hombro de la mujer idéntica, la canción termina, y estas palabras aparecen en la pantalla:

Ella lo perdió.
 

Pero se encontró a si misma. 


Y de alguna manera, eso era todo.

En cuestión de minutos, y en pocas palabras, el vídeo musical de Taylor Swift ofrece una versión a nivel popular de lo que los filósofos y los sociólogos llaman “el individualismo expresivo”. Es la idea de que el propósito de la vida es encontrar y expresar tu individualidad. La manera en que “te encuentras a ti mismo” es por medio de luchar a través de todas las restricciones impuestas sobre ti por otros. El objetivo es salir triunfante, plenamente consciente de tu esencia particular, para que puedas expresarla al mundo.

Esta es una de las narrativas dominantes de la cultura estadounidense del siglo XXI, por lo que no es ninguna sorpresa ver a nuestros iconos musicales contar esta historia a través del canto.

“Ella lo perdió”. En otras palabras, la relación fracasó. Nunca estuvieron fuera del peligro, fuera del bosque. En el caso de la mayoría de las historias de amor y canciones de amor, uno pensaría que eso significa que la canción fuera triste, una especie de lamento.

Pero…

Aquí está el punto de inflexión crucial, la buena noticia de acuerdo con Taylor Swift. “Ella se encontró a sí misma”. Observa que la relación rota no es un final triste después de todo, porque el fracaso es lo que le permitió encontrarse a sí misma. Al salir de los bosques, Taylor canta acerca de cómo murió la relación, pero a través de esta muerte ha cobrado vida a su verdadero yo.

El final de “Out of the Woods” tiene sentido para la gente de hoy. Si el más alto propósito de la vida es descubrirte a ti mismo, entonces todo —incluyendo nuestras relaciones— debe reorientarse a la vista del autodescubrimiento y autoexploración. La disolución de la relación es ahora algo bueno si permite ese momento crucial de autodescubrimiento.

¿Por qué esta canción de Taylor Swift resuena con la gente? Porque, en el fondo, todos los seres humanos quieren ser totalmente conocidos y amados. Y el atajo para ser totalmente conocidos y amados es “conócete a ti mismo” y “ámate a tí mismo” para ya no depender de nadie para tu felicidad.

El final de “Out of the Woods” también apela a la idea de que todos nuestros problemas en la vida son parte de una historia más grandiosa de descubrimiento. “Y de alguna manera, eso era todo”. La gran historia de autodescubrimiento reemplaza cualquier dolor que has experimentado.

Pero, como he dicho antes, esto es solo un atajo, y la felicidad de tal “autodescubrimiento” es fugaz.

  • ¿Cómo sabe Taylor Swift que se ha encontrado a si misma realmente?

  • ¿Cómo sabe que la mujer con aspecto similar al de ella en la playa no es solo un espejismo?
  • ¿Será su próxima relación simplemente otra vía para ella encontrar más de sí misma?


Aquí, el mensaje central del cristianismo afirma el anhelo expresado en “Out of the Woods”, pero se opone a la solución que la canción ofrece.

Sí, la Biblia dice que hay una historia más grandiosa de descubrimiento que da sentido a todas nuestras pruebas. Pero esa historia es radicalmente enfocada en Dios, no enfocada en nosotros mismos. Es una historia acerca de Dios para encontrar y salvar a pecadores indignos, no nuestros propios intentos de encontrar y salvarnos a nosotros mismos. Es el descubrimiento de cómo Dios se expresa a sí mismo en gracia para el mundo a través de la muerte de su Hijo, no cómo expresamos el valor que pensamos que tenemos en nosotros mismos.

Jesús dijo una vez algo que suena muy contrario a la intuición para nuestros oídos hoy. El que encuentre su vida, la perderá; pero el que pierda su vida —por Su causa— la encontrará.

Unos amigos míos que han seguido la carrera de Taylor Swift me dicen que sus canciones han seguido un arco. Sus primeras canciones podrían resumirse de esta manera: Estoy buscando a la persona adecuada que me va a satisfacer siempre. Más tarde, sus canciones se volvieron hacia el desamor: Lamento el hecho de que puede que nunca encuentre un sentido a la vida y el amor. Ahora, sus canciones son una declaración: Tengo, en mí misma, todo lo que necesito para ser feliz. 


La pregunta ahora es si va a llegar a una cuarta etapa: He estado buscando el amor en todos los lugares equivocados. Esa es la etapa en la que, por la gracia de Dios, las personas que están en busca de la felicidad podrían dejar de buscar adentro de ellos mismos y empezar a buscarla arriba.

El evangelio que nos llama fuera del peligro del pecado y quebrantamiento reescribe esas últimas líneas del vídeo de la canción de Taylor Swift. Ella se perdió a si misma. Pero lo encontró a Él. Y de alguna manera, eso era todo.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition
CARGAR MÁS
Cargando