¿Qué enseña la Biblia realmente sobre la homosexualidad?

Parte del esfuerzo del movimiento LGBTI en los últimos años ha tenido como meta redefinir lo que la Escritura enseña sobre la homosexualidad. En otras palabras, escuchamos cada vez más la idea de que la Biblia en realidad no está en contra de las relaciones homosexuales estables, comprometidas, y basadas en el amor y el respeto.

Hasta donde sé, muchos de esos argumentos aún no han llegado con fuerza a la iglesia en América Latina… pero vienen en camino. Puedes apostarlo. Este discurso ha persuadido a miles de creyentes en diversas partes del mundo. Esto se evidencia, por ejemplo, en que hoy existen congregaciones “cristianas” que afirman cierta clase de conducta homosexual (aun en su liderazgo), y que además creen tener un fundamento bíblico sólido para eso.

Necesitamos estar preparados para responder con la Palabra a este movimiento que cada vez tiene más presencia en el mundo.

¿Qué enseña la Biblia realmente sobre la homosexualidad?
Kevin DeYoung
Poiema Publicaciones. 125 pp. US$9.99.

“La homosexualidad seguirá siendo un tema controversial en el mundo hispano. El movimiento LGBTI continúa buscando redefinir aspectos fundamentales de nuestra sociedad, mientras que la Iglesia continuará defendiendo y enseñando lo que la Biblia afirma. El debate es inevitable. Por eso agradezco a Dios por recursos como este”.

¿Qué enseña la Biblia realmente acerca de la homosexualidad?”, de Kevin DeYoung, es un recurso que puede ser de gran ayuda en esta tarea. El libro va dirigido tanto a aquellos que están convencidos de que la homosexualidad es pecado como a los que piensan lo contrario, aunque habla de manera especial a los confundidos en relación a este tema.

“Más que cualquier cosa, quiero abrir las Escrituras y aclarar un poco las cosas para aquellos que pudieran estar pensando: ‘Me parece que algo está mal con estos nuevos argumentos, pero no sé qué es’, o ‘quizá la Biblia no dice lo que yo pensaba’, o ‘quizá necesito darle otra oportunidad a la Biblia’, o ‘todos mis amigos dicen una cosa, y ya no estoy seguro de qué pensar’. Sigue buscando. Sigue orando. Sigue confiando en que la Palabra de Dios es clara, verdadera y buena” (p. 15).

Escudriñando la Biblia y respondiendo a objeciones

Este libro es corto y de lectura fácil, a la vez que está dividido en dos partes. En la primera, el autor busca analizar de forma objetiva los pasajes bíblicos más extensos y relevantes sobre la homosexualidad. También somete a prueba diversos argumentos modernos que buscan probar que la Biblia no se opone a la homosexualidad.

Así DeYoung expone que la Escritura enseña lo que la mayoría de los cristianos han creído siempre: “La conducta homosexual es un pecado, no según quién lo practique o con qué motivación lo busque, sino porque el acto mismo, como un intercambio que obstruye la verdad, es contrario al buen diseño de Dios” (p. 49).

En la segunda parte del libro, el autor aborda las objeciones más comunes a esta enseñanza. Objeciones que van desde “la Biblia casi ni menciona la homosexualidad” hasta “el Dios que yo adoro es un Dios de amor”, pasando por “no es ese tipo de homosexualidad” y “no es justo”.

DeYoung concluye haciéndonos ver lo que está en juego cuando hablamos de este tema: “El camino que conduce a la afirmación de la conducta homosexual es un viaje que inevitablemente deja de lado una Biblia clara e inerrante, y toma diversos supuestos del liberalismo acerca de la importancia de la autoridad individual y de la credibilidad cultural” (p. 129). Sin duda, todo cristiano necesita tener esto en cuenta al hablar sobre la homosexualidad.

Hablando la verdad con gracia y convicción

Este libro no solo provee buenas respuestas ante el ataque al entendimiento cristiano sobre la enseñanza bíblica referente a la homosexualidad, sino que también nos modela cómo hablar de este tema con persuasión; no solo con verdad y convicción, sino también con gracia, y sabiendo que el mensaje central de la Biblia es el evangelio.

“El Dios que adoramos efectivamente es un Dios de amor. Esto no vuelve el pecado sexual aceptable según la Biblia. Pero lo que sí hace, según el testimonio de miles de versos en toda la Biblia, es volver cada uno de nuestros pecados sexuales en pecados redimibles y maravillosamente perdonables” (p. 123).

Los apéndices sobre el matrimonio homosexual, la atracción por personas del mismo sexo, y el cómo abordar este tema en nuestras iglesias son muy útiles y elevan aún más la relevancia de este libro.

Un debate inevitable

Sin duda, la homosexualidad seguirá siendo un tema controversial en el mundo hispano. El movimiento LGBTI continúa buscando redefinir aspectos fundamentales de nuestra sociedad, mientras que la Iglesia continuará defendiendo y enseñando lo que la Biblia afirma. El debate es inevitable. Por eso agradezco a Dios por recursos como este.

No conozco otro texto en español que aborde la enseñanza bíblica sobre la homosexualidad de manera tan clara y convincente. Tampoco conozco a algún cristiano que no vaya a beneficiarse por la lectura de “¿Qué enseña la Biblia realmente acerca de la homosexualidad?”. Kevin DeYoung ha escrito un libro que será extremadamente útil para nuestras iglesias en los próximos meses y años.

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando