¿Es razonable creer en Dios?

Un cristiano, un católico, dos budistas, y un ateo entran a un restaurante. Parece el inicio de un mal chiste, pero en realidad así es como luce una cena con mi familia. Comimos sushi y pasamos un buen rato hablando de teología, filosofía, ética, y moral. Prediqué el evangelio y ellos me predicaron su manera de ver la vida. Los escuché como nunca antes, y ellos me escucharon también a mí.

“¿Crees que nos vamos a ir al infierno?”, me preguntó mi papá. “¿Crees que Jesucristo es el Señor?”, respondí. “No”, dijo él. “Entonces sí creo que irás al infierno”.

Decir estas palabras fue muy doloroso. Pero ellos las escucharon; las recibieron. Incluso hubo una sonrisa por ahí. Es claro que esa sonrisa estaba llena de incredulidad. Pero no hubo reclamos; nadie se ofendió. Escucharon lo que yo tenía que decir y la conversación continuó.

¿Es razonable creer en Dios?
Timothy Keller
B&H Español. 271 pp. US$9.99.

Escuchando al escéptico

Por muchos años, durante su pastorado en Redeemer Church, Tim Keller ofreció un tiempo de preguntas y respuestas después de cada servicio de adoración. Mientras leía “¿Es razonable creer en Dios?”, me sentía como infiltrada dentro de una de estas sesiones, garabateando furiosamente en mi libreta mientras Keller respondía las inquietudes de un escéptico.

En este libro, Tim Keller le habla tanto al cristiano como al incrédulo. El autor invita al creyente a reflexionar acerca de las dudas que surgen en su fe, mientras que exhorta al incrédulo a encontrar la fe detrás de sus dudas. Cuando hagamos esto, se logrará que ambas partes puedan argumentar al nivel de desacuerdo, en lugar de simplemente pelearse entre sí.

“Insto igualmente a los creyentes a hacer frente a las objeciones personales y culturales que puede que le planteen a tu fe […]. Creo que entonces se producirá una comprensión y un respeto mutuo no existentes con anterioridad” (p. xviii). Detente, escucha, piensa, y —después de todo esto— responde.

La invitación de Keller necesaria para todos los que nos apasiona lo que creemos. Detente y escucha, realmente escucha. No podemos testificar de manera efectiva a una persona que no nos interesa conocer. ¿Cómo podemos decir que amamos a aquel que ni siquiera queremos escuchar?

Respondiendo al escéptico

El libro está dividido en dos grandes partes. En la primera, Keller aborda algunas de las objeciones más comunes para el cristianismo. Trata temas que van desde el sufrimiento hasta el infierno, pasando por la ciencia y las injusticias de la iglesia.

El autor se toma su tiempo para desarrollar las ideas, utilizando ilustraciones y citas de películas o libros conocidos en el mundo secular. Su corazón pastoral se deja ver por la tierna firmeza de sus palabras. Su agudeza de pensamiento, conocimiento cultural, claridad, y compasión son dignos de imitar.

Con todo, quizá lo más admirable de Keller es su capacidad para conectar los argumentos del escéptico con las verdades del evangelio. Una y otra vez, él nos lleva de la mano a la cruz.

“Si formulamos de nuevo la pregunta ‘¿Por qué permite Dios que siguen existiendo el mal y el sufrimiento?’ y volvemos a la cruz, seguiremos sin obtener la respuesta que buscamos. Aún así, sabemos cuál no es la respuesta. […] No puede ser de ninguna manera que Dios no nos ama, o que es indiferente a nuestra condición. Dios se toma tan en serio nuestras desgracias y nuestros sufrimientos que estuvo por ello dispuesto a asumirlos en Su propia persona” (p. 34).

En la segunda parte, Keller expone argumentos a favor de la fe. En esta sección, el autor da un giro que sorprenderá a más de uno: “Estoy convencido de que las personas en nuestro entorno cultural saben de forma inevitable que Dios existe, pero se obstinan en decir y hacer como si no lo supieran” (p. 162). Tim Keller dice que no solo es razonable creer en Dios, sino que ya lo hacemos… estemos dispuestos a admitirlo o no.

Este libro es un reto. Para el creyente es un reto para prepararse y responder al escéptico con agudeza de pensamiento, compasión, y claridad. Keller nos proporciona muchos recursos para profundizar y seguir equipandonos. Para el no creyente es un reto a ser honesto con la naturaleza de tus dudas. Hacer esto no es fácil, pues significa ponerse en una posición bastante vulnerable, pero vale la pena. Como dice Keller, “el resultado quizá supere todas tus expectativas” (p. xxiii).

Una advertencia. Quizá terminas de leer “¿Es razonable creer en Dios?” y piensas que llegará el momento en que puedas deslizarte argumento tras argumento con destreza, mientras los escépticos quedan mudos ante la agudeza de tus ideas. Este libro es fruto de dos décadas de conversaciones con toda clase de personas. Las cosas son mucho más sencillas en papel que en la vida real. Incluso si memorizas cómo responder los mejores argumentos de un ateo, budista, musulmán, o mormón, te darás cuenta que la cabeza de cada persona es un mundo completamente diferente… aunque profesen la misma religión que el de al lado.

Keller admite que “para recorrer el camino de la fe, nunca es suficiente el mero ejercicio intelectual” (p. xi). Quien abre los ojos del incrédulo es el Espíritu Santo; no olvidemos esto mientras intentamos persuadir a otros de lo razonable que es el evangelio de Jesús.

Quien abre los ojos del incrédulo es el Espíritu Santo; no olvidemos esto mientras intentamos persuadir a otros de lo razonable que es el evangelio de Jesús.

Conclusión

Algo me quedó muy claro después de esa extraña cena con mi familia. “¿Es razonable creer en Dios?” es un recurso necesario, pero Dios nos guarde de creer que leerlo será suficiente. Tim Keller no va a escuchar por ti. Memorizar sus argumentos no te hará responder con compasión y denuedo a aquellos que amas, mientras siguen perdidos sin Cristo. No puede hacerlo por mí tampoco.

Oro para que Dios abra nuestros ojos a nuestra necesidad de escuchar al incrédulo, y nos dé sabiduría para responder a sus inquietudes con la verdad y en amor. Creo que “¿Es razonable creer en Dios?” es una excelente herramienta para llevarnos un paso más cerca en esa dirección.

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando