Beneficios inesperados de la predicación expositiva

Hay muchos artículos, libros, y recursos sobre la predicación expositiva, sus raíces bíblicas, los beneficios prácticos y teológicos de ella, y la salud que le da a la iglesia. Por útiles que sean esos recursos, no siempre te preparan para la experiencia real de la predicación expositiva. No siempre hablan de la dificultad de la predicación expositiva ni te alientan a continuar por ese camino. Quizá la experiencia de un predicador expositivo te pueda alentar.

Recientemente terminé de predicar a través del Evangelio de Lucas en tres años y medio. Eso es más de 36 meses y un poco más de 150 sermones. Estos son los beneficios inesperados que nuestra iglesia experimentó como resultado de esta mirada a largo plazo al Evangelio de Lucas, y espero te anime en tu propia predicación expositiva.

Notas profundas

Esta práctica comenzó a revelarse temprano. Hubo algunos en la congregación que se comprometieron al comienzo de nuestro recorrido por Lucas para asistir a la mayor cantidad posible de sermones. Esas personas también se comprometieron a tomar notas de cada sermón en sus propios diarios. Ahora al final tienen un comentario en sus propias palabras sobre cada verso en el Evangelio de Lucas. Ahora tienen el potencial de mirar hacia atrás, en cualquier momento de sus vidas, y ver lo que pensaban sobre cualquier pasaje en el Evangelio de Lucas. 

Esto demostró ser una bendición y una responsabilidad que me alentó. Es a través de esta práctica que me di cuenta de que en mi predicación estoy formando toda una vida de comprensión y creencias bíblicas. Y sin embargo, no cambiaría esa responsabilidad por nada. Es un gran honor darse cuenta de que las personas ahora están equipadas a través de sus propias notas para conocer mejor la Palabra de Dios y, por lo tanto, conocer mejor a Jesús. Ese era el objetivo de caminar a través del Evangelio de Lucas.

Un compromiso disciplinado

Nuestra iglesia necesitaba estar mejor fundamentada en nuestras prácticas. Pasar tanto tiempo en el Evangelio de Lucas nos ayudó a estar no solo fundamentados, sino también disciplinados en nuestro compromiso. Para ser honesto, hubo momentos de dificultad. Algunas veces, personalmente, quería rendirme y pasar a otra cosa. En otras ocasiones nuestra iglesia estaba lista para otra cosa. ¡Pero lo resistimos y descubrimos que la Palabra de Dios da vida y es refrescante! 

Esto nos enseñó que, en última instancia, disciplinarnos a compromisos tan valiosos demostraría ser algo bueno. Algunas veces tuve que alentar a nuestra iglesia a mantener el rumbo, decirles que valdría la pena. Algunas veces ellos me animaron a mantener el rumbo, me dijeron que estaban creciendo. ¡Fue un esfuerzo de colaboración! Y nos ayudó a mantener el rumbo juntos, ver lo valioso de este ministerio y trabajar hasta el final. Más de una vez este compromiso resultó ser una ventana para ver la providencia de Dios al juntar sermones con eventos, estudios, y acontecimientos en otras áreas de la vida de nuestra iglesia. No hubiéramos visto estas maravillosas obras de Dios si no hubiéramos sido disciplinados en nuestro compromiso.

Promoción de la minuciosidad

La predicación verso por verso puede ser difícil. A veces puede sentirse redundante. Cada pasaje es único, pero a menudo muchos pasajes se conectan entre sí para impulsar un tema central. Sin embargo, al mirar cada versículo del Evangelio de Lucas, comenzamos a ver el valor en la minuciosidad. Nos sumergimos más allá de las lecciones morales o las conversaciones de autoayuda. Fuimos más profundo que la terapia o el aliento. Hicimos las preguntas difíciles. Nos dirigimos a los pasajes difíciles. Siempre nos preguntamos por qué. ¿Por qué se usa esta palabra? ¿Por qué está este pasaje en este lugar? ¿Por qué Lucas incluyó este evento? 

La Palabra de Dios está escrita por una razón muy importante: nos está revelando a Dios y su plan de redención con mucha precisión.

Esto promovió una seria contemplación de las Escrituras y su propósito. Como resultado, la minuciosidad se convirtió en una marca distintiva para nuestra iglesia. Contemplamos cada parte del Evangelio de Lucas y descubrimos que la Palabra de Dios está escrita, compilada, y estructurada por una razón muy importante: nos está revelando a Dios y su plan de redención con mucha precisión. Y en esa precisión vemos la mano soberana de Dios guiándonos, enseñándonos, y cuidándonos.

Centrado en las Escrituras

Una iglesia debe construir todo sobre la Biblia. Nuestra gente ama la Biblia. Pero caminar a través del Evangelio de Lucas hizo que nuestro compromiso fuera aun más serio. No solo nos preguntamos por qué Lucas escribió de la manera en que lo hizo, sino que también nos preguntamos si nuestras vidas y ministerios tenían alguna razón bíblica de ser. 

Aun más que eso, la predicación en nuestra iglesia, específicamente su naturaleza expositiva, se convirtió en nuestra identidad. Cuando la gente hablaba de nuestra iglesia, hablaba de nuestro progreso a través de Lucas. Cuando la gente de nuestra comunidad se enteró de nuestra iglesia, se enteró de nuestra predicación a través de Lucas. 

La predicación expositiva verso por verso puede ser desalentadora. Pero siempre vale la pena.

Aún más, cuando terminamos con Lucas, la pregunta inmediata se convirtió en ¿qué libro vamos a leer ahora? Esa era ahora la expectativa. Somos un pueblo que quiere caminar y considerar cada verso de la Escritura. El afán por lo que viene a continuación es mayor que por cualquier otro evento, programa, o ministerio que hayamos realizado. Nuestra iglesia está entusiasmada por considerar otro libro de las Escrituras con tanto detalle.

La predicación expositiva verso por verso puede ser desalentadora. Puede desgastar al predicador y estirar a la gente de la iglesia en su compromiso y resistencia. Pero siempre vale la pena. Además de todos los otros beneficios obvios: una alta prioridad en las Escrituras, una visión integral, y una dieta de las Escrituras que aborde todo lo que Dios aborda, hay beneficios imprevistos e inesperados que no solo emocionan y alientan el corazón del predicador, sino que también cambian por completo la vida y la cultura de la iglesia. 

No es sorprendente que la Palabra de Dios haga una obra poderosa en nuestras iglesias. Ese siempre ha sido el plan de Dios. ¡Pero es posible que te sorprenda y te llenes de gratitud al ver a Dios lograr cosas que nunca hubieras imaginado!


Publicado originalmente en For the Church. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando